El género negro y las series: bandas sonoras

Vuelvo a las series, esta vez por sus bandas sonoras. Al igual que una buena película de cine puede llegar a ser inolvidable si la acompaña una banda sonora excepcional como ya te conté por aquí, también las series de televisión llegan más al respetable cuanto más arropadas estén por una soundtrack que impacte de algún modo en los espectadores y les haga vivir una experiencia sensorial más completa al ver cada capítulo. Por eso últimamente este es un punto que se cuida y mima más a la hora de realizar una serie que pretenda ser de gran calado, solo hay que pensar en Juego de Tronos; ¿eres capaz de ver el comienzo sin tararear su melodía? Yo no.

La música guarda una estrecha relación con nuestras emociones, eso está claro, y parece que ahora para los productores es un elemento más a tener en cuenta con el fin de que el visionado de la serie resulte significativo. Bien porque despierta recuerdos, o porque esa melodía se te mete en el cerebro de forma machacona, o porque despierta en ti sentimientos positivos, incluir canciones conocidas o inspiradoras se ha vuelto una tendencia común.

En este primer artículo sobre las bandas sonoras de las series, te traigo cuatro telefilms cuyas soundtracks han resonado de algún modo en mí, y espero que también lo hagan en ti.

La Casa de Papel


¿Quién no conoce ya esta serie? ¿Tú? Pues te recomiendo que la veas porque es de lo mejorcito en factura patria que he visto últimamente. Y además viene regada con una de las bandas sonoras más “escuchables” y simbólicas de los últimos tiempos.

El detonante de la serie es un atraco a la fábrica de Moneda y Timbre por ocho personas cuyo uniforme es un mono rojo y una careta de Dalí. Todos ellos están liderados por un misterioso líder, El Profesor. El objetivo de estos atracadores es imprimir dentro de la propia Fábrica 2400 millones de euros en once días en los que deben lidiar con los rehenes y los intentos de la policía por desbaratar sus planes.

Este es la sinopsis de la primera temporada, aunque si te gusta (y creo que lo hará) tienes otras dos más ya estrenadas y una más que parece que llegará a nuestras pantallas el próximo enero.

En cuanto a la banda sonora, Bella Ciao es la canción más representativa que abandera la serie y es una de las que oía en boca de mi abuela allá por… Vaya, hace mucho, mucho tiempo. 😉. Como ves, ya era famosa tiempo atrás, pero con la serie esta canción ha retomado fuerza y va cargada de simbolismo en favor de la libertad.

Fargo


Reconozco que con esta serie he tenido mis más y mis menos. Probablemente porque no he visto (aún) la oscarizada película que le da nombre. Sin embargo, una vez que conseguí entrar en su universo, disfruté mucho de sus tres temporadas. Cada una de ellas tiene una historia diferente, pero todas se mueven en un marco común que es Minessota, en la estación más fría del año y también las marcan los estallidos de violencia que me recuerdan de algún modo al Tarantino más popular. Están llenas de pinceladas de humor negro y estoy segura de que no te dejarán indiferente.

La primera temporada es, a mi modo de ver, la mejor. En ella se entrecruzan varios hilos argumentales al igual que las circunstancias menos favorables y sorprendentes arrasan en la apacible vida de Lester, el protagonista, que trata de salir adelante a pesar de haberse convertido en cierto modo en la persona favorita de un mercenario asesino interpretado maravillosamente por Billy Bob Thornton.

La banda sonora que comparto contigo a continuación me gusta por su factura retro, así que, si tienes un poco de nostalgia de los shurups shubby du, te encantará.

Principal Sospechoso 1973


Ya te hablé de esta serie aquí, pero te refresco un poquito de qué va. Se trata de la precuela de Principal sospechoso en la que una joven detective (Jane Tenninson) ingresa en la comisaría de Hackney en 1973. Allí le dan su primer caso, resolver el asesinato de una joven prostituta.

Sus seis capítulos la hacen ideal para disfrutar si tienes poco rato para dedicarlo a ver series, aunque debes tener en cuenta que el tempo es lento, no se trata de un thriller ni mucho menos.

Dentro de su banda sonora puedes encontrar a Joe Cocker, Bob Marley, Pink Floid y la popular Tubular Bells de Mike Oldfield que asocio a momentos y personas muy importantes para mí.

Harrow


¿Cómo es posible a día de hoy rellenar una lista de series sin que salga un forense en ella? Efectivamente, no es posible. Comencé a verla porque describían al protagonista como una especie de House pero en terreno criminal. En mi opinión ni se le acerca, pero su banda sonora es de lo más entretenida y me ha descubierto canciones y grupos que yo desconocía.

Se compone de dos temporadas con capítulos autoconclusivos en lo que se refiere a los casos y parece que en 2020 llegará la tercera. No es una serie en la que vayas a descubrir grandes maravillas científicas (para eso ya estuvo en primer lugar CSI) pero sí que resulta entretenida y trenza bien los casos profesionales con el hilo argumental de la vida del forense.

 

Y hasta aquí la primera entrega de las soundtracks de series. ¿A ti te llaman la atención las bandas sonoras de las teleseries que ves? Me encantaría conocer tu opinión y si te ha gustado el artículo me haría muy feliz que lo compartieras.


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

 

Reseña: Karroña de Gonzalo Palacios Goikolea

RIESGO


Tratar de innovar en los cánones comerciales asentados es un riesgo. Grande. Y Gonzalo Palacios Goikolea está dispuesto a ello. Por eso es de agradecer, aunque la lectura resulte algo chocante. En el caso de Karroña, se trata de su estructura; la novela tiene dos partes muy diferenciadas. La primera en la que el narrador es Pedro (en primera persona), y la segunda en la que la narración corre a cargo de una tercera. Para mi gusto, esta segunda parte de la novela está más redonda y me ha llegado mucho más su estilo, personajes y forma narrativa. Pero esta es solo mi opinión. Para saberlo deberías catarla.

Continue reading

Se te nota en la mirada o cómo detectar una mentira.

Te contaba por aquí que este documental me sacudió por dentro. Cuando lo vi me resonó por varios motivos. Entre otros, por un giro inesperado en el juicio que dejó en cueros a la acusación. A partir de ese momento, los interrogatorios del documental tomaron otra dimensión para mí. Una de las cosas que más me interesa y por las que pierdo horas y horas en libros y el agujero negro de la red es la investigación psicológica sobre el comportamiento humano. En concreto el comportamiento que se sale de la norma. Y en este caso la cabeza me dio vuelta. ¿Por qué? Porque estaba claro que el testigo mentía. Era tan, pero tan evidente que daba vergüenza y hasta rabia. Ah, las mentiras.

Entonces mis engranajes se pusieron a funcionar, ¿y si la mentira no hubiese sido tan evidente? ¿Y si el testigo hubiera sido un fuera de serie en armar mentiras? Bueno, el tribunal siempre podía haberse apoyado en sistemas como el polígrafo o en algún experto en comportamiento no verbal, aunque aquí no se lleve demasiado este tipo de disciplina en los juicios.

Si, ya sé que leer el comportamiento no verbal no es una ciencia exacta, pero por un minuto haz memoria y dime ¿cuántas veces ese sexto sentido te ha salvado de situaciones complicadas? ¿Por qué? ¿A qué se debe? ¿Deberíamos hacerle más caso? ¿Por qué hay personas que parecen tenerlo más desarrollado que otras, son especiales? Continue reading

El genero negro y las series: adaptaciones literarias I

Ahora ya no solo buscamos series procedimentales o de resolución de crímenes sencillas, como antaño, sino que nos interesan historias que nos entretengan más allá de un simple capítulo, que mantengan  la intriga, el suspense, que tengan una subtrama consistente… Vaya, que lo que pedimos es alargar las emociones (que antes disfrutábamos en una sesión cinematográfica) en pequeñas píldoras semanales y de una forma mucho más cómoda, en el sillón de casa. Un lugar adecuado para las adaptaciones literarias de género negro.

Por eso las novelas hoy día son un filón para los guionistas y cadenas de televisión donde el ritmo vertiginoso al que se consumen las series demandan cantidad y variación dentro del entorno negrocriminal. Y una vez más, la literatura es la solución. Muchas de las series que llenan el panorama televisivo están basadas en novelas negrocriminales. Hoy te traigo tres, pero habrá más, lo prometo. Continue reading

Reseña: Justo de Carlos Bassas del Rey

Nostalgia


Cualquier tiempo pasado fue mejor, dicen. También porque lo barniza una pátina de brillo que lo hace especial, tierno y en la mayor parte de las ocasiones, mejor de lo que realmente fue. Pero en Justo esta nostalgia está teñida de rabia por un pasado que se ha perdido y un futuro que no ha podido ser.

ARGUMENTO


Justo es un anciano, pero no por ello es el hombre calmado e inocente que se espera de una persona de la tercera edad. Él es uno de los 36 Lamed Vav Tzadizim, uno de los 36 justos que protegen el mundo. Si tan solo uno de ellos faltara, decía su madre, Dios nos libre, Dios no lo quiera, Dios nos proteja, el mundo se iría a tomar por el culo de inmediato.
Así que Justo se toma su trabajo con toda la seriedad que supone su destino. Vive en Barcelona, pasea, pasa el tiempo con sus amigos, en el bar de Damián, con los encuentros con Remedios de quien ni siquiera él sabe que está enamorado, pero a la vez reparte justicia. Hace años que aceptó a su sombra, y su por qué en el mundo.
Para quien se cruza con él no es más que un anciano gruñón, como tantos otros, que ve en el cambio y la evolución de la ciudad y de los negocios un mal para la sociedad antes que el progreso al que hace referencia la aborregada turba social. No escatima en críticas hacia los nuevos negocios gastronómicos, hacia las barberías y mucho más descarnada hacia la gente que se excusa y agacha la cabeza ante las injusticias. Por eso es necesaria su labor.
“El mundo está infestado de tibios que observan la alambrada y creen que las púas son capullos por florecer”
Pero cuando decide acabar con el Milongas, su identidad oculta se tambalea, su vida cambia y su círculo cercano comienza a estar en peligro. ¿Por qué Justo ha decidido matar al Milongas y poner en peligro a su edad todo cuanto le rodea?

IMPRESIONES


Conocí a Carlos Bassas del Rey cuando aún era Comisario de la Pamplona Negra y me decidí a leer Aki y el misterio de los cerezos una novela más convencional a nivel narrativo.  Continúe con Mal trago que en la que ya su estilo peculiar empezaba a despuntar y que me dejó una sensación muy interesante para mí. Una especie de incomodidad tremenda por la historia en sí y ese final ¡ah, qué final!
Y esta última la tenía enlistada en la Infinita antes de que llegase a ser premio Hammett aunque su lectura ha llegado después.
La verdad es que no me extraña el premio, porque está más que merecido y sigue la línea de las últimas novelas premiadas que  se han basado en historias un poco diferentes a nivel estilístico. Y valorar este aspecto, tiene su motivo porque, como se suele decir, ya está todo contado y dicho así que la originalidad ahora viene por la forma de contar la historia, más que por el argumento en sí (que también tiene importancia, ojo).
En el caso de Justo la narrativa es muy cuidada, está muy escogida. El conteo de palabras hace honor a su título y, lo llamativo, es que aunque el formato base de su estilo sea la frase (una línea, una frase) y no el párrafo, eso no acelera el ritmo de la lectura. Es más bien al contrario, precisamente por eso, porque no son frases cortas seguidas sino que son frases cortas en cada línea dan, en mi opinión, un tono más reflexivo. Tiendes más a pensar qué significa cada frase o imprime mayor impresión en tu cerebro cuando las estás leyendo, quizá. Tampoco los capítulos no son especialmente largos ni las descripciones, pero son certeras.
Las acciones y los pensamientos del protagonista cobran tanta importancia como el ambiente y el escenario. Esa Barcelona a la que Justo echa de menos, y sospecho que Carlos también porque describe a la ciudad con la dulzura y pena que dan la distancia y los años. Esa nostalgia a la que hacía referencia al principio de la reseña es un reflejo ficcionado del autor en el personaje al igual que el amor por los libros y por el cine que tiene Justo.
Y es que al personaje es imposible no cogerle cariño. Es una delicia a pesar de ser un justiciero (o quizá también por eso). Me enternecen sus dudas, me divierten sus reflexiones y críticas agudas. Algo tiene que ver también ese narrador en primera persona que se dirige al lector en varias ocasiones a lo largo de la novela y rompe la distancia (si es que la hubiera) entre la página y la mente del lector.
En cuanto a las críticas sociales, quizá es que me estoy haciendo mayor, pero coincido con Justo en muchas cosas. Subrayo ese desprecio al postureo actual, y abogo por esa necesidad de volver a lo auténtico, a lo de verdad. A dejar de ser socialmente aceptables y correctos y a llamar a las cosas por su nombre.
” Para hacer justicia es necesario ser implacable y los buenos son débiles, pusilánimes incapaces de hacer lo que hay que hacer. No es ser bueno, es ser justo.”

TE GUSTARA SI


  • Estás abierto a nuevos estilos narrativos.
  • Adoras a la tercera edad.
  • Has sentido añoranza de un lugar alguna vez.

¡Feliz lectura!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.