Splash. Llegó la segunda ola

Lo que tanto temía se ha convertido en realidad.  Una segunda ola. Y aún no se tiene la seguridad de que en unos meses pueda venir otra más. El caso es que quien más o quien menos se encuentra en distinto grado de confinamiento. Esto, en principio es un momento ideal para leer, pero si te sucede como a mí, la teoría no se alinea con la práctica.

Durante el primer confinamiento pasé horas viendo cómo mis compañeras de letras y lecturas publicaban en redes sociales la cantidad de libros que estaban leyendo (además de los panes de masa madre que muchas se habían animado a hacer) sin que mis neuronas reaccionasen de forma positiva ni a lo uno ni a lo otro.

La lectura, que en otros momentos vitales me había servido de válvula de escape, se me escurría ahora entre los dedos. No encontraba el libro adecuado ni la forma de concentrarme más allá de un montón de páginas en la historia que estaba leyendo. Además me sentía muy frustrada porque no conseguía sacar ningún bienestar de una actividad que siempre había sido  muy placentera.

Así que me encontré en mitad de una pandemia, encerrada entre las cuatro paredes de mi casa, haciendo de animadora sociocultural de mi familia pero con una mochila llena de libros comenzados y abandonados y una sensación de vacío tremenda. Pero no iba a dejar que las cosas se quedasen de esta forma.

Ni hablar.

El retorno


He tardado bastante en volver a leer y disfrutar con ello, pero afortunadamente lo he hecho, y quiero compartir contigo cinco tips para que, si te encuentras en un callejón sin salida como me pasó a mí, puedas retomar el placer de la lectura. Que esta segunda ola no te pille desprevenida.

  • Lee libros más cortos. No, esto no es hacer trampa. Es sencillamente adecuarte a las circunstancias. Los relatos y las novelettes o los libros de pocas páginas traen historias más breves y necesitan menos esfuerzo por tu parte para seguir los argumentos. Por otra parte, la recompensa placentera de haber terminado la lectura se disfruta antes y sirve como aliciente para repetir.

A pesar de que en épocas anteriores no hubo demasiada  afición por la literatura breve, parece que hoy en día eso está cambiando. En nuestra forma de vida actual encaja cada vez más el formato corto y parece que ahora si estamos por la labor de darle una oportunidad. Por eso a continuación te muestro unas sugerencias de novelas para leer de una sentada. 

 

  • Lee por gusto, no por obligación. Si además de que te cuesta concentrarte, te pones la lectura como una obligación, el fracaso llamará a tu puerta. Quizá no sea el momento adecuado para conseguir el reto de lectura al que te apuntaste al inicio del año, no importa. Elimina ese compromiso. No necesitas más piedras en la mochila, lo que estás buscando es disfrutar, así que revisa tus estanterías o las de la biblioteca más cercana. Date un garbeo por las librerías y  refitolea sinopsis, portadas… Y si sientes de nuevo la llamada, no te cortes, escúchala y hazle caso.

 

  • Deja ese libro que no te gusta. Confieso que esta es una de mis peores cualidades. No me rindo. Trato de darle una oportunidad al libro que tengo entre manos aunque eso suponga un sopor lector insufrible. La consecuencia es el aburrimiento a largo plazo y que esa lectura se dilate en el tiempo porque no me apetece sumergirme entre sus páginas. ¡Anda que no hay peces en el mar! Y yo empeñada en nadar tras esa sardinilla. Pues no. Lo más inteligente es apartar esa lectura. Quizá no es el momento, o ese libro no es para ti por mucho que esté de moda o sea un autor consagrado.

 

  • La multitarea es a veces (pero solo a veces) tu amiga. Defiendo a capa y espada que el concepto “multitarea” es una de las mayores mentiras que nos han contado y que nos hemos creído. Nuestra mente no está preparada para mantener la atención y el foco en varias tareas, solo cambia de actividad y se centra en una. Lo demás son cuentos chinos. Pero reconozco que hay momentos en los que es posible realizar algo parecido a la multitarea. Cuando una de las acciones que estás ejecutando es automática. En el momento en que una de tus tareas se desarrolla en “piloto automático”, es posible que puedas realizar otra de forma correcta puesto que tu atención se desvía solo a una acción. En el caso de la lectura, este es la ocasión para “leer” un audiolibro.

 

  • Sal de tu zona de confort. ¿Quién dijo que solo podías leer novela negra? Nein, nein. ¿Qué sería de la vida si de vez en cuando no corremos algún riesgo? Una estepa desierta sin ningún tipo de emoción ¿no crees? Pues en la lectura pasa algo parecido. Si nunca sales de tu zona de confort, puede que seas la mayor eminencia en ese género pero estarás coja en cuanto a una imagen general del resto. Además es probable que te estés perdiendo novelas y autores que pueden hacerte disfrutar, reflexionar, reír y llorar tanto o más que las que tienes costumbre de leer. No te digo que te lances a explorar a ciegas ni al género opuesto al que normalmente lees, pero sí que pruebes con ese libro o ese autor que siempre te ha llamado la atención pero nunca has leído porque no formaba parte de tu estilo de lectura. Por ejemplo, puedes darle una oportunidad a los relatos como MI. (guiño, guiño, codo, codo)

Ya ves que no son acciones sobrenaturales, que están al alcance de cualquier mortal, así que si quieres leer un poquito más…

Hazme caso, seguro que te sorprendes.

Y si te apetece que una vez al mes charlemos sobre literatura negrocriminal, te espero en el Bullet Inn.

Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

4 thoughts on “Splash. Llegó la segunda ola

  1. Pues a mí me pasó al revés que a ti: en el primer confinamiento leí tantísimo que he quedado como un poco saturada, y ahora me cuesta más. A ver si retomo, aunque este año he cumplido de sobra. Biquiños!

    1. Pues oye, a ti te resultó un “no hay mal que por bien no venga”. Yo voy poco a poco pero bastante contenta porque parece que voy retomando costumbres…Cruzo los dedos. Biquiños mil.

  2. Acabo de entrar aquí buscando alguna reseña tuya de Todo esto te daré, que pensaba que la habría. No sé si me he equivocado, si no lo has leído o si lo has hecho y no has escrito tal reseña, pero bueno.

    Sobre el tema de la pandemia y la lectura, sí, ya ni recuerdo qué estuve leyendo pero sí leí en modo despistada, desconcentrada, desanimada, encabronada, y con ese run-run de “además tengo que escribir” y que no fluía. Total, una caca.

    Solo ahora que parece que, aunque estemos restringidos en movilidad, la rutina se asemeja a lo que teníamos antes, no me canso de leer y por ende de escribir. Ahora, que apenas tengo tiempo. Tócate los webs…

    1. Lo leí y yo también pensaba que había hecho reseña, pero parece que no fue así. En cuanto al tema pandémico, pues al final ni tan mal. Ya has recuperado ritmo aunque el tiempo… Siempre va en contra. En fin. Un abrazote

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.