El rodillo negrocriminal (I): pensamiento lateral

Dia de playa y el calor aprieta. La arena está bastante concurrida a pesar de las normas post – confinamiento, porque todo el mundo quiere disfrutar de unos rayos de sol y algo de aire fuera de sus viviendas. Los grupos de bañistas pinchan en la arena sus sombrillas y acumulan debajo las neveras y chanclas, a la sombra. Extienden sus toallas sobre la arena y se acomodan en ellas para untarse la crema entre ellos. 

Charlan animados y se preparan para ir a la orilla cuando, de repente, reparan en una mujer sola, varios metros por delante de ellos. Risas, estupefacción, sorpresa… La señora, entrada en carnes, ha sacado de su bolso de playa un rodillo pequeño de pintor, ha echado crema solar a lo largo del cilindro de espuma y se lo está aplicando de arriba a abajo por la espalda.

Súper viral


¿Te suena? Es uno de los videos más divertidos y geniales que he recibido durante las vacaciones y que se ha hecho viral este verano. La mujer tiene un problema. Está sola y no puede extenderse la crema en la espalda. Pero quiere estar en la playa y evitar las quemaduras solares, así que ha puesto a trabajar a sus neuronas y ha dado con la solución. ¿Ortodoxa o no? No importa. Válida. Y, para mí, maravillosa. Más allá de la pedrada de la señora, hay que reconocer que ha solucionado un problema con mucha creatividad por pensar de una manera alternativa. 

 

Esta mujer ha dado una muestra de originalidad, excentricidad e imaginación extraordinaria, pero tú ¿has pensado alguna vez como ella, “fuera de la caja”? ¿Sabes qué significa eso? Es posible que lo hayas leído, pero quizá las explicaciones que has encontrado sean algo parecido a “salir de la zona de confort” o pensar con creatividad. Algo tan difuso e inmaterial que es complicado si no de entender, al menos sí de aplicar. Pero no es así, o al menos no tanto. Verás.

 

«Lo que está fuera de lo común suele ser una guía más que un estorbo.»-Sherlock Holmes

 

El asunto, como demuestra la mujer del video, se trata de llevar tu creatividad a otros niveles. A todos los niveles, en realidad, ignorando los trazados clásicos de pensamiento lógico para introducir nuevas soluciones para los problemas o situaciones críticas que atraviesas. Es decir, como todos los caminos llevan a Roma, ¿por qué utilizar siempre el mismo? o atender a esa frase que salta cada dos por tres en Redes Sociales y que nos recuerda que, si quieres hacer algo diferente, no puedes repetir siempre las mismas acciones.

 

Lo cierto es que cuando nos enfrentamos a situaciones que parecen imposibles, tratamos de solucionarlas con lógica. Y a veces, ese no es el camino.

 

«Nada resulta más engañoso que un hecho evidente»

 

El pensamiento lateral


Algunos lo llaman rarezas, otros, ingenio. Para la gran mayoría son “pedradas” o miradas originales. Tú eliges. Lo que es cierto es que este pensamiento lateral es aplicable en todas las facetas de la vida. Y también en novela negra, cómo no. ¿O crees que los giros insospechados, la forma de encajar y trenzar los hilos argumentales, la introducción de pistas (falsas y reales), o la resolución de crímenes de manera diferente brotan de manera espontánea? Si lo creías hasta ahora, siento reventar tu mundo de color rosa lleno de piruletas. No. No es así. Las dudas y obstáculos que encuentran los autores durante la escritura de un primer borrador pueden tardar días en solucionarse. Días, semanas, o en el peor de los casos no solucionarse nunca y que el manuscrito ingrese en el rincón más oscuro del último cajón de tu escritorio.

 

Pero el pensamiento lateral puede aplicarse a tu vida diaria para encontrar ideas diferentes o solucionar problemas tanto profesionales como domésticos de forma original y creativa. Es decir, frente al patrón habitual de pensamiento, que limitaría las opciones de utilización de ese objeto y de solucionar un obstáculo, rompes el patrón rígido. Provocas a tu mente e imaginas primero y utilizas después, la idea que ha surgido.

 

«No existe una combinación de sucesos que la inteligencia de un hombre no sea capaz de explicar»

La práctica


Y como en todas las técnicas, el secreto está en la práctica. Y además puede ser muy divertido porque en el fondo, es como un juego. Jugar a lo disparatado, a lo ilógico. Cuanto más lo hagas, más fácil será. A ver, la cosa no es enfrentarte a tu peor enemigo y decirle cuatro lindezas, así a botepronto como un David contra Goliat. No. La idea es que provoques a tu mente para hacer asociaciones que en principio parezcan poco lógicas. Una especie de ¿Y si?… que con tanto acierto usa Rodari (y la señora del video) en sus técnicas.

 

  • Los espejos mágicos: ¿Recuerdas los laberintos de espejos en los parques de atracciones? Sí, esos en los que tu imagen queda completamente distorsionada. Bueno, pues ahora aplica eso a tu problema, a cómo te gustaría que fuese una de sus facetas, aunque sea de otra forma en realidad. Exagera, deforma el entorno de tu obstáculo. Seguro que de ahí surgen muchas ideas.

 

  • Si pi, no pi: En este caso, piensa en un objeto implicado en tu problema examínalo al detalle y analiza sus características. Elige una de ellas y elimínala, eso te da una nueva situación a la que poder enfrentarte porque el escenario, sin esa característica ha cambiado. De ahí pueden salir soluciones inesperadas y muy útiles.

 

  • Los maridajes imposibles: Yo soy muy fan de esta técnica y la utilizo mucho para escribir los post. Además, es muy sencilla y divertida. Supone buscar un punto de encuentro entre dos ideas que nada tienen que ver entre sí y para eso es importante no censurar el pensamiento ni las ideas que surjan por locas que puedan parecer. Al principio es interesante sacar una lista de emparejamientos locos, y de ahí, posteriormente, vas trabajando y desarrollando las ideas que más resuenen en ti.

 

  • El que parte y reparte: Dice el refranero que se lleva la mejor parte. Bueno, pues de eso se trata. La idea es romper, dividir o fraccionar el problema para poder organizarlos de otra manera y ver las posibilidades para resolverlo desde nuevos puntos de vista.

 

  • Al revés te lo digo para que me entiendas. Esta herramienta es una versión de la primera. En este caso, también supone alterar el problema, aunque la idea es invertirlo por completo para buscar la solución desde un prisma completamente nuevo. Una vez más, evitar la autocensura es fundamental para el buen funcionamiento de la técnica.

 

  • Fórmula Sherlock: Por último, también debes ser consciente de que, a veces, el problema solo puede solucionarse de una forma, de una sola manera. Entonces toca ceder, aceptar y continuar, porque ya lo dijo nuestro famoso detective:

 

«Cuando eliminas toda solución lógica a un problema, lo ilógico, aunque imposible, es invariablemente lo cierto.»-Sherlock Holmes

 

Ahora, con estas seis técnicas no habrá problema que se te resista. Pero si quieres ir un pasito más allá, te invito a que leas el próximo artículo, en el que verás la aplicación práctica de esta original manera de pensar en el mundo de la literatura negrocriminal.

¡Nos vemos, malincuente!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

6 thoughts on “El rodillo negrocriminal (I): pensamiento lateral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.