El genero negro y las series: Agatha contra el coronavirus

Tenía pensado otro post para hoy, pero en vista del asunto de la reclusión obligatoria por el coronavirus, creo que este artículo puede ser de más utilidad por si te apetece pasar un buen rato viendo algunas series adaptadas de la Dama del Crimen (bueno, y estos también). Espero que te resulten interesantes y que pases un buen arresto domiciliario (dentro de lo posible). 

 

El misterio de la guía de ferrocarriles


La verdad es que me acerqué a esta adaptación de Sara Phelps con algunas reticencias. No me cuadraba demasiado Malkovich con la imagen y personalidad del Poirot más clásico. Y efectivamente, uno con otro no tienen nada que ver. Pero para mi sorpresa, ambos perfiles encajan porque tienen en común esa materia gris asombrosa del personaje de Agatha Christie que unifica a ambos actores.

En esta serie encontrarás un Poirot nada histriónico, contenido. Un hombre brillante en horas bajas (aunque con una gran opinión de sí mismo, en eso no cambia nada), incluso podríamos calificarlo como atormentado por ciertas vivencias de su pasado que, poco a poco se irán descubriendo en los 3 capítulos de la serie. La ambientación y caracterización, por su parte son estupendos al igual que la fotografía. Y el argumento está bien trenzado, tiene el  ritmo, intriga y suspense necesario para un whodonit clásico en toda regla. Ideal para los tiempos del coronavirus.

 

Argumento.

Inglaterra, años 30. Un Poirot desterrado de la fama del pasado recibe una misteriosa carta relacionada con un crimen. No será la única que reciba. Además cada una de ellas hace referencia a un asesinato en el que la víctima y el lugar llevan un orden alfabético establecido. El de la guía de ferrocarriles. No dejan demasiadas pistas, tan solo es un papel mecanografiado que lleva una firma A.B.C. Poirot tendrá que enfrentarse a la resolución del caso sin el apoyo del inspector Japp, y aprender a lidiar con el escepticismo del policía Crome y la desconfianza hacia los extranjeros que en el momento de la serie se propaga como un virus por toda la capital del Imperio Británico

 

Inocencia trágica


Qué difícil es dejar de asociar un actor con un personaje que le ha catapultado a la fama o ha sido decisivo en su carrera. ¿No te parece? Más vale que en este caso lo he conseguido casi desde el principio. Bill Nighy deja de ser el excéntrico músico de Love Actually para convertirse en el patriarca de una familia nada convencional, los Argyll. Me ha parecido una adaptación muy buena, fácil de seguir y con un final fantástico (aunque algo alejado del original) que me ha recordado al de la película El secreto de sus ojos.

 

Argumento.

La familia Argyll carga con un triste acontecimiento, el cadáver de Rachel, la madre del clan ha sido encontrado sobre la alfombra de su despacho y su muerte no ha sido natural ni accidental. Todos en la casa están anonadados: Leo, el padre, sus cinco hijos adoptados (Mary, Mickey, Jack, Tina y Hester) y Kirsten, el ama de llaves. La trágica noticia no es la única que se cernirá sobre ellos ya que, según las pruebas el culpable es uno de los chicos. Jack es arrestado y encontrado culpable del crimen, pero antes de que se le pueda juzgar, lo asesinan en la cárcel.

Unos meses después, cuando parece que la familia empieza a asumir y remontar los difíciles acontecimientos, un hombre aparece en sus vidas y desmonta la acusación de asesinato de Jack proporcionándole una coartada aunque nadie le cree. El testigo más bien parece ser uno más de los tipos que han querido sacar provecho de la muerte de Rachel. Mientras él intenta convencerles de sus buenas intenciones, cada uno de ellos va descubriendo los secretos de los demás y la verdadera condición de la madre, quien no era tan amorosa como parecía serlo en sociedad. Y es que la tortuosa relación de sus hijos con ella esconde en cada uno de ellos un motivo por el que quisieran verla muerta.

 

Testigo de cargo


De las tres series que te hablo hoy, esta es la que menos me ha gustado. Quizá porque rompe mucho con el estilo, ritmo e imagen de las otras dos o puede que porque la historia en este caso era más previsible. En cualquier caso es entretenida, aunque la menos recomendable de las tres. Su protagonista es Kim Cattrall, la actriz más desinhibida de la serie Sexo en Nueva York, así que el papel de mujer liberada en un tiempo en el que esa situación era casi estrafalaria, le va como anillo al dedo. La miniserie ya fue adaptada al cine en 1957 y consiguió 6 nominaciones a los Oscars. Todavía no la he visto, pero me da curiosidad así que la tengo pendiente.

Argumento.

Leonard Vole es acusado y arrestado por el asesinato de Emily French, una acaudalada mujer madura que vive de espaldas a las reglas morales de la sociedad y satisface sus deseos carnales con acompañantes que no suelen durarle demasiado. Su ama de llaves no ve con buenos ojos estas prácticas y procura desanimar a los nuevos amantes que llegan a la casa. Pero Leonard parece haber calado hondo en Emily. Tanto que incluso ha testado a su favor. El asunto no tendría mayor trascendencia porque un testamento se puede cambiar en cualquier momento, sin embargo todo cobra otra dimensión cuando el cadáver de la señora aparece en mitad de la sala de estar.

¿Quién ha sido y por qué? ¿El ama de casa por celos? ¿El amante para quedarse con todo? ¿Hay algún otro motivo oculto? Su abogado lo tiene realmente difícil porque nada parece apoyar la inocencia del joven, que se había convertido en el acompañante perfecto de la adinerada mujer. Además, la investigación del caso pone sobre la mesa el estado real de Leonard, quien tendrá que confesar que no es un hombre libre, que está casado, lo que en lugar de proporcionarle una coartada o cierta tranquilidad, le hará vivir todo un infierno del que tratará de liberarlo por todos los medios John, su abogado, que se vuelca en el caso y con el acusado mucho más allá de lo estrictamente profesional.

¿Qué tal, las conocías? ¿Qué te parecen? Por favor, si sabes de alguna otra que merezca la pena, no dudes en comentármelo aquí abajo. Y si te ha gustado, compártelo ahora con más motivo que nunca porque todos necesitamos un buen tiempo de evasión. Ojalá pases con salud estos días de reclusión por el coronavirus. Que se te hagan cortitos. Y si lo pasas, que sea suave y rápido.

Ah! Y te recuerdo que si quieres recibir el descargable con las red – comendaciones mensuales, puedes apuntarte al Bullet Inn, el próximo sábado tenemos una cita. ¡Te espero!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.