Tres novelas negras gráficas imprescindibles

—¡Bob Esponja, mamá! Se parece a Bob Esponja. No es…¡Pero se parece! Me voy a comer un ojo y luego los brazos y las piernas. Son patatas fritas, ¿verdad?

A mi hijo no le gusta  gustaba la tortilla. Ni francesa, ni de patatas, ni de ningún otro tipo. Pero le encanta Bob Esponja. Así, que echándole un poco de ingenio, conseguí perpetrar una cena en la que una tortilla francesa tenía cierto parecido a su amigo, el de los dibujos animados. No se la terminó, pero al menos conseguí que la comiera. ¿Por qué te cuento esto?¿Qué relación tiene con las novelas negras? Pues porque la identificación es muy importante. Muchas veces relacionamos géneros literarios con imágenes o sensaciones fijas y estas nos acercan o alejan de su lectura tan solo por razones emotivas. Como me ha pasado con las novelas gráficas y los cómics.

Sencillamente, no las relacionaba con la novela negra. Y no podía estar más equivocada. Para mí los cómics pertenecían a una época (ya lejana, ejem!) de veranos extensos y trastadas en el pueblo. Mi época de cómics incluía al Tío Gilito, a Mortadelo y Filemón, Rue 13 Calle del Percebe, Zipi y Zape y Súper Lopez. Lo más cercano a la novela gráfica eran aquellas novelitas de Editorial Bruguera que aunaban tanto lo narrativo como lo gráfico con unas viñetas cada pocas páginas.

Pero desde entonces y hasta ahora, no había vuelto a interesarme por el género. Craso error por mi parte que he enmendado con la lectura de tres novelas gráficas imprescindibles. Muy diferentes y muy recomendables por distintos motivos. Si. Porque la novela negra se presta especialmente a este formato, sobre todo si hablamos del diseño en blanco y negro.  Pero primero, si como yo, eres lega en la materia, te adelanto que hay diferencias considerables entre los cómics y las novelas gráficas. ¿Los conoces? Te los detallo brevemente antes de contarte los tres descubrimientos que he hecho.

Comic vs. novela gráfica

Por extensión y encuadernación:

Dicen los entendidos, que mientras la novela gráfica se entiende como una obra completa, los cómics son historias cortas publicadas de forma periódica en formato serial. El cómic por tanto suele ser más breve (a excepción de las antologías) aunque más longevo en el tiempo.

Por público:

Como te decía antes, los cómics parecen estar dirigidos a un público más juvenil aunque eso no es obstáculo para que disfruten de ellos también los adultos. De hecho, hay cómics que están enfocados al público adulto como los manga. En cambio, la novela gráfica, por su temática, extensión y forma de abordar los distintos argumentos suelen ser más adecuadas para lectores mayores de edad (sobre todo en novela negra).

Su DNI:

Las novelas gráficas comparten con las novelas genéricas su número de identificación o ISBN. En cambio, los cómics tienen un código especial y diferente; el ISSN.

El coste:

Lógico. No es lo mismo una encuadernación con grapas, al estilo revista que una impresión tipo libro, con páginas de más calidad y definición que los cómics tradicionales.

Tres estilos, tres novelas, tres recomendaciones

Sin City: Primero de los dos volúmenes que componen la saga de la Ciudad del Pecado.

La más cruda lucha del bien contra el mal. Esta es la primera (y la más cinematográfica) de las tres novelas gráficas que he leído y está compuesta por cuatro relatos: El duro adiós, Mataría por ella, La gran masacre y Ese cobarde bastardo. El contexto gráfico es tan duro y expresivo como la más ruda novela hard boiled. Tiene escenas explícitas de violencia y sexo por lo que desde aquí recomiendo absternerse a estómagos sensibles. Una oda a la exageración que sobre todo me ha gustado a nivel gráfico. ha páginas dobles que son una sola viñeta,  tras que recuerdan por el estilo al stencil y o tras tantas que a pesar de estar en blanco y negro tiene tal fuerza visual que ríete tu de la paleta de AgataRuiz de la Prada. También me parece un acierto la sorprendente estructura del libro, que conecta las diferentes historias de la forma más inesperada: un escenario común, un momento puntual, un personaje secundario en una de las historias que pasa a ser el protagonista en otra…Pero también tiene su parte decepcionante. El desequilibrio entre narración e ilustración y el uso de los clichés. Aquí los duros son tan duros que sudan petróleo, todos los personajes adeudan un pasado oscuro, hay alcohol y violencia a espuertas, policías corruptos en su mayoría, mujeres (todas) cañón que se encuadran en dos grupos: o son de moral distraída o directamente fatales…Nein. No me ha gustado nada. Aunque si tuviera que elegir un relato, lo haría con gusto. Ese cobarde bastardo, pese a todo me ha parecido muy bueno. Quizá porque para entonces ya me había acostrumbrado al estilo del autor, o bien por el desenlace redentor, o quizá por ese guiño del título en referencia a la única pincelada de color del relato (yellow además de amarillo significa cobarde), me ha parecido de lo más interesante.

From Hell: Los crímenes de Jack el Destripador desde el punto de vista de Alan Moore, quien ha elaborado una curiosa teoría respecto a la identidad del asesino más famoso del Londres victoriano. Una muestra extraordinaria de documentación y talento tanto con sus ilustraciones como a nivel narrativo.

Un novelón. Tremendo. Con tanta carga documental que es necesaria la consulta de las anotaciones finales que explican al detalle la información consultada y referencias de los capítulos. Imprescindibles para disfrutar de la novela en su totalidad. No es un libro ligero y tampoco aquí se tiene ningún reparo en mostrar las escenas más duras de violencia o sexo, pero en este caso lo que más llama la atención es esa obra de ingeniería que es la realidad ficcionada que ha construído Alan Moore apoyada en los dibujos de Eddie Campbell. Me quito el sombrero. Con profundidad tanto en la temática (bastante crítica con la monarquía, policía, y desigualdades sociales de la época) como en el estudio de las dualidades (locura – cordura, diferencias de género). Otros dos puntos fuertes de la novela son el manejo delicioso del vocabulario propio de los personajes que reflejan su condición social de manera impecable y el recorrido histórico/mitológico por la ciudad de Londres. Una delicia.

Lamia: Barcelona, 1943. El asesino más sanguinario que ha visto la ciudad anda suelto. Mauricio “Herr Doktor”, un detective privado poco convencional, aparcará su agenda para dar caza al criinal. Por ahora, sus clientes deberán esperar, entre ellos Laia. Ella tiene 32 años y, pese a ser huérfana, ahora tiene todo lo que siempre ha deseado: un esposo que la quiere, un bebé en camino y un buen trabajo donde escribe para el programa radiofónico de más éxito. El consultorio de Elena Bosch. Laia es feliz…pero vive una mentira que la llevará a tomar extrañas decisiones. Y las consecuencias serán trágicas.

Por último leí este pedazo de descubrimiento. Ma-ra-vi-llo-sa. Una novelita gráfica cuya lectura que no te llevará más de una sentada, aunque es probable que cuando la termines quieras volver a empezarla. La he disfrutado desde el propio título que se relaciona con una figura mitológica que fue una referencia constante durante la carrera (lamia es un personaje femenino de leyenda con una apariencia bella pero con muy malas intenciones). No sabría decirte qué me ha gustado más del libro, si sus ilustraciones art decó, el acertadísimo reflejo de la España de la postguerra, la redondez de la historia, el inesperado final o la acertada representación del universo femenino en los años cuarenta. La novela es un exquisito ejemplo del buen desarrollo de una historia negra: tensión, pistas y misterio salpican todas las páginas. La trama avanza en el mismo grado que la incertidumbre narrativa que el autor trenza alrededor de la perturbadora protagonista. Esos guiños a la realidad  (el consultorio de Elena Bosch huele al de la Francis de forma embriagadora) me  han ganado. Pero para que puedas disfrutar de la novela por entero es mejor que no te descubra nada más. Léela y la comentamos, verás cómo te va a gustar.

¿Eres fan de las novelas gráficas?¿Conocías estas? Si sabes de alguna más que merezca la pena, soy toda oídos. Los comentarios están a tu disposición. Entre tanto…

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Novela negra para niños, en serio.

Novela negra para niños. Cuando hablo de este tema, hay quien no se cuestiona que dentro de este género existen multitud de subgéneros (intriga, misterio, etc)y se echa las manos a la cabeza cuestionando mi cordura, pero seamos serios. En nuestra generación hemos consumido crueldad desde bien niños. Los cuentos de nuestra infancia no fueron precisamente unos ejemplos de delicadeza, blandura y buenas costumbres. Recordemos a  Hansel y Gretel, quienes fueron abandonados a su suerte en el bosque por sus propios progenitores, Caperucita quien a pesar de su corta edad se enfrentaba al terrible asesinato de su abuelita o a Blancanieves, a quien su madrastra trató de envenenar.

 

Además, la cosa no mejoró con el paso de los años porque con el evidente progreso de los cuentos infantiles a los dibujos animados, nos topamos de frente con otra paletada de violencia y crueldad. Dragones y mazmorras se consideró la serie animada más violenta mostrada en televisión y Heidi, ese alma supuestamente cándida, estuvo a puntito de despeñar a Clara monte abajo en su silla de ruedas, por no mencionar ese columpio suicida del que si la chiquilla se llega a caer se acaba la serie en el segundo capítulo. Y qué me dices de Marco, pobrecico mío, embarcado en una travesía épica, cruzando el océano en busca de su madre con la única compañía de su mono Amedio. Hoy, por bastante menos actúan raudos y veloces los Servicios Sociales. Así que no, no creo que sea una locura que nuestros niños se inicien en novelas de misterios. Nosotros lo hicimos y no hemos salido tan mal ¿No?

Puntos y minipuntos para la novela negra infantil

Pienso que acercar al público infantil a este tipo de literatura (siempre teniendo en cuenta la edad del niño para conectar las recomendaciones con la lectura adecuada) es una buena idea porque estas novelas de intriga fomentan su innata curiosidad, y les animan a cuestionarse lo que ellos piensan que es una verdad inmutable desde el inicio.

Suelen ser lecturas que les interesan porque suponen un reto (plantean enigmas que les entusiasman) y les obligan a salir de su zona de confort y a idear otras soluciones con las que no contaban en un principio. Por otra parte, estas novelas presentan aventuras con las que los niños y jóvenes de alguna manera pueden empatizar debido a su temática y también tienden vincularse directamente con el protagonista de la aventura por lo que se sienten actores principales de la resolución de un caso o de un misterio.

Además, en la mayor parte de las novelas se trata de resolver el misterio o crimen mediante la observación y posterior deducción, habilidades importantes que les pueden ser de gran utilidad en el día a día como ya comenté aquí hace unas semanas.

Pero un momento,  no se vayan todavía, aún hay más. Por si todo lo anterior fuera poco, con la lectura de estas novelas también se ensalzan valores positivos del héroe en su arquetipo genérico: valiente, arriesgado, astuto e inteligente y por contraposición se define de manera muy clara al criminal. Así se consigue discriminar el bien y el mal.

 

Así, desde los misterios o enigmas (indicados para los lectores primerizos) hasta la resolución de crímenes (destinadas a un público adolescente), lo importante es las lecturas propuestas sean compatibles con la madurez mental del lector (que en ocasiones no se corresponde con la edad física). Por eso en las recomendaciones añadiré un breve apunte sobre la edad que se considera adecuada para leerlos. Brindo por la nueva cantera de lectores de intriga.

Algunas recomendaciones

1.El misterio del timbre (la pandilla de la ardilla): 6-8 años
En el colegio de la pandilla de la ardilla hay un timbre que suena solo. Y lo hace cada dos por tres, anunciando el final de las clases varias veces al día. ¡Menudos líos se montan! Pero… ¿quién lo estará tocando? ¿Será un fantasma, un bromista, un alumno travieso…? Una historia sobre pequeñas travesuras, discusiones absurdas y el valor de reconocer nuestros errores.
2. El misterio de la Casa del Palomar: 6 – 9 años
La abuela Rosa y los gemelos Rita y Ramón, escoltados por su legión de mascotas, se instalan en la Casa del Palomar, una vieja mansión abandonada. En el pueblo nadie se atreve siquiera a mencionar su nombre, pero cambiará la vida de los nuevos inquilinos. ¿Qué encontrarán en su interior? Un libro de misterios y secretos que atrapa desde las primeras páginas.
3. El asesinato de la profesora de ciencias: 6 – 11 años
Después de que un grupo de alumnos vuele por los aires el laboratorio de ciencias, de forma accidental, la profesora Fernanda decide darles una lección para demostrarles lo importantes que son la física y la química. Les hará beber un extraño líquido y les dejará un mensaje: tendrán que seguir una serie de pistas para encontrar el antídoto, pero deberán hacerlo antes de las dos de la tarde, o algo terrible ocurrirá. Jorge, Petra y Max recorrerán toda la ciudad buscando y resolviendo los acertijos para salvar su vida, y es que ya sabían ellos que el accidente terminaría pasándoles factura, aunque jamás pensaron que de forma tan dramática.
4. El misterio del mayordomo: 8 – 10 años
Tomás -inquieto, curioso y metido en todo- va a pasar unos días a una antigua casona, en la que lo espera un enigma: ¿dónde está el antiguo mayordomo? Él lo vio sólo una vez, pero lo recuerda muy bien: no es el mismo de ahora. Entonces, ¿por qué el ama de llaves y la cocinera quieren hacerle creer lo contrario.
5. Agatha Jones y los 10 pastelitos: 9 a 12 años
Agatha y su madre Margaret Jones, han sido invitadas a pasar un fin de semana a la mansión Cockingstoncourt, de la misteriosa April Windsor. Allí se reunirán con las 9 finalistas del concurso de repostería del condado de Devon, donde Margaret ha participado con su famoso Fairy Cake. Durante su estancia, está previsto proclamar a la ganadora del evento. Pero las 10 participantes, sus acompañantes, la criada y el chofer quedarán aislados en medio de una gran tormenta. Nadie puede escapar de Cockingstoncourt, y Agatha empieza a sospechar de que algo terrible les acecha.
6. Aventuras de la mano negra: de 10 años en adelante
Un grupo de amigos se reúne a la salida del colegio para llevar a cabo investigaciones detectivescas. Cuatro historias que invitan al lector a participar en el juego de pistas que, a través del entramado del texto y las ilustraciones, se le van presentando.
7. Todos los detectives se llaman Flanagan: 12 años
Flanagan, detective privado. Privado de muchas cosas, por ejemplo, de los recursos que tienen algunos de sus colegas de profesión en las películas. Cuando Carmen, una chica gitana de su barrio, le pide que encuentre a su sobrino recién nacido, que ha desaparecido, tendrá que apañárselas como pueda. Y, de camino, se debatirá entre el afecto de Nines, una guapísima hija de papá, y la encantadora Carmen.
8. El joven Sherlock Holmes: el ojo del cuervo. 12 – 14 años
Londres, 1867. Una mujer es brutalmente asesinada en un callejón. No muy lejos de allí, un joven de trece años sueña con una vida mejor. Se llama Sherlock Holmes. Atraído por el crimen, decide saber más… y acaba convertido en sospechoso.
9. Los perros de agosto: 14 años
El mismo día que un gran empresario llega a lo más alto del poder económico en su región, el cadáver de un indigente aparece flotando en los muelles. Solo el Gordo Castro, un estudiante de periodismo en prácticas, desgreñado, asocial y adicto al café con leche, sabe que ambas noticias están estrechamente relacionadas.
10 Nick, el Mindcracker. El caso del hombre de las mil caras: 14 – 16 años
Hay personas que tienen dos vidas. El superdotado Nik Mallory, apodado «el Mindcracker», es uno de ellos. Su primera vida duró ocho años y acabó un viernes por la noche, cuando mataron a su padre. Nik quedó huérfano. Desde entonces, intenta resolver el caso del asesinato de su padre. Un día, de manera accidental, Nik se ve involucrado en un misterioso rapto de niños superdotados en distintas ciudades de Europa. Acompañado de Flora y Tosca, sus nuevas amigas, seguirán la pista al temido criminal Asmodis, que se somete continuamente a operaciones de cirugía estética para pasar desapercibido ante sus múltiples enemigos, y desafiarán sus ambiciosos y destructivos planes. Nik deberá darse prisa, si quiere resolver el caso y evitar una catástrofe.
11. Huida al sur: 14 -15  años
El hotel Riverside Palace de Salobreña, un antiguo palacete a inspiración de la Alhambra de Granada, todavía se yergue frente al mar. En su jardín trasero hay una pequeña tumba, siempre cubierta de flores. Si se pregunta a los empleados del hotel, cualquiera de ellos puede contar esta increíble historia que sucedió no hace mucho tiempo…
12. El caso del falso accidente: 16 – 18 años
Con esta trepidante novela, Jordi Sierra i Fabra nos presenta a Berta Mir, que probablemente se convertirá en la detective más seguida por todos los jóvenes. «Auténtico fenómeno, Jordi Sierra i Fabra es el autor más leído por los adolescentes porque conecta con ellos, con la mentalidad de esta edad de grandes dudas y de grandes cambios, la edad de la rabia o de la rebeldía.» La Vanguardia La vida cambia para Berta Mir con dieciocho años recién cumplidos. Su padre, detective de profesión, sufre un accidente que resulta ser un intento de asesinato. ¿Quién querría asesinar a su padre, y por qué? Luchando contra el tiempo, Berta deberá resolver, con su ingenio y su valor, los tres casos en los que trabajaba su padre antes de que el asesino vuelva a intentarlo. Tres casos tras los cuales se esconde el culpable: ¿una mujer que engaña a su marido?, ¿un chico al que su padre hace seguir para evitar que tome drogas? o ¿una muchacha desaparecida, que se ha escapado de casa con su novio? El caso del falso accidente es la primera novela de Berta Mir, una chica que tendrá que tratar con criminales mientras sigue con sus amigos, sus amores, su grupo, tocando el bajo y cantando. Todo eso que forma parte de la complicada vida de una joven de dieciocho años.

¿Conocías estos títulos? ¿Me recomiendas alguna lectura más? Me encantaría saber qué opinas acerca de que el público infantil lea este género. ¿Te animas y me lo cuentas? ¡Te espero en los comentarios!

 

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Madrid: frontera de David Llorente

Hace unas semanas participé en el concurso  Ensada de ULAD con esta reseña. El fallo del jurado ya se ha emitido, por lo que ahora ya puedo compartir contigo esta lectura tan especial que mereció el premio Hammet 2017.

Pocos títulos me parecen tan acertados como este Madrid: frontera, donde dos sencillas palabras resumen el sentido de una novela  de lectura trabajosa (al menos al principio) y factura bastante cruda. La historia podría considerarse una distopía, aunque si nos fijamos solo en eso, la descripción se quedaría coja. Madrid: frontera es también una novela negra. Muy negra. Aquí la ciudad se ha convertido en un lugar post apocalíptico que marca la línea divisoria entre lo humano e inhumano.

Desde sus primeras páginas, este libro nos avisa de que la pérdida de identidad es la madre de todas las desgracias. Y esa máxima es la que debemos tener presente para entender la personalidad de Igi. W. Manchester, el hilo conductor de toda la historia con el que el narrador omnisciente charla de tú a tú durante la novela.

Pero no solo él perderá gradualmente su identidad, sino que la propia ciudad, atrapada en una nueva dictadura comandada por el Cubo también ha abandonado la imagen de lo que antaño fue. Ya no hay esperanza en sus calles llenas de desaliento y de comebasuras. Vuelven a nuestra mente los fantasmas de un pasado no tan lejano. Retrocede el libre pensamiento y cualquier intento de rebelión es cercenado de raíz. El autor refleja a la perfección un lugar sin futuro ligado a la tiranía de los beneficios económicos y donde no hay sitio para la cultura. No deja títere con cabeza ni miseria sin mostrar: política, sanidad, educación e incluso la Iglesia (que oculta a los Monstruos de Madrid tras sus muros) son duramente retratados.

La Naturaleza se ha vuelto un ente depredador e incluso los animales han huido de un lugar que se ha convertido en una pesadilla y donde ni tan siquiera el agua es un símbolo positivo. Imaginad. Para una vez que Madrid consigue tener mar, el autor lo describe como un escenario de tinta oscura, como la guarida de miles de sirenas cuyo objetivo es lograr convencer a cuantos les escuchen para rendirse, para no luchar. Llorente revive también aquí el antiguo mito de la fecundidad marina, pero le da una vuelta de tuerca más oscura porque este mar únicamente es capaz de dar vida a monstruos infames. Tampoco el  agua del lago se libra. Se ha convertido en el refugio de los no-abortados, de humanos con malformaciones que esperan cada día la llegada de la Dama Huesuda. No hay redención posible. El agua de lluvia tampoco  abandona  esta congoja vital pues en lugar de su tradicional función, en vez de limpiar conciencias y hechos, adormece y aliena a los ciudadanos despojándolos de toda voluntad.

Los habitantes de Madrid  aquí son los esperpentos de lo que fueron en el pasado: donde hubo ciudadanos, ahora existen comebasuras o no-gobernables, inmundicias bajo el yugo del Cubo que acalla incluso en los arcenes de la M – 30 las voces llenas de tierra de los muertos. La única salida a esta situación parece estar en los aviones que cada día parten sin destino conocido desde un aeropuerto extraño en el que nunca aterrizan aeronaves.

El poso que deja el último premio Hammett es, a partes iguales, de desasosiego e incredulidad. Quizá porque asistimos impotentes a la degradación de la conciencia del protagonista en un espacio de tiempo relativamente corto, o a lo mejor por lo exagerado de algunos pasajes. Quién sabe. O quizá sea porque la utilización de algunos lugares comunes (esas sentadas en la Plaza Kilómetro Zero o la referencia a las cacerías de elefantes por parte de cargos políticos) , guiños metaliterarios (Hemmingway, Blas de Otero, Bradbury) y cinematográficos (La cena de los idiotas, Alien, 2001 Odisea en el espacio) es tan acertada que, esa realidad que refleja el libro es, posiblemente, menos ficticia de lo que quisiéramos.

En cualquier caso, una lectura que consigue el objetivo que marca la sinopsis editorial, porque es inevitable que te sacuda y te retuerza por dentro. Un libro de contenido incómodo y arriesgado en su estructura que me parece totalmente recomendable porque gracias al arrojo de obras como esta, el género crece.

¿Te animas a leerla? Si es así me encantaría conocer tus impresiones.

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Cuando sale la reclusa de Fred Vargas

Mañana comienzan las vacaciones de Semana Santa, y ¿qué mejor compañía para estos días que una buena lectura? Como esta novela de Fred Vargas, Cuando sale la reclusa. Motivos para recomendártela no me faltan.

Hay personajes que vienen para quedarse y a los que sabes que cuando acudes, nunca defraudan. Ese es Adamsberg y su particular universo. ¿Lo conoces? Si no es así te lo recomiendo. También en esta última novela de la serie en la que el comisario ha vuelto por obligación de unas merecidas vacaciones en Islandia para resolver un crimen que, por cierto, se ventila en unas páginas.

Su vuelta pone de manifiesto su extraordinario sexto sentido para descubrir al culpable. Una especie de “sentido arácnido” que ronda esa bruma en la que parece suspendido de manera continua. Le vemos dibujar menos, en esta ocasión, y también es novedad la duración del enfrentamiento que mantiene con Danglard, aunque madame Vargas da las explicaciones oportunas y todo queda claro, aceptado y entendido en el momento adecuado. Ningún hilo argumental queda suelto aunque esta novela me haya dejado con algunas dudas sobre la verosimilitud del modus operandi criminal. También he tenido algún momento de desorientación por el  amplio abanico de sospechosos, pero todo es perdonable porque, aunque soy consciente de sus singularidades, adoro el universo Adamsberg.

Fred Vargas es única manejando ambientes tan peculiares como lo son sus personajes. Porque dime si no, en qué comisaría se ha visto un grupo en el que se codean un disléxico, un hombre de mente enciclopédica (tan culto como adorador del alcohol), una mujer cuyo armario oculta bajo llave exquisitos menú para cualquier ocasión, un ictiólogo, un hipersomniaco o un hombre de cabellera parecida a la piel de un leopardo. Imposible que pasen sin pena ni gloria por los ojos de quien los lee.

Me encanta y me sorprende una vez más la narración que la escritora ha construido alrededor de la Loxosceles rufescens o reclusa; una pequeña araña. Es venenosa pero no se considera letal y  sin embargo, en poco tiempo, tres ancianos han muerto a causa de sus  picaduras. Nada hace pensar que no sean casos puntuales y mucho menos que detrás de esas muertes se esconda una mano asesina. Nadie lo piensa excepto Adamsberg, en cuya mente los ecos del nombre ese pequeño arácnido resuenan sin que él pueda dar una respuesta lógica.

Fred Vargas es en este caso quien teje la red y Adamsberg quien baila sobre los hilos con pasos firmes al comienzo, pero conforme las circunstancias se vuelven más y más desfavorables, casi termina por dejarse vencer. Pero renunciar no es su estilo, por eso buscará el origen de ese dolor de cabeza, de esa bruma que le acompaña. Y para eso necesitará congraciarse con su grupo, porque necesita avanzar a espaldas de los mandos superiores (puesto que no existen indicios que sugieran que esas muertes no han sido accidentales). También será crucial un repaso a la historia medieval para resolver el caso. Eso, y lo que le aconseja su psicólogo de cabecera: “consultarlo con la almohada”

Una novela plagada de ingeniosos diálogos, de temas candentes (y peliagudos) tratados con la elegancia y profundidad adecuada y donde, una vez más, se pone de manifiesto el perfil  arqueozoologico e historiador de la escritora, que penetra con maestría en la psique humana.

Sinopsis editorial


El comisario Jean-Baptiste Adamsberg, tras unas merecidas vacaciones en Islandia, se interesa de inmediato a su regreso a Francia por la muerte de tres ancianos a causa de las picaduras de una Loxosceles rufescens, más conocida como la reclusa: una araña esquiva y venenosa, pero en ningún caso letal. Adamsberg, que parece ser el único intrigado por el extraño suceso, comienza a investigar a espaldas de su equipo, enredándose inadvertidamente en una delicada y compleja trama, llena de elaborados equívocos y profundas conexiones, cuyos hilos se remontan a la Edad Media. Un caso elusivo y contradictorio que se escapa a cada momento de las manos del comisario, haciéndole regresar a la casilla de salida. Solo sus intuiciones, tan preclaras como dolorosas, serán capaces de devolverle la confianza que necesita para salir ileso de la red tendida por la más perfecta tejedora..

Cuando sale la reclusa es sin duda la obra más ambiciosa de Fred Vargas, la reina indiscutible de la novela negra europea. En ella se entrecruzan con maestría todos los temas que han convertido la publicación de cada una de sus novelas en un auténtico acontecimiento literario, tanto para la crítica como para los lectores: el medievo, la arqueología, los mitos, el mundo de los animales y, por supuesto, la descripción detallada y poderosa de los oscuros laberintos del alma humana.

 

¿Qué te parece, te animas? Ah! Y por si todo lo anterior no fuera suficiente, entre sus páginas hay un jugoso cameo de Mathias, uno de los protagonistas de su serie de Los Tres evangelistas.

Lo dicho, no te la puedes perder.

Una última recomendación


Durante estos días no olvides los diez mandamientos del lector…

¡Feliz descanso!

 

Lee. Disfruta. Cuéntame.

No solo de noir…Las tormentas interiores de Gerardo Pérez

Noir


No solo de noir vive el hombre, no. También es necesario tener cierto equipaje literario (y si es posible registrarlo como ya dije aquí), para poder comparar y opinar.  Y febrero es el mes del amor, ergo…hoy traigo una lectura alejada del género negro que trata sobre este sentimiento que nos lleva a todos de cabeza.

¿Cuántas veces a lo largo de tu vida has sido consciente de que estás viviendo una existencia que no se parece en nada a lo que habías ideado para ti? ¿Cuál fue el desencadenante que consiguió abrirte los ojos ante esa situación? Y, lo que es más importante, ¿qué hiciste? ¿tomaste las riendas de tu vida?

Las tormentas interiores


Un aeropuerto, dos destinos, cuatro personas…y un evento inesperado que será el acontecimiento incitador que pondrá de manifiesto las debilidades, falsas creencias y decepciones de las vidas de cada uno de ellos.

Gerardo Pérez, diestro en tratar el amor en diferentes vertientes en todas sus novelas como El peso del tiempo, El amor y otras vías de escape y La sonrisa Duchenne, ahonda ahora con Las tormentas interiores en los condicionantes tras los que, consciente o inconscientemente nos parapetamos día a día. Mediante cuarenta capítulos breves en los que intercala el punto de vista de cada uno de los personajes en primera persona y el del narrador omnisciente en tercera, el escritor nos lleva de la mano por el proceso de cambio personal que experimenta cada uno de ellos y que, inevitablemente, pasa por el amor.

Victoria huye de una existencia preestablecida y encorsetada que no la hace feliz. Necesita sentir que lo que vive y lo que hace le emociona, le llena. Quiere evitar a toda costa una relación como la de sus padres en la que la inercia abandera cada día que pasa. Es consciente de que tiene que romper con todo. Tiene miedo pero es valiente, decidida y le acompaña su juventud. Por eso ha tomado una decisión. Se marcha a Roma para empezar una nueva vida.

Alberto también ha tomado un pasaje a Roma. Pero él por motivos de trabajo. Es un joven ejecutivo que posee una situación económica desahogada aunque como contrapartida no tiene vida personal. Está tan inmerso en la vorágine diaria que, a pesar de ser consciente de que algo no funciona bien en su vida, apenas tiene tiempo para profundizar en ello hasta que las señales del destino son más visibles y se materializan frente a él en forma de un vuelo cancelado y de una completa desconocida.

Ana tiene que viajar a Londres para la boda de su hermana. Es ama de casa y ha renunciado a tanto por su familia que ni siquiera tiene valor para poner en tela de juicio las convenciones sociales. Engaña a sus tormentas interiores centrándose en sus hijos y sus recuerdos. Como tantas otras mujeres, ha arrinconado sus sueños en favor de una vida familiar tópica y para ello ha tenido que pagar un alto coste personal. Sus intereses e inquietudes han pasado a un último plano mientras ella continúa abrazando un matrimonio acabado como un acontecimiento natural al que ni se plantea poner fin.

Londres es también el destino de Devlin, un productor musical cuarentón que trata de vivir lejos de los dictados impuestos por la sociedad aunque eso le suponga cierta soledad. Pasa sus días preparando grupos, actuaciones  e inmerso en el backstage de la industria musical. Ha entrado en una dinámica de apatía emocional de la que el encuentro con Ana puede hacerle salir si así lo decide.

Un malentendido que hace que dos desconocidos compartan habitación, un gesto galante, varias horas vacías de espera en la terminal, un amago de atraco…todas ellas son las circunstancias que rodearán a la ciclogénesis explosiva responsable de la cancelación de los vuelos IB3236 y BA8754 con destino a Roma y Londres.

Frente a Victoria, Alberto, Ana , Devlin y los cambios personales motivados por sus decisiones, surge un quinto personaje apenas visible durante unas páginas quien será el único en el que Gerardo Pérez refleje las consecuencias de dejar pasar de largo la oportunidad de cambiar su futuro. ¿Será casualidad que este personaje tenga un cargo político? Quién sabe.

Como dato curioso de esta novela, te diré que en  el último capítulo, el narrador traslada el punto de vista a la primera persona y te da su personal visión de los motivos por los que la vida de estos cuatro personajes  se han cruzado. ¿Casualidad, destino? En cualquier caso un punto de inflexión ante el que todos van a reaccionar.

Sinopsis editorial


Cuatro personas, desconocidas entre sí y provenientes de distintos puntos del país, coinciden por casualidad una tarde en el aeropuerto de Madrid. Dos, sin saberlo, comparten el mismo vuelo a Londres. Él, para participar en la grabación de un disco. Ella, para asistir a la boda de una hermana. Las otras dos personas también deben viajar en el mismo avión, en este caso con destino a Roma. El primero, para acudir a una reunión de negocios. La segunda, decidida a cambiar de aires para dar un giro radical a su vida. Pero, a causa de una repentina tormenta, ambos vuelos han de ser cancelados, por lo que algunos pasajeros tendrán que pasar la noche en la propia terminal y otros en hoteles. Durante esas horas de angustiosa espera, previas a reemprender sus respectivos viajes, tendrán la oportunidad de conocerse. Y, desde ese momento, sus vidas cambiarán para siempre.

En resumen


En Las tormentas interiores encontrarás una lectura sencilla con  múltiples referencias al cine y a la música, —según acostumbra el autor—combinado con  algunos momentos de humor y también un ramillete muy interesante de frases que te harán reflexionar.

Y tú, ¿te has enfrentado en alguna ocasión al miedo, la inercia, el dolor o la inseguridad ante un cambio prometedor en tu vida? Si quieres contármelo, los comentarios son para ti. Soy toda oídos.

Lee. Disfruta. Cuéntame.