Reseña: Karroña de Gonzalo Palacios Goikolea

RIESGO


Tratar de innovar en los cánones comerciales asentados es un riesgo. Grande. Y Gonzalo Palacios Goikolea está dispuesto a ello. Por eso es de agradecer, aunque la lectura resulte algo chocante. En el caso de Karroña, se trata de su estructura; la novela tiene dos partes muy diferenciadas. La primera en la que el narrador es Pedro (en primera persona), y la segunda en la que la narración corre a cargo de una tercera. Para mi gusto, esta segunda parte de la novela está más redonda y me ha llegado mucho más su estilo, personajes y forma narrativa. Pero esta es solo mi opinión. Para saberlo deberías catarla.

Continue reading

Se te nota en la mirada o cómo detectar una mentira.

Te contaba por aquí que este documental me sacudió por dentro. Cuando lo vi me resonó por varios motivos. Entre otros, por un giro inesperado en el juicio que dejó en cueros a la acusación. A partir de ese momento, los interrogatorios del documental tomaron otra dimensión para mí. Una de las cosas que más me interesa y por las que pierdo horas y horas en libros y el agujero negro de la red es la investigación psicológica sobre el comportamiento humano. En concreto el comportamiento que se sale de la norma. Y en este caso la cabeza me dio vuelta. ¿Por qué? Porque estaba claro que el testigo mentía. Era tan, pero tan evidente que daba vergüenza y hasta rabia. Ah, las mentiras.

Entonces mis engranajes se pusieron a funcionar, ¿y si la mentira no hubiese sido tan evidente? ¿Y si el testigo hubiera sido un fuera de serie en armar mentiras? Bueno, el tribunal siempre podía haberse apoyado en sistemas como el polígrafo o en algún experto en comportamiento no verbal, aunque aquí no se lleve demasiado este tipo de disciplina en los juicios.

Si, ya sé que leer el comportamiento no verbal no es una ciencia exacta, pero por un minuto haz memoria y dime ¿cuántas veces ese sexto sentido te ha salvado de situaciones complicadas? ¿Por qué? ¿A qué se debe? ¿Deberíamos hacerle más caso? ¿Por qué hay personas que parecen tenerlo más desarrollado que otras, son especiales? Continue reading

Reseña: Justo de Carlos Bassas del Rey

Nostalgia


Cualquier tiempo pasado fue mejor, dicen. También porque lo barniza una pátina de brillo que lo hace especial, tierno y en la mayor parte de las ocasiones, mejor de lo que realmente fue. Pero en Justo esta nostalgia está teñida de rabia por un pasado que se ha perdido y un futuro que no ha podido ser.

ARGUMENTO


Justo es un anciano, pero no por ello es el hombre calmado e inocente que se espera de una persona de la tercera edad. Él es uno de los 36 Lamed Vav Tzadizim, uno de los 36 justos que protegen el mundo. Si tan solo uno de ellos faltara, decía su madre, Dios nos libre, Dios no lo quiera, Dios nos proteja, el mundo se iría a tomar por el culo de inmediato.
Así que Justo se toma su trabajo con toda la seriedad que supone su destino. Vive en Barcelona, pasea, pasa el tiempo con sus amigos, en el bar de Damián, con los encuentros con Remedios de quien ni siquiera él sabe que está enamorado, pero a la vez reparte justicia. Hace años que aceptó a su sombra, y su por qué en el mundo.
Para quien se cruza con él no es más que un anciano gruñón, como tantos otros, que ve en el cambio y la evolución de la ciudad y de los negocios un mal para la sociedad antes que el progreso al que hace referencia la aborregada turba social. No escatima en críticas hacia los nuevos negocios gastronómicos, hacia las barberías y mucho más descarnada hacia la gente que se excusa y agacha la cabeza ante las injusticias. Por eso es necesaria su labor.
“El mundo está infestado de tibios que observan la alambrada y creen que las púas son capullos por florecer”
Pero cuando decide acabar con el Milongas, su identidad oculta se tambalea, su vida cambia y su círculo cercano comienza a estar en peligro. ¿Por qué Justo ha decidido matar al Milongas y poner en peligro a su edad todo cuanto le rodea?

IMPRESIONES


Conocí a Carlos Bassas del Rey cuando aún era Comisario de la Pamplona Negra y me decidí a leer Aki y el misterio de los cerezos una novela más convencional a nivel narrativo.  Continúe con Mal trago que en la que ya su estilo peculiar empezaba a despuntar y que me dejó una sensación muy interesante para mí. Una especie de incomodidad tremenda por la historia en sí y ese final ¡ah, qué final!
Y esta última la tenía enlistada en la Infinita antes de que llegase a ser premio Hammett aunque su lectura ha llegado después.
La verdad es que no me extraña el premio, porque está más que merecido y sigue la línea de las últimas novelas premiadas que  se han basado en historias un poco diferentes a nivel estilístico. Y valorar este aspecto, tiene su motivo porque, como se suele decir, ya está todo contado y dicho así que la originalidad ahora viene por la forma de contar la historia, más que por el argumento en sí (que también tiene importancia, ojo).
En el caso de Justo la narrativa es muy cuidada, está muy escogida. El conteo de palabras hace honor a su título y, lo llamativo, es que aunque el formato base de su estilo sea la frase (una línea, una frase) y no el párrafo, eso no acelera el ritmo de la lectura. Es más bien al contrario, precisamente por eso, porque no son frases cortas seguidas sino que son frases cortas en cada línea dan, en mi opinión, un tono más reflexivo. Tiendes más a pensar qué significa cada frase o imprime mayor impresión en tu cerebro cuando las estás leyendo, quizá. Tampoco los capítulos no son especialmente largos ni las descripciones, pero son certeras.
Las acciones y los pensamientos del protagonista cobran tanta importancia como el ambiente y el escenario. Esa Barcelona a la que Justo echa de menos, y sospecho que Carlos también porque describe a la ciudad con la dulzura y pena que dan la distancia y los años. Esa nostalgia a la que hacía referencia al principio de la reseña es un reflejo ficcionado del autor en el personaje al igual que el amor por los libros y por el cine que tiene Justo.
Y es que al personaje es imposible no cogerle cariño. Es una delicia a pesar de ser un justiciero (o quizá también por eso). Me enternecen sus dudas, me divierten sus reflexiones y críticas agudas. Algo tiene que ver también ese narrador en primera persona que se dirige al lector en varias ocasiones a lo largo de la novela y rompe la distancia (si es que la hubiera) entre la página y la mente del lector.
En cuanto a las críticas sociales, quizá es que me estoy haciendo mayor, pero coincido con Justo en muchas cosas. Subrayo ese desprecio al postureo actual, y abogo por esa necesidad de volver a lo auténtico, a lo de verdad. A dejar de ser socialmente aceptables y correctos y a llamar a las cosas por su nombre.
” Para hacer justicia es necesario ser implacable y los buenos son débiles, pusilánimes incapaces de hacer lo que hay que hacer. No es ser bueno, es ser justo.”

TE GUSTARA SI


  • Estás abierto a nuevos estilos narrativos.
  • Adoras a la tercera edad.
  • Has sentido añoranza de un lugar alguna vez.

¡Feliz lectura!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

Cómo hacer de tu lectura una experiencia extrasensorial

 

No te asustes que no me ha dado por lo sobrenatural (todavía). Solo quiero compartir contigo un sencillo sistema para elevar una lectura de un acto básico —ojos y papel—  a un momento especial , una experiencia extrasensorial.

Leer un libro significa poner todos tus sentidos entre sus páginas, bien sea de forma física o imaginaria. Todas nuestras lecturas están repletas de sensaciones visuales, táctiles, olfativas, gustativas (las menos) y auditivas. Tocamos los ejemplares, imaginamos la historia, escuchamos en nuestra mente la voz del protagonista, aspiramos los olores descritos… Cuando entras de lleno en una historia te dejas llevar por estas sensaciones.

¿Existe alguien inmune al olor de las páginas impresas de un libro? He encontrado hasta velas con ese olor…

 

Todas ellas, bien utilizadas, pueden potenciar tu lectura para convertir que sea algo más que pasar páginas e imaginar una historia. Hoy quiero hablarte de la dimensión auditiva, en concreto de la música que, junto con la literatura, siempre ha estado presente en mi vida.

Continue reading

10 pasos para encontrar la novela criminal perfecta para ti.

 

Dicen que los lectores (especialmente los de novela criminal) gozan de muy buena salud porque saben cómo manejar el estrés mejor que las personas que no leen y mantienen hábitos psicológicos saludables. En general, es cierto pero no deja de ser verdad que quienes leemos bastante, también sufrimos de algunas enfermedades curiosas. Tenemos empacho de género, resaca literaria e indecisión por  infoxificación y/o desorientación.

¿Te resulta familiar? A mi me pasa a menudo. Por ejemplo, cuando termino una lectura que me ha tenido totalmente absorbida surge la resaca literaria y como consecuencia me quedo abatida.  Es decir, que sigo viviendo en el mundo del libro que acabo de terminar y todavía no sé qué lectura voy a elegir, porque esta ha dejado el listón muy, muy alto. Otras veces, en cambio, he pasado un tiempo sin leer y me encuentro que no sé qué elegir a pesar de tener claro el género que me gusta. Indecisión. Miro estanterías de librerías, blogs de referencia y la red, pero aún con eso, no me decido.

También he tenido épocas en las que estaba tan saturada que no sabía hacia dónde ir. Como si me encontrase en un cruce de caminos y no supiera qué dirección tomar. Seguro que alguna de estas situaciones (si no todas) te resultan más o menos cercanas ¿verdad?

Bien. Pues hoy en diez breves pasos voy a intentar ayudarte en esos momentos de duda o de indecisión de los que ningún lector se libra. Para que disfrutes al cien por cien de tu próxima lectura. Vamos a ello. Lo haremos al estilo noir, con un interrogatorio. Es sencillo, verás.

Continue reading