Luna Roja en el Hotel Allegrucci (III)

 

En este caso, el desencadenante han sido la luna roja, el fenómeno astronómico del verano, unas vacaciones en Italia y un Hotel, el Allegrucci. La luna roja o luna de sangre, fue el primero de los elementos por la carga supersticiosa que conlleva el anómalo acontecimiento. Hablé con varias personas de mi alrededor comentándoles que iba a ir a verla y en varias ocasiones he recibido respuestas parecidas que me han sorprendido. Dicen que es un suceso de mal fario, que esconde malos presagios, y claro, esa es una espuela incuestionable para una historia noir. ¿Verdad? Así que desde ahí mi mente calenturienta ha empezado a gestar un incidente desfavorable para alguien que estuviera viendo el fenómeno.

Continue reading

Luces, cámara, acción. Un audioverano noir solo para ti (II)

Vamos con el segundo audiorelato del verano. En esta ocasión, te he preparado una historia relacionada con el mundo televisivo y la gastronomía.

Roberto es un afamado chef, ganador del último concurso gastronómico de la televisión. Ese que catapulta a la fama tanto a los finalistas como al ganador y que les abre un camino mediático si saben estar a la altura. De hecho, a él le ha surgido la oportunidad de confeccionar y presentar los platos de la última gala del año, el programa de Nochevieja, que este año mostrará la cena de los famosos que retransmitirán las campanadas.

Pero cuando va camino de los estudios de televisión, Roberto se da cuenta de que se ha dejado su manta portacuchillos en casa, por lo que debe volver a por ella. No espera que lo que encuentre allí cambiará el rumbo de su vida.

Continue reading

El género negro y las series TSNR

Sigo con el repaso a las series que acompañan al género negro. En esta ocasión, el estilo TSNR. Una apuesta segura. El tipo de series de Tensión Sexual No Resuelta  siempre lo han sido. Y si además el argumento se adereza con algún tipo de condimento criminal (resolución de crímenes, misterios, historias de detectives), el éxito está prácticamente asegurado (a no ser que la serie sea un auténtico bodrio o los personajes absolutamente inverosímiles y se dediquen a cantar “Amo a Laura” ad infinitum).

Probablemente haya muchos ejemplos, pero en mi memoria han quedado dos series de la época de los ochenta y otras dos más actuales. En los cuatro telefilmes se cumplen los parámetros que comentaba en el párrafo anterior: la pareja de protagonistas que siente una atracción mutua brutal (pero que, por cosas y causas diversas no pueden disfrutar de un momentazo erótico – festivo) y el componente criminal.

Continue reading

El género negro: las series cozy

Durante un tiempo he estado viviendo de espaldas a una parte muy importante del género negro. Las series. Sin embargo, la vida, que es bastante lista (y puñetera, por qué no decirlo) me ha encarrilado de nuevo y en las tres semanas que he estado en casa con las cervicales descacharradas, y en las que no he podido leer apenas, he hecho las paces (solo un poco) con la caja tonta, mi enemiga por excelencia. He empezado a ponerme al día con algunas series.

He disfrutado bastante, no lo voy a negar. Y me he dado cuenta además (sí, lo sé, no soy ninguna lumbrera) de que aunque nada ha cambiado bajo el sol, gracias a algunas plataformas sí que se ha diversificado el panorama negrocriminal y existen tantos tipos de series como subgéneros negros. O casi.

Hoy, para empezar, y como estoy un pelín rememeber when, haré un repaso de las series de ayer, hoy y siempre que pueden gustarte si lo tuyo es el cozy, o el subgénero más amable del panorama criminal, como te comenté por aquí.

Continue reading

Equipo de investigación: Queen y la novela negra

 

Hace unos meses, hablando de los tópicos de la novela negra, traté de manera general el tema de los equipos de investigación y Ana Bolox me pidió que desarrollase un poco el concepto. De ahí la entrada de hoy.

Y para ello no se me ha ocurrido mejor forma de hacerlo que con Queen. ¿Por qué? Porque un grupo de éxito arrollador como ellos se sostiene  —al igual que las brigadas de investigación perfectas donde cada uno de los personajes está especializado en un área concreta—  en cuatro pilares fundamentales que corresponden a los personajes y líneas de investigación emblemáticos dentro de la novela.

No es una casualidad que el número de estos equipos sea cuatro. Cada personaje generalmente, lleva una línea argumental en la investigación y también una línea personal que profundiza en sus circunstancias más o menos íntimas para darle mayor profundidad y empaque a la historia.

El desarrollo de más líneas haría muy complicada la novela tanto para el lector como para el autor, por lo que esta es la cantidad más adecuada para elaborar una trama manejable y desarrollar un número de personajes aceptable que no sature al lector.

Por otra parte, si bien es cierto que no todos los grupos de investigación contienen a la vez estos cuatro arquetipos, lo más común es que al menos dos de ellos surjan juntos en la mayoría de policiales. Así que…vamos con Queen: ¡música maestro!

Continue reading