El genero negro y las series: Agatha contra el coronavirus

Tenía pensado otro post para hoy, pero en vista del asunto de la reclusión obligatoria por el coronavirus, creo que este artículo puede ser de más utilidad por si te apetece pasar un buen rato viendo algunas series adaptadas de la Dama del Crimen (bueno, y estos también). Espero que te resulten interesantes y que pases un buen arresto domiciliario (dentro de lo posible). 

Continue reading

El género negro y las series: bandas sonoras

Vuelvo a las series, esta vez por sus bandas sonoras. Al igual que una buena película de cine puede llegar a ser inolvidable si la acompaña una banda sonora excepcional como ya te conté por aquí, también las series de televisión llegan más al respetable cuanto más arropadas estén por una soundtrack que impacte de algún modo en los espectadores y les haga vivir una experiencia sensorial más completa al ver cada capítulo. Por eso últimamente este es un punto que se cuida y mima más a la hora de realizar una serie que pretenda ser de gran calado, solo hay que pensar en Juego de Tronos; ¿eres capaz de ver el comienzo sin tararear su melodía? Yo no.

La música guarda una estrecha relación con nuestras emociones, eso está claro, y parece que ahora para los productores es un elemento más a tener en cuenta con el fin de que el visionado de la serie resulte significativo. Bien porque despierta recuerdos, o porque esa melodía se te mete en el cerebro de forma machacona, o porque despierta en ti sentimientos positivos, incluir canciones conocidas o inspiradoras se ha vuelto una tendencia común.

En este primer artículo sobre las bandas sonoras de las series, te traigo cuatro telefilms cuyas soundtracks han resonado de algún modo en mí, y espero que también lo hagan en ti.

La Casa de Papel


¿Quién no conoce ya esta serie? ¿Tú? Pues te recomiendo que la veas porque es de lo mejorcito en factura patria que he visto últimamente. Y además viene regada con una de las bandas sonoras más “escuchables” y simbólicas de los últimos tiempos.

El detonante de la serie es un atraco a la fábrica de Moneda y Timbre por ocho personas cuyo uniforme es un mono rojo y una careta de Dalí. Todos ellos están liderados por un misterioso líder, El Profesor. El objetivo de estos atracadores es imprimir dentro de la propia Fábrica 2400 millones de euros en once días en los que deben lidiar con los rehenes y los intentos de la policía por desbaratar sus planes.

Este es la sinopsis de la primera temporada, aunque si te gusta (y creo que lo hará) tienes otras dos más ya estrenadas y una más que parece que llegará a nuestras pantallas el próximo enero.

En cuanto a la banda sonora, Bella Ciao es la canción más representativa que abandera la serie y es una de las que oía en boca de mi abuela allá por… Vaya, hace mucho, mucho tiempo. 😉. Como ves, ya era famosa tiempo atrás, pero con la serie esta canción ha retomado fuerza y va cargada de simbolismo en favor de la libertad.

Fargo


Reconozco que con esta serie he tenido mis más y mis menos. Probablemente porque no he visto (aún) la oscarizada película que le da nombre. Sin embargo, una vez que conseguí entrar en su universo, disfruté mucho de sus tres temporadas. Cada una de ellas tiene una historia diferente, pero todas se mueven en un marco común que es Minessota, en la estación más fría del año y también las marcan los estallidos de violencia que me recuerdan de algún modo al Tarantino más popular. Están llenas de pinceladas de humor negro y estoy segura de que no te dejarán indiferente.

La primera temporada es, a mi modo de ver, la mejor. En ella se entrecruzan varios hilos argumentales al igual que las circunstancias menos favorables y sorprendentes arrasan en la apacible vida de Lester, el protagonista, que trata de salir adelante a pesar de haberse convertido en cierto modo en la persona favorita de un mercenario asesino interpretado maravillosamente por Billy Bob Thornton.

La banda sonora que comparto contigo a continuación me gusta por su factura retro, así que, si tienes un poco de nostalgia de los shurups shubby du, te encantará.

Principal Sospechoso 1973


Ya te hablé de esta serie aquí, pero te refresco un poquito de qué va. Se trata de la precuela de Principal sospechoso en la que una joven detective (Jane Tenninson) ingresa en la comisaría de Hackney en 1973. Allí le dan su primer caso, resolver el asesinato de una joven prostituta.

Sus seis capítulos la hacen ideal para disfrutar si tienes poco rato para dedicarlo a ver series, aunque debes tener en cuenta que el tempo es lento, no se trata de un thriller ni mucho menos.

Dentro de su banda sonora puedes encontrar a Joe Cocker, Bob Marley, Pink Floid y la popular Tubular Bells de Mike Oldfield que asocio a momentos y personas muy importantes para mí.

Harrow


¿Cómo es posible a día de hoy rellenar una lista de series sin que salga un forense en ella? Efectivamente, no es posible. Comencé a verla porque describían al protagonista como una especie de House pero en terreno criminal. En mi opinión ni se le acerca, pero su banda sonora es de lo más entretenida y me ha descubierto canciones y grupos que yo desconocía.

Se compone de dos temporadas con capítulos autoconclusivos en lo que se refiere a los casos y parece que en 2020 llegará la tercera. No es una serie en la que vayas a descubrir grandes maravillas científicas (para eso ya estuvo en primer lugar CSI) pero sí que resulta entretenida y trenza bien los casos profesionales con el hilo argumental de la vida del forense.

 

Y hasta aquí la primera entrega de las soundtracks de series. ¿A ti te llaman la atención las bandas sonoras de las teleseries que ves? Me encantaría conocer tu opinión y si te ha gustado el artículo me haría muy feliz que lo compartieras.


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

 

El genero negro y las series: adaptaciones literarias I

Ahora ya no solo buscamos series procedimentales o de resolución de crímenes sencillas, como antaño, sino que nos interesan historias que nos entretengan más allá de un simple capítulo, que mantengan  la intriga, el suspense, que tengan una subtrama consistente… Vaya, que lo que pedimos es alargar las emociones (que antes disfrutábamos en una sesión cinematográfica) en pequeñas píldoras semanales y de una forma mucho más cómoda, en el sillón de casa. Un lugar adecuado para las adaptaciones literarias de género negro.

Por eso las novelas hoy día son un filón para los guionistas y cadenas de televisión donde el ritmo vertiginoso al que se consumen las series demandan cantidad y variación dentro del entorno negrocriminal. Y una vez más, la literatura es la solución. Muchas de las series que llenan el panorama televisivo están basadas en novelas negrocriminales. Hoy te traigo tres, pero habrá más, lo prometo. Continue reading

¿Volveré a escribir novela negra?

Este verano la desconexión digital de redes ha sido, además de necesaria, productiva. Incluso he llegado a pensar en si volveré a escribir novela negra. ¿Los motivos? Verás, el tiempo me ha cundido algo más y también lo he dedicado a refitolear algunas cosas a las que, hasta el momento, no había prestado demasiada atención. Ya sabes que me encantan las series y los true crime, de los que te hablé aquí y aquí. Pero ahora he descubierto los documentales (no, los de la 2 no, las series documentales). El primero que vimos fue ” Muerte en León”, que relata los hechos del asesinato de la presidenta de León, creo que con gran acierto.

Continue reading

Ojo, mentirosos virtuales: llega el polígrafo online.

¿Qué es eso del polígrafo online? ¿Cómo es posible identificar a un mentiroso virtual? Bien. Empecemos por el principio. Que levante la mano quien no sabe aún de la existencia del artilugio señalado como la máquina de la verdad. Por si no lo conoces (creo que solo es posible si has estado viviendo en Plutón) es un aparato que registra las respuestas físicas (latidos del corazón, cadencia respiratoria) de una persona cuando responde a una serie de preguntas.

Aunque su fama es relativamente corta, no es un invento de hace dos días. Data de 1938 y lo creó Leonard Keeler. Pero, aunque este dato no sea muy popular, hay que reconocer que el aparato sí lo es; incluso ha pasado a ser una referencia para descubrir las mentirijillas de los VIPS (léase con ironía. Creo que todavía existe algún programa en el que el polígrafo tiene su propia sección). Continue reading