El genero negro y las series: adaptaciones literarias I

Ahora ya no solo buscamos series procedimentales o de resolución de crímenes sencillas, como antaño, sino que nos interesan historias que nos entretengan más allá de un simple capítulo, que mantengan  la intriga, el suspense, que tengan una subtrama consistente… Vaya, que lo que pedimos es alargar las emociones (que antes disfrutábamos en una sesión cinematográfica) en pequeñas píldoras semanales y de una forma mucho más cómoda, en el sillón de casa. Un lugar adecuado para las adaptaciones literarias de género negro.

Por eso las novelas hoy día son un filón para los guionistas y cadenas de televisión donde el ritmo vertiginoso al que se consumen las series demandan cantidad y variación dentro del entorno negrocriminal. Y una vez más, la literatura es la solución. Muchas de las series que llenan el panorama televisivo están basadas en novelas negrocriminales. Hoy te traigo tres, pero habrá más, lo prometo. Continue reading

¿Volveré a escribir novela negra?

Este verano la desconexión digital de redes ha sido, además de necesaria, productiva. Incluso he llegado a pensar en si volveré a escribir novela negra. ¿Los motivos? Verás, el tiempo me ha cundido algo más y también lo he dedicado a refitolear algunas cosas a las que, hasta el momento, no había prestado demasiada atención. Ya sabes que me encantan las series y los true crime, de los que te hablé aquí y aquí. Pero ahora he descubierto los documentales (no, los de la 2 no, las series documentales). El primero que vimos fue ” Muerte en León”, que relata los hechos del asesinato de la presidenta de León, creo que con gran acierto.

Continue reading

Ojo, mentirosos virtuales: llega el polígrafo online.

¿Qué es eso del polígrafo online? ¿Cómo es posible identificar a un mentiroso virtual? Bien. Empecemos por el principio. Que levante la mano quien no sabe aún de la existencia del artilugio señalado como la máquina de la verdad. Por si no lo conoces (creo que solo es posible si has estado viviendo en Plutón) es un aparato que registra las respuestas físicas (latidos del corazón, cadencia respiratoria) de una persona cuando responde a una serie de preguntas.

Aunque su fama es relativamente corta, no es un invento de hace dos días. Data de 1938 y lo creó Leonard Keeler. Pero, aunque este dato no sea muy popular, hay que reconocer que el aparato sí lo es; incluso ha pasado a ser una referencia para descubrir las mentirijillas de los VIPS (léase con ironía. Creo que todavía existe algún programa en el que el polígrafo tiene su propia sección). Continue reading

A la tercera va la vencida: True crime

Me llaman la atención los true crime, no o voy a negar. Casos reales en los que las reglas o la casualidad hacen que se resuelvan los crímenes con mayor o menor celeridad y acierto. Esos en los que la realidad supera con creces cualquier invención del cerebro más retorcido y privilegiado de la literatura (si, acertaste, en este momento estoy pensando en S. King).

Si en la pasada entrega de la escena del crimen te hablé de un caso en el que las pruebas de ADN volvieron locos a los investigadores, hoy te traigo un caso que a punto estuvo de quedar impune debido a que, al otro lado del charco, no es posible juzgar dos veces a una persona por el mismo delito. Veinticinco años de espera para que la justicia se cumpliera. Casi nada.

Pero no te adelanto más. Entremos en faena. Continue reading