A la tercera va la vencida: True crime

Me llaman la atención los true crime, no o voy a negar. Casos reales en los que las reglas o la casualidad hacen que se resuelvan los crímenes con mayor o menor celeridad y acierto. Esos en los que la realidad supera con creces cualquier invención del cerebro más retorcido y privilegiado de la literatura (si, acertaste, en este momento estoy pensando en S. King).

Si en la pasada entrega de la escena del crimen te hablé de un caso en el que las pruebas de ADN volvieron locos a los investigadores, hoy te traigo un caso que a punto estuvo de quedar impune debido a que, al otro lado del charco, no es posible juzgar dos veces a una persona por el mismo delito. Veinticinco años de espera para que la justicia se cumpliera. Casi nada.

Pero no te adelanto más. Entremos en faena. Continue reading

El género negro y las series: policiales femeninos.

Allá por junio comenzamos a hablar de las series relacionadas con el género negro. La primera entrega fue sobre la TSNR (tensión sexual no resuelta), y ahora le toca el turno a los policiales.
Dentro de la parrilla televisiva existe un amplio abanico de series policiales, pero si nos centramos en que la protagonista sea femenina, la cosa se reduce bastante. Y hoy te traigo tres mujeres y tres series que para mí son imprescindibles.

Continue reading

La cuenta atrás de Calcetines (VII)

Las comunidades de propietarios también son un lugar muy interesante para encontrar ocultos motivos criminales entre sus habitantes.
Más allá del punto humorístico de La que se avecina por ejemplo, la película La Comunidad de Álex de la Iglesia refleja también las rencillas y pactos para conseguir cualquier objetivo que los vecinos consideren medianamente interesante.
No es ninguna novedad decir que en todas las comunidades de vecinos hay malos rollos y personajes imprescindibles como los mirilleros, los cizañeros, los malos pagadores… En todas ellas hay inquilinos que guardan secretos sorprendentes que solo se saben cuándo de manera inesperada salen a la luz. De ahí la típica “nunca me lo hubiera imaginado, parecía una persona tan normal…” Frase famosa y repetida hasta la saciedad por los vecinos cuando los periodistas les preguntan acerca del evento (generalmente criminal) que ha protagonizado uno de los vecinos del bloque.
 Por eso creí que sería interesante crear un personaje que descubriera al lector los secretos de todos los habitantes de un edificio. Debía ser alguien que pudiera pasar desapercibido y que pudiese entrar y salir de los pisos con total libertad.

Continue reading

Es caprichoso, se transforma y tiene fecha de caducidad (VI)

Hace unos días tuvimos una interesante discusión en el trabajo. El último cajón del mueble dispensador de la Nespresso tenía las cápsulas de leche caducadas. O fuera del consumo preferente.

El asunto cambiaba dependiendo de quién defendiera el tema. Los del “caducado” mantenían que había que retirar las cápsulas ipso-facto, no fuera que alguien terminase con una descomposición brutal mientras que los del “consumo preferente” optaban por una visión más relajada del hecho. Si es consumo preferente, decían,  significa que el alimento pierde algunas cualidades pero no que su consumo sea nocivo para la salud.

En estas estábamos cuando vi a una pareja sentada en el sofá de la salita de espera. Asumí que eran pareja por la cercanía entre sus cuerpos, pero por nada más. Cada uno de ellos permanecía absorto a la pantalla de su teléfono móvil. Entonces especulé acerca del amor y su fecha de caducidad o su consumo preferente.

Continue reading