5 Regalos de Noirvidad Pandemia Style

Ya estamos en puertas de la Noirvidad y, como no podía ser de otra manera, este 2020 nos la trae con un estilo propio que he dado en llamar el Pandemia Style. Si quieres ser original y tienes un regalo que hacer para alguien enamorado del género negro, te doy unas pistas. Tenía preparada una lista más larga para estas fechas, pero debido al bicho, el tema queda así. Espero que te gusten.

 

Películas o ciclos de cine, series o teatro negrocriminales.


De momento, las salas de cine continúan abiertas y es probable que en estos días haya algún estreno interesante. Si no te apetece salir de casa, también puedes organizar una maratón de series negrocriminales, porque el abanico es muy amplio. Si este último es tu caso, cúrrate un poquito el regalo. Prepara un kit de cine  o una a matriz de tickets que incluyan el visionado, la compañía inestimable (tú, por supuesto), un cubilete de palomitas, una bolsa de gominolas… Y a triunfar.

Merchandising.


Si sabes que la persona a quien quieres hacerle un regalo es fan de algún tema negrocriminal, investiga un poco, puede que encuentres pequeños (o grandes) regalos dentro del merchandising del género. Camisetas, tazas, fundas para ebook, para móvil…

Gastronoir


Si eres de los afortunados que no sufre ningún tipo de confinamiento, esta idea te será de utilidad. La propuesta es que disfrutéis de una escapada con contenido gastronoir. Sí, es cierto que tendrás que investigar un poquito alrededor del tema (si es que no lo conoces) pero es fácil que puedas encontrar viandas noir que puedas relacionar con el lugar de escapada. Como ejemplo, te doy un par de pistas: una escapada a Elizondo para degustar el txantxigorri (Trilogía del Baztán) o una visita a Valladolid para tomar una buena Hendricks en el Zero (Trilogía de César Pérez Gellida). Lo bueno de este regalo es que también tiene versión pandemia, es decir, lo puedes “arreglar” para hacerlo en casa. Como te decía antes, lo importante es currárselo un poquito. Prepara unas cartas de menú noir y ambienta un poco el lugar. Éxito asegurado.

Escapada noir.


En la línea del regalo anterior, te sugiero un recorrido noir relacionado con alguna novela de género negro en tu comunidad (si estás confinado) o en alguna otra si tienes la suerte de poder moverte. Para ello te recomiendo que le eches un vistazo a este post de Alex Moreno. Seguro que te resulta muy útil. Lo suyo sería que leyeras la novela y te preparases para visitar al menos un par de sitios en los que transcurre la trama. Si la persona a la que le regalas la escapada no se ha leído el libro, alucinará contigo. Si se lo ha leído, también (verá que te interesas por sus hobbies). Y además, disfrutarás de unos días de vacaciones. Un win – win en toda regla.

 

Juegos de mesa negrocriminales.


Si en tu caso, no puedes salir de casa, no te preocupes, también existen opciones como preparar algún regalito para disfrutar entre cuatro paredes. Más allá del Cluedo, hay un amplio abanico de juegos si lo tuyo es el género delictivo. Puedes ver varias sugerencias aquí, aquí y aquí. Además de los juegos físicos de sobremesa, también tienes disponibles los escape room virtuales que se han puesto tan de moda desde marzo. Una vez más, te animo a que prepares el regalo con un poco de empaque. Un kit de juegos de mesa negrocriminal que incluya libreta y bolígrafo noir customizados por ti por ejemplo… Seguro que se te ocurren un montón de ideas que hacen de tu regalo algo inolvidable.

 

Estas son las cinco propuestas que te sugiero para que esta Noirvidad tan atípica y extraña resulte algo más amable. ¿Qué te parecen? ¿Se te ocurre alguna más? Me encantaría que me las contases y si te parece que es un artículo interesante, te agradecería que lo compartieses.

Mientras tanto, como siempre, te emplazo al próximo Bullet Inn, malincuente, y ¡Feliz Noirvidad!

Nuestro lugar de encuentro clandestino y negrocriminal


 

Suscríbete

We respect your privacy.

A preguntas necias oidos sordos. El interrogatorio negrocriminal

Domingo cinco de la tarde. Momento de la merienda. Voy a abrir el tarro de nocilla pero algo llama mi atención. Hay rastros sospechosos en la encimera y en el propio recipiente. Tengo una corazonada (inducida por los hechos, claro está) y tomo una decisión, llamo al artista que acude rápidamente a la cocina. Voy a utilizar mi propia técnica de interrogatorio negrocriminal

—Cariño, es la hora de la merienda, ¿qué te apetece?

—Chocolate.

—Ya veo—contesto aguantando la risa—, hace mucho que no comes chocolate, ¿no?

El peque asiente serio con un cabeceo.

—Entonces, igual te pongo nocilla—le digo con toda la intención—. Pero, ¡anda! ¡Si el tarro tiene churretes! 

—¡Yo no he sido, no he tocado nada!

A mi cabeza acude la máxima de mi familia “respuesta sin pregunta, mentira declarada”. Pero sigo con mi representación. Voy tras una confesión, los interrogatorios no se me dan mal. Y menos en este caso.

—¡Vaya! Y ¿sabes qué ha podido pasar? 

El artista niega con seguridad.

—Nooo, yo no he tocado nada. No sé… ¿Habrá sido papá?

—Mmmm, puede ser, pero no lo creo. Oye, ¿te has lavado hoy los dientes después de comer?

—¡Pues claro!

—Ahh, entonces mírate en el espejo que tienes alrededor del morrete algo…

Espero a que llegue al baño, encienda la luz y mire su reflejo. Silencio.

Chocopista del malincuente infantil

—Mamá, igual sí que tengo que decirte algo.

—¿Si? Dime cariño, te escucho.

 

Interrogatorios y confesiones


Confieso que me encantan los interrogatorios de las series y novelas. Son básicos para el entorno negrocriminal, pero hay que ser realistas. Los verdaderos interrogatorios distan mucho de lo que nos enseñan en el cine y las series de televisión, en las que se conceden algunas licencias escénicas para conseguir mayor efectividad.

Los métodos que usan los investigadores están muy estudiados y en su mayoría tienen que ver con las técnicas Peace (Reino Unido) y últimamente (aunque aún está en revisión), la SUE (Suecia). Ambas son herramientas importantes para desarrollar un buen interrogatorio y coinciden en varios puntos que los investigadores deben tener en cuenta.

Continue reading