Otoño lejos del nido de Ángel Gil Cheza

NIDO Y TATUAJE


Hoy no me puedo decidir solo por una palabra. Las dos resuenan por igual tras la lectura de Otoño lejos del nido, esta novela negra atípica. El nido se ha quedado en mi mente porque, además de ser el lugar en el que encuentran a víctima, aquí hay un artista que recrea esculturas del estilo, con ramas alrededor de los árboles, y no he podido evitar sentir cierta cercanía con la historia debido a este tema.

Por otro lado, queda el tatuaje. Mil veces he pensado en hacerme uno, pero ni tengo claro qué tatuarme ni donde, así que otras mil veces he rechazado la idea. Sin embargo, es algo que me da que pensar. ¿Qué significa un tatuaje? A veces la pertenencia a un grupo, a veces una marca de por vida que intentarías quitar fuera como fuera, en ocasiones un recuerdo emotivo… En cualquier caso, están de moda, y por eso el descargable de este mes rondará alrededor de algunos textos negrocriminales que te recomiendo, en las que un tatuaje tiene algo que ver.

ARGUMENTO


El cadáver de una chica joven aparece metido dentro de una escultura natural en pleno bosque.  El cadáver está dentro de una esfera que se ha construido con ramas, y parece que lleva algo tatuado en la piel, pero nadie ha visto ni ha oído nada. Resolver el caso queda en manos de la sargento Ivet Portabella, una mujer de mediana edad que está sufriendo una crisis vital muy importante. La muerte ronda más cerca de lo que quisiera, ahora incluso demasiado, sin que su trabajo tenga nada que ver, y eso le hace plantearse el sentido de su vida. Rememora qué ha hecho, qué ha vivido a quién ha amado, y no le satisface demasiado lo que encuentra.

Por otro lado, aparece el cadáver de un alto empresario en un hotel de lujo. Nada especial, de no ser porque el hombre llevaba un tatuaje en la ingle y que, al parecer, ha intentado arrancarse de la piel antes de fallecer. Ivet sospecha, pero la apartan del caso y la conminan a olvidarse de él, pero ¿qué puede espolear más la curiosidad que lo prohibido?

Y la tercera línea que se cruza en la investigación llega a cargo de Édgar, un hombre al que la crisis ha azotado con fuerza. Era un periodista e investigador muy capacitado que tocó las teclas menos adecuadas y la consecuencia fue que quedó fuera del círculo laboral. Ahora malvive como puede hasta que le piden que investigue la desaparición de un antiguo compañero, un escritor. Tiene muchas dudas pero al final reconoce que ni puede ni quiere negarse. Así las cosas, comienza a remover el pasado y descubre que el novelista llevaba un tatuaje impreso en la piel idéntico al de la víctima del hotel y al de la muchacha del árbol. ¿Qué significado tendrá? ¿Habrán corrido los tres la misma suerte? ¿Por qué ese tatuaje?

IMPRESIONES


Me ha sorprendido mucho, y para bien. Además de descubrir a un buen escritor, he disfrutado con la denuncia social que supone este Otoño lejos del nido. Decía al principio que es una novela negra diferente, porque es lírica en algunos pasajes, descriptiva, profunda e íntima en otros. Algo que, por definición, no suele tener la novela negra clásica que se ciñe a lo escueto. Los capítulos son breves y la lectura es ágil y amena.

La portada me parece estética y aunque no está literalmente alineada con la trama, sí que tiene que ver con ella. Me parece muy interesante ese juego y contraste entre el blanco y negro de la chica y el color de las hojas, muy en la línea de lo que la novela propone, la vuelta a la naturaleza. Dejar a un lado la ciudad y volver a lo esencial.

Los personajes tampoco son los habituales dentro del género negro. La investigadora principal es una mujer de mediana edad que va acompañada por otro investigador transgénero y cuya vida parece estancada en el único momento en que se sintió enamorada.

Y qué decir de la problemática social. Ángel se detiene en la soledad, la marginación y el prejuicio, la crisis que se vivió en 2007 y que con los tiempos que corren repetiremos en los próximos meses con toda seguridad, la precariedad, la lucha encarnizada del mundo editorial pero también hay lugar para el cariño y la solidaridad, para los buenos sentimientos y las cargas afectivas positivas. Como te decía antes, también se propone una vuelta a la vida más cercana a la naturaleza, cosa que me ha tocado. A mí, desde luego, la novela no me ha dejado indiferente.

Además, me ha hecho gracia encontrar este falso narrador que narra en tercera persona (y que entiendo que es el propio Ángel), porque se dirige al lector, pero no da el pie de entrada ni el de salida como una historia que te cuentan, sino que está ahí y de vez en cuando lo recuerda, hace un guiño y desaparece de nuevo entre las líneas.

Me ha parecido una novela diferente e interesante dentro del género, por lo que te la recomiendo si aún no la conoces.

Te gustará si…


  • Te interesa descubrir nuevos autores y nuevos estilos negrocriminales que merezcan la pena.
  • La denuncia social es lo tuyo.
  • Estás hasta el moño de novela negra extranjera y necesitas topónimos y apellidos que seas capaz de pronunciar.

Ya sabes, ahora es tu turno, ¿has leído el libro? ¿Te ha gustado? Los comentarios son todos tuyos, y si quieres, te espero el próximo sábado en nuestro espacio de encuentro clandestino, el Bullet Inn.


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

Gracias a la editorial por facilitarme un ejemplar de la novela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.