El genero negro y las series: adaptaciones literarias I

Ahora ya no solo buscamos series procedimentales o de resolución de crímenes sencillas, como antaño, sino que nos interesan historias que nos entretengan más allá de un simple capítulo, que mantengan  la intriga, el suspense, que tengan una subtrama consistente… Vaya, que lo que pedimos es alargar las emociones (que antes disfrutábamos en una sesión cinematográfica) en pequeñas píldoras semanales y de una forma mucho más cómoda, en el sillón de casa. Un lugar adecuado para las adaptaciones literarias de género negro.

Por eso las novelas hoy día son un filón para los guionistas y cadenas de televisión donde el ritmo vertiginoso al que se consumen las series demandan cantidad y variación dentro del entorno negrocriminal. Y una vez más, la literatura es la solución. Muchas de las series que llenan el panorama televisivo están basadas en novelas negrocriminales. Hoy te traigo tres, pero habrá más, lo prometo.

Principal sospechoso 1973


Esta serie que cuenta los inicios como policía de su protagonista es la precuela de la afamada teleserie con el mismo nombre protagonizada por Helen Mirren. Ambas están basada en un libro de Lynda La Plante. Por si no conoces la serie original, te cuento que en Principal sospechoso 1973, la protagonista está interpretada por Stefanie Martini (a la que también puedes ver en una adaptación de La casa torcida de A. Christie como te conté en el Bullet Inn) y trata de la llegada a la comisaría de Hackney de una joven detective llamada Jane Tennison.

A sus veintidós años, Jane tiene claro lo que quiere aunque eso le distancie de su familia (que no ve con buenos ojos su oficio), le suponga enfrentarse a sus inseguridades y trabajar en un entorno sexista. Su capacidad de trabajo y de observación (junto con su atractivo, para qué nos vamos a engañar) no pasan desapercibidos para su jefe y la recluta para resolver el asesinato de una joven prostituta.

No es de las series que más intriga me ha creado pero reconozco que la ambientación y la banda sonora (de la que hablaré en otra entrada) me han parecido interesantes así como que esté basada en una novela (que no he leído aún porque no la he encontrado en castellano).

Es una serie monotemporada compuesta por solo seis capítulos y su estreno estuvo salpicado por la expectación ya que a la recuperación del personaje principal de Prime Suspect, se sumó la deserción de la escritora debido a “diferencias artísticas”. ¿Sería debido a la elección de personajes, a la visión que muestra la serie de la protagonista o al elenco de actores elegidos por la productora?

En cualquier caso, una adaptación que he disfrutado y que me ha motivado para ver (no sé cuándo, eso sí, que son siete temporadas) a la teniente Tennison años después e interpretada por Helen Mirren.

 

Killing Eve


No es la primera vez que te hablo de esta serie que me tiene conquistada, pero aún me convenció más cuando descubrí que estaba basada en Codename Villanelle, de Luke Jennings, una serie de cuatro relatos cortos (Codename Villanelle, Villanelle: Hollowpoint, Villanelle: Shangai y Odessa). Con lo que a mí me gustan. Creo que se han recopilado en un solo libro pero tengo que investigarlo bien.

 

Tanto la primera como la segunda temporada la serie ahonda en la potente relación que se establece entre las dos protagonistas. Y de verdad que no sabría decirte cúal de ellas lo hace mejor. Por una parte, la asesina despiadada, psicótica y en esta temporada casi tierna que interpreta Jodie Comer o bien Eve Polastri, una eficaz trabajadora del MI5 absolutamente obsesionada con Villanelle, una asesina en serie a la que quiere dar caza. Lo que comienza como un trabajo, trasciende al entorno personal y es entonces cuando la serie cobra vida.

La psicología de ambas mujeres, el entorno y la ambientación y unos secundarios maravillosos para mi gusto son un gran acierto. De momento solo he visto la mitad de la segunda temporada y sí, me tiene pegadica a la pantalla, así que te la recomiendo vivamente.

 

Heridas abiertas


Camille Preaker, una periodista con problemas emocionales que se irán desgranando a lo largo de la serie, vuelve a su pueblo enviada por su jefe, para escribir de primera mano, en un entorno que conoce bien, la que pudiera ser la “noticia de su vida”, según le dice su redactor: el asesinato de varias niñas en Wind Gap, un lugar a priori idílico y tranquilo.

Allí se reencontrará con todos los fantasmas de su pasado (encarnados en su madre Adora Crellin), la hipocresía de sus habitantes y probablemente el único apoyo con el que podrá contar, el detective Richard Willis. Durante el tiempo en el que investiga los asesinatos, también profundiza en la relación con su hermana adolescente Amma y se descubren poco a poco retazos de un pasado difícil que le ha dejado huellas físicas y mentales.

Saber que Gillian Flynn, autora de Perdida estaba detrás de la historia de esta miniserie de ocho capítulos fue decisivo para que la viera aun antes de leer el libro. Y no me arrepiento porque ahora me queda el gustazo de ver cómo se resuelven en papel los giros y recursos audiovisuales de la serie.

Eso sí, aviso a navegantes: si ves la serie (y te animo a que lo hagas) es importante que en el último capítulo esperes hasta los créditos porque es ahí donde se van a contestar todas las preguntas que surgen tras la última frase del capítulo final.

Hasta ahí puedo leer sin espoilear.

 

Si te ha gustado la entrada de hoy, te animo a que leas también las entradas previas relativas a las series TSNR, los policiales femeninos, las series cozy y las de los serial killers.

Y tú, ¿conocías estas series?¿Sabías que estaban basadas en novelas? ¿Me recomiendas alguna otra? Los comentarios son todos tuyos, me encantaría conocer tus opiniones y compartir esta serialpasion contigo. Además, si te apetece, puedes suscribirte para recibir el Bullet Inn una vez al mes, en él hablaremos de literatura en general y del género negro en particular, ¿te animas?


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

 

4 thoughts on “El genero negro y las series: adaptaciones literarias I

    1. A mi también me dejó loquísima. Tengo pendiente leer la novela para ver cómo se resuelven sobre papel algunas cositas. Espero que me guste tanto como la serie. Biquiños.

    1. ¿A que sí? Me encantan las dos. Estoy segura de que Heridas Abiertas te gustará, pero ten en cuenta el consejillo: tienes que ver el último episodio en su totalidad. Un besote grande, grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.