Abecedario noir IV: escritoras de novela negra (S – Z)

No me preguntes por qué pero en este último tramo del abecedario hay menos apellidos y como consecuencia, menos nombres de mujer. Así como en otras entradas he tenido que dejar fuera algunas autoras, en este post solo hay tres, pero ojo, son tres escritoras de novelas negras muy muy interesantes.

El abecedario noir


Este abecedario noir surge con motivo del Día Internacional de la Mujer, (puedes leer las tres primeras entregas aquí, aquí y aquí). Con estas entradas pretendo contribuir a la visibilidad de las escritoras de novela negra recogiendo el testigo de iniciativas tan maravillosas como #UnAñodeAutoras.

Porque el movimiento se demuestra andando. Busca novelas de escritoras, pídelas en tus librerías y bibliotecas (con una desiderata). Si las visibilizamos, los nombres masculinos y femeninos en las estanterías estarán más parejos.

Mi granito de arena es este abecedario (no están todas las que son, pero si son todas las que están) noir de escritoras de novela negra. Algunas de ellas ya las conozco y las he leído, pero otras son autoras noveles o que han tocado este género por primera vez y han escrito novelas que todavía estoy por descubrir. Espero que te gusten y que podamos disfrutarlas.

Marta Sanz Pastor


Me gustan las autoras que se mueven entre diferentes géneros porque eso abrillanta sus narraciones. Marta Sanz Pastor no solo ha publicado novela negra, también ha escrito   cuento, poesía y ensayo. En este caso he elegido su novela porque su protagonista, Arturo Zarco, es un detective algo particular y además según refleja la sinopsis, es un compendio de relatos que van interfiriendo unos con otros. Además dicen que es una novela que propicial a reflexión, así que miel sobre hojuelas.

 

BLACK, BLACK, BLACK

Los padres de Cristina Esquivel, una geriatra a la que han encontrado estrangulada en su piso de Madrid, contratan al detective Arturo Zarco para que encuentre al asesino. Lo que desean es que inculpe a Yalal, albañil marroquí con el que estaba casada la muerta, y que tiene la custodia de la hija de ambos. Zarco es un detective muy poco convencional; cuarentón, gay, y estrechamente ligado a Paula, su ex mujer, a la que cuenta y con la que discute por teléfono las vicisitudes de la investigación y los pormenores de sus fascinaciones eróticas. El forcejeo dialéctico entre Zarco y Paula queda interrumpido por el diario de Luz, una de las vecinas de la geriatra asesinada, y madre de Olmo, el jovencito que fascina y perturba a Zarco. Un relato interfiere en el otro, y el encanto y la seducción de lo reconocible se suspenden. Queda también en suspenso el clímax del desvelamiento, y el lector se ve obligado a reflexionar sobre el sentido de la interferencia. Black, black, black es una espléndida novela negra que puede leerse como tal; pero también como otra cosa, puesto que Sanz propone una ficción donde la violencia inexplicable acaba ajustándose al razonamiento lógico y lo «imperceptible» sale a la luz con la potencia de ese «siniestro familiar» del que hablaba Freud. Y ésta es la concepción, política y retórica, que sustenta esta novela policíaca inteligente, divertida, subversiva. «Una novela admirable, muy buena como novela negra pero mejor todavá como novela sin más… Tiene la crueldad y la lucidez desoladora de una de las mejores novelas de Patricia Highsmith, El diario de Edith, con la que creo entabla un diálogo (o quizá le echa un pulso)» (Rafael Reig, ABC). «Una excelente y personal novela negra que se disfraza hábil e inteligentemente de novela-comedia al estilo Wilder. Una delicia al cubo» (Guillermo Busutil, La Opinión de Málaga). «El escenario del delito está entre las pesadillas de Ballard y la entomología humanista de Perec, pero podría perfectamente ser cualquier vecindario del Madrid de hoy» (Giancarlo de Cataldo, La Repubblica).

 

Teresa Solana


Es una de las autoras que más ha publicado en otros idiomas (no en vano ella y su marido son traductores), así que aunque tiene muchos títulos, la colección en castellano no es tan amplia.  Me tiene intrigada esa descripción de sus novelas como una mezcla de sátira despiadada y suspense y de Negras Tormentas me llama la atención la figura de Norma Forester, subinspectora con un bagaje personal de lo más peculiar. Seguro que es una lectura que no va a dejarme indiferente.

NEGRAS TORMENTAS

La subinspectora Norma Forester tiene una familia de lo más variopinta: su padre fue un brigadista de Manchester ejecutado al final de la Guerra Civil, su madre es hippy, su marido Octavi trabaja como médico forense, su hija pertenece al movimiento okupa, su ex es homosexual y ahora también es su cuñado, y tiene una tía monja de clausura muy aficionada a la informática. Norma disfruta de su entorno familiar, pero también le absorbe su trabajo policial. Ahora tiene que investigar la muerte de Francesc Parellada, un catedrático de Historia que estaba a punto de jubilarse. Norma y su ayudante Gabriel Alonso se ocupan del caso, pero la investigación apenas avanza hasta que relacionan la muerte de Parellada con un homicidio sucedido un par de semanas antes y con unas memorias en las que se describe el duro clima moral y material de la posguerra española. Negras tormentas es una entretenida y vibrante novela, ganadora del III Premi Crims de Tinta, que reflexiona sobre el peso del pasado y el peligro del olvido.

Ana Maria Villalonga


Esta autora me llamó la atención por el enfoque que leí que había dado a su novela La Sonrisa de Darwin. Es del género negro pero se sale del canon y eso ya es un buen anzuelo para mí. Otro motivo para leerla es la crítica social que llena las páginas de la novela y que, para variar, no sea una policíaca. Además sé de buena tinta que es una autora meticulosa y detallista, así que le presupongo una narrativa con la que voy a disfrutar muchísimo. Vamos, que todo son parabienes. Y por si todo lo anterior no fuera suficiente, administra EnVeuAlta, donde puedes escuchar audio – relatos criminales (yo no me manejo en catalán, pero tienen algunos relatos en castellano). Los audionoir me encantan y este verano incluso me atreví a hacer algún pinito como puedes comprobar aquí.

 

LA SONRISA DE DARWIN

Max es un vagabundo que vive en la calle con su perro y duerme en un cajero automático frente al balcón de Noemí, una mujer callada y solitaria que arrastra un terrible fantasma del pasado. Noemí tiene un vecino al que prácticamente desconoce, Iván, un joven huraño que le transmite deconfianza. Cuando otro sintecho es asesinado dentro del cajero, Max se convierte en el principal sospechoso. Pero Noemí se resiste a aceptarlo y decide actuar, mientras las vidas de los tres personajes se entrecruzan de forma insospechada. La sonrisa de Darwin es una novela de personajes, un retrato realista y crítico de la sociedad de hoy, una reflexión sobre el azar, la incidencia del pasado en el presente y la capacidad de odiar y de amar. Tres personajes, tres realidades diferentes. O quizás no. Tal vez, en el fondo, los tres sufran la misma soledad, la misma insatisfacción vital.

Y con esta última entrada, concluyo la serie del abecedario noir. ¿Qué te ha parecido? ¿Ha crecido tu lista infinita? ¿Conocías a las autoras o a sus novelas? Por favor, cuéntame tus impresiones, son muy importantes para mí. Si te ha gustado el post, compártelo, ¡vamos a visibilizar a las escritoras!

Y si quieres suscribirte al Bullet Inn, la newsletter mensual en la que charlaremos sobre el entorno negrocriminal, apúntate justo aquí debajo.

¡Felices lecturas!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.