Mr Big o el Show de Truman criminal.

Aunque lo parezca, no voy a hablar de cine, sino de un tal Mr. Big. ¿Lo conoces? Si eres de mi época ( o la rondas por cercanía) probablemente las palabras Mister Big te sugieran un grupo de rock de los noventa que reventaron de éxito con una balada blandita y pegadiza, de esas que como la oigas tan solo una vez la tienes dando vueltas en la cabeza alrededor de una semana al menos.

Siempre habrá un lugar en mi corazón para los “pelujones” (aunque se hayan reconvertido).

Pero no. No es eso. Es algo que, como buena lectora y escritora de novela negra me tiene obsesionada. La caza al criminal.

En estos últimos meses me he centrado en las pruebas de ADN, como te conté en estos dos true crime, pero también he estado dándole vueltas a los casos fríos, a esos asesinatos que quedan sin resolver por falta de pruebas incriminatorias. De ahí lo de Mr. Big.

Qué es


El Mr Big al que me refiero en este caso es una técnica de investigación muy efectiva que utiliza la policía de Canadá para resolver homicidios en casos graves que han quedado ya antiguos y sin resolver por falta de pruebas incriminatorias.

Se trata de una técnica creada en los noventa y que ha resultado muy útil y efectiva para dar caza a asesinos y criminales que, de otro modo hubieran salido impunes de sus actos delictivos. Se trata de una operación policial encubierta, una trampa al más puro estilo hollywodiense aunque en este caso es real.

 

Cómo funciona


Dejando de lado los métodos convencionales y con bastante presupuesto. La idea es crear una organización criminal ficticia (con miembros de la policía) entre los que el asesino se sienta tan cómodo como para confesar su crimen de manera inequívoca. Una trampa legal para que la justicia entre de lleno y el asesino termine entre rejas. ¿Sencillo, no? No tanto.

Para que toda la maquinaria funcione es necesaria una investigación previa del sospechoso para conocer al milímetro sus hábitos y puntos débiles. Una vez superada esta primera fase de investigación, hay que contactar con el criminal de manera (falsamente) fortuita para granjearse su simpatía o confianza durante las semanas posteriores. En un tiempo, formará parte de una asociación criminal y comenzará a realizar actividades delictivas de poca monta bien retribuidas (en metálico ) para que se sienta confiado y dentro del grupo.

Poco a poco irá escalando puestos en la organización, cuyo máximo exponente es Mr Big, ante quien todos los miembros quieren quedar bien. El sospechoso poco a poco va cayendo en las redes hasta que en un momento dado, consigue una reunión con el jefe de la organización que no es otro que un agente encubierto y especializado en interrogatorios. A estas alturas, el criminal también querrá impresionar al líder y se esforzará en mostrar su lealtad.

En esta reunión (en algunos casos es necesario más de un encuentro), Mr Big caldea el ambiente y le hace una propuesta jugosa que el criminal no puede rechazar, pero a su vez, le obliga a confesar (o a dar datos que solo el asesino conoce porque no han trascendido a la opinión pública) para comprobar su fidelidad al grupo. Todas estas acciones se registran en grabaciones que posteriormente, en un alto porcentaje ( se habla de más del 75 %), terminan en arresto y juicio.

Una técnica controvertida


Como puedes imaginar, las actuaciones de los agentes tienen que verse reales al igual que sus acciones delictivas, los ambientes y escenarios en los que se mueven… Incluso los pagos por las actividades criminales son reales. Todo debe ser tan verosímil como para que el asesino se sienta cómodo y confiado. Tanto como para confesar su crimen ante sus nuevos amigotes. Y nada ni nadie puede fallar. La credibilidad es vital para el éxito de la misión.

Sin embargo, a pesar de todas estas informaciones tan positivas, también hay quien se posiciona contra la técnica porque en ese 25% restante caben tanto los operativos fallidos como los falsos culpables. Hay criminales que proporcionan una confesión ficticia porque pretenden continuar en la organización y mantener los privilegios que Mr. Big le ha concedido hasta el momento. También hay sectores que se mantienen críticos respecto a esta técnica debido a la gran cantidad de recursos públicos que comporta e incluso hay quien cuestiona la conducta ética de la policía. De hecho esta práctica está prohibida en Estados Unidos, Alemania y Reino Unido.

 

Y es que no es para menos. Cuando me enteré de la existencia de Mr Big no supe cómo posicionarme. Es una técnica que abre casos antiguos y consigue en un gran porcentaje, dar consuelo y justicia para los familiares y víctimas que llevan esperando años a que se atrape al asesino.

Pero, ¿quién supervisa el operativo y sus límites? ¿Realmente es confiable un sistema en el que se presiona una confesión?¿Es válida una confesión en esas circunstancias? ¿En qué casos?¿Hasta qué punto las leyes protegen a los monstruos o a las víctimas?

¿Y aquí, sería posible?


Hace un par de días encontré en el periódico una noticia que me recordó este tema. Y claro, no puedo evitar preguntarme si es posible un operativo encubierto como Mr. Big aquí. Dudo mucho que fuera una acción aceptada por la ciudadanía sin que se ponga en tela de juicio, a pesar de los beneficios que pudiera reportar, así que supongo que no, que las cosas son como en E.E.U.U donde la práctica está prohibida pero en las novelas y películas es una idea recurrente. Sin embargo, no dejo de pensar en casos como el de Marta del Castillo y me pregunto qué opinarían los familiares acerca de esta técnica si se les pidiese su opinión.

¿Y a ti qué te parece?¿ Crees que sería posible establecer aquí un método como este? Si fuera así, ¿te parecería justo? ¿Qué opinas? Me encantaría saber qué piensas de una técnica tan controvertida como esta.

Si te ha gustado el artículo, te invito a que lo compartas en redes y a que te apuntes al Bullet Inn justo aquí abajo para que charlemos una vez al mes acerca del entorno negrocriminal. ¡Te espero!

Mientras tanto, ¡felices lecturas!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

We respect your privacy.

2 thoughts on “Mr Big o el Show de Truman criminal.

  1. ¡Me parece una técnica fascinante! La complicación de llevarla a cabo y la controversia del método… interesantísimo. Me voy a guardar el artículo para seguir investigando 😉
    ¡Muchas gracias por descubrirme este tema!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.