10 novelas negras para leer de una sentada.

Sin tiempo. A contrarreloj una vez más. Parecía que una vez superada la barrera de las Navidades, todo volvería a su ritmo habitual, ¿verdad?. Asunto muy positivo si eres de rutinas y horarios, como yo, pero que también tiene su lado regulero porque ya sabes que hay cosas que nunca cambian. Eso es, la falta de tiempo. Bueno pues hoy te traigo buenas noticias. Aunque estés de pelea con las manecillas del reloj, aquí tienes diez novelas criminales para leer de una sentada. Si, si,aunque casi no tengas tiempo.

Niños, casa, trabajo… Y a pesar de todo ¿quieres leer? ¡Eres de las mías!

Lo sé. No tengo remedio, pero si hay algo que no perdono sea cual sea el motivo en particular, es el momento de la lectura. Por pequeño que sea. No importa. Si pasa un día y no he leído, es como si me faltase algo. Pero claro, no siempre tengo tiempo para leer una novela. Hay temporadas en las que es imposible sacar más de diez minutos al día para poder leer y en ese caso centrarse en una historia larga es bastante complicado pero ojo, no por ello hay que renunciar a una buena lectura criminal.

Por eso hoy te traigo esta lista. Diez historias a las que hincarles el diente cuando no tienes tiempo casi para nada. En ellas encontrarás ficciones criminales clásicas, indies, con un punto cómico, pero todas ellas por debajo de las doscientas páginas. Bueno, a decir verdad, todas no. Depende de la editorial, pero según mis consultas, solo un par se salen de este rango. Por una veintena de páginas de nada, me perdonas, ¿verdad?

La mejor oferta de Giuseppe Tornatore


Descubrí esta historia gracias a la gran pantalla y me dejó muy buen sabor de boca. Es la más corta de todos las lecturas que te recomiendo, por lo que si estás muy ajustada de tiempo, esta es una opción que deberías tener en cuenta.

Él es un sesentón experto en arte y subastador famoso, incapaz de más amor que el que les tiene a los retratos femeninos de su inestimable colección. Ella es una joven que lleva años sin salir de casa, atendida por un anciano portero. Se conocen porque ella quiere vender los objetos artísticos de una villa que ha heredado. Y empiezan a jugar a un juego equívoco y excitante que podría conducir a la pasión o a la liberación. Antes de dirigir la película homónima, Tornatore escribió esta versión literaria, que es un relato perfectamente autónomo, a cuyo final sorprendente y terrible nos guía el autor con genio de maestro contador de historias, tiñendo la trama de una tonalidad oscura de novela gótica clásica, con perfecto manejo del suspense.

Lo puedes encontrar aquí.

Detrás de la pistola de Cristina Grela

Probablemente ya conozcas a Cris y su blog, pero si no es así, te lo recomiendo. Ella es una mujer clara, sin medias tintas y esto, en el mundo del postureo y lo políticamente correcto, me parece que es de agradecer. Compartimos interés negrocriminal y a pesar de la distancia siempre la siento muy cerca. La novela lleva un matiz psicológico aunque su sentido criminal está visible también. Al comienzo puedes sentirte algo confusa, pero no te rindas porque lo mejor está por llegar. Estoy segura de que sus reflexiones, y la veracidad con las que describe algunas de las peores cualidades humanas no te van a dejar indiferente. No te cuento más para no destriparte su lectura.

Detrás de la pistola cuenta la historia de Pilar, quien tras un grave accidente ve su vida sacudida por todo lo que descubre al despertar en el hospital. En su lucha por recuperarse irá caminando por el doble filo de la lealtad mientras se enfrenta a los peligros de la confianza incondicional. Qué buscar cuando nos hacen daño: ¿justicia o venganza? Este es el dilema al que tendrá que enfrentarse cuando se dé cuenta de que, a veces, la persona por la que estamos dispuestos a recibir una bala es, precisamente, la que está detrás de la pistola.

Lo puedes encontrar aquí.

El asesino dentro de mí de Jim Thompson.


Increíble cómo un autor puede sintetizar tanta maldad e intriga en tan pocas páginas. Me mantuvo pegada al sofá hasta que lo terminé, creo que con eso te digo todo. Tengo pendiente sus 1280 almas, a ver si puedo leerlo este 2019. Negra, negrísima con un punto violento y angustioso. Ojo, ten en cuenta que se escribió en 1952, así que no esperes los recursos literarios a los que estás acostumbrada ni la forma de escritura actual. Pero de todos modos, a mí me pareció una delicia noir.

En Central City, una localidad petrolera al oeste de Texas, la vida era muy tranquila hasta que el sheriff adjunto, Lou Ford, a quien todos tenían por un hombre sin grandes luces, tranquilo y afable, empieza a experimentar recidivas de «la enfermedad» que le hizo cometer un crimen en su juventud. Desde aquel entonces, el objetivo de Lou había sido afectar normalidad y ocupar sus noches en la compañía de Amy Stanton, una chica de buena familia, como él. En este libro, Lou cuenta de buen grado su propia historia, que culmina en un orgiástico y feroz apocalipsis de sangre, y que comienza con las muertes de Joyce Lakeland, una mujer de dudosa moral, y Elmer Conway, hijo de un magnate, además del aparente suicidio del reo Jonien Papas, confesión tácita de su culpabilidad.

Puedes encontrarla aquí.

Una semana en la nieve de Emmanuel Carrére


Uf. Nunca la “semana blanca” me había parecido tan angustiosa. Y qué decir del narrador, un niño de ocho años. Una novela muy a tener en cuenta en la que el autor sabe lo que hace y lleva al lector por donde quiere. Una buena lectura para reflexionar más allá de la ficción criminal.

Nicolas, de ocho años, va a pasar una semana en la nieve. Va a disfrutar, junto con sus compañeros del colegio, de una semana de diversión en una estación de esquí. Es lo que en las escuelas francesas se conoce como semana blanca, que permite que los niños se oxigenen con unas breves vacaciones y rompan por unos días la rutina de las clases. En ese paisaje nevado y gélido, Nicolas conoce a su monitor de esquí y hace un nuevo amigo, el temible Hodkann, el terror de los dormitorios. Pero esos días de diversión tendrán para él mucho de viaje iniciático: el lector no tarda en ir percibiendo que sobre esa semana en la nieve planea una amenaza, un desasosiego difuso, una incertidumbre perturbadora, que se materializará de un modo terrible cuando llega la noticia de que en un pueblo vecino ha sido asesinado un niño… Mezclando la crónica de sucesos, el relato fantástico y el inquietante universo de los cuentos de Perrault o los Grimm, Emmanuel Carrère aborda con sutileza y auténtica maestría literaria los temores infantiles, las inseguridades de una etapa en la vida de una persona en la que los miedos pueden convertirse en pesadillas.

Puedes encontrarla aquí.

Subsuelo de Marcelo Luján.


Te seré sincera. Antes de la Pamplona Negra del pasado año no conocía a este autor, pero después del taller de novela negra que impartió, no podía dejarlo pasar. Tanto la novela como su forma de ver la literatura son muy especiales. La historia es inquietante, muy negra y, sin embargo, lleva matices poéticos. Esas hormigas casi omnipresentes, esos lazos familiares tan firmes y sin embargo tan frágiles… Arrepentimiento y maldad al mismo tiempo, una combinación muy peligrosa.  No te adelanto más. Tendrás que leer el libro para comprobarlo.

 Un cuerpo vivo que se cambia por un cadáver. Una piscina. Un flash. El pantano. Y los mellizos, que comparten un secreto del que no parece fácil escapar. Como un murmullo bajo la tierra centenaria, la indiferencia adolescente se puede ver truncada por la calma del agua; apenas un instante dentro de aquella noche que suda veneno. Familia, recuerdos, pasado. Hormigas. Las raíces escondidas que siempre están presentes y tan activas: apretando el músculo de la sentencia. Como el pulso a dos manos que obliga a soluciones suicidas. Como el cordón umbilical que une y separa, que ata y aprieta. Hasta la muerte. Hasta la culpa. Dos veranos son suficientes para que la parcela del valle se convierta en el escenario de una perfecta tortura emocional.

Puedes encontrarlo aquí.

Ojos de agua de Domingo Villar.


Esta es una de esas novelas que se disfrutan con gusto. Una policíaca con gracia, su crimen, un ambiente que apoya la trama y la enriquece y con dos investigadores entrañables. Una de las novelas negras que más carcajadas me ha hecho soltar con los diálogos de estos dos personajes. Por cierto, si te gusta, la saga continúa con La playa de los ahogados. Y se dice, se comenta, que este año tendremos otra vez a Leo Caldas en las librerías.

En una casa cercana a la playa, en la costa gallega, se descubre el cadáver de un joven saxofonista que sufrió una de las torturas más crueles que se recuerdan. Les asignan el caso al inspector Leo Caldas, un hombre solitario y nocturno, de buen paladar para los vinos y mejor oído para el jazz, y a su ayudante Rafael Estévez, un llano aragonés perdido entre gallegos. Este singular tándem deberá investigar las altas esferas y los bajos fondos de Vigo para descubrir que las dobles vidas, como las mejores intrigas, siempre esconden inesperadas dobleces.

Puedes encontrarlo aquí.

El halcón maltés de Dashiell Hammet.


Con esta novela cometí un grave error. Me lancé a la piscina al estilo “tabula rasa” sin saber nada ni del autor ni del libro. No me gusta crearme expectativas demasiado altas (y depende de dónde y a quién consultes, hasta te revientan la lectura descubriéndote más de la cuenta). Con eso de base, puedes entenderme. Pero también puedes imaginar el caos. No terminé de cogerle el hilo hasta bien pasado el primer tercio de la novela. Por eso te comentaba antes la importancia de conocer la fecha de publicación de un libro. Esta es una novela negra clásica de estilo hardboiled (si no tienes muy claro qué es esto, échale un vistazo a estos diez pasos donde te contaba cómo escoger tus lecturas criminales) y cuya primera tirada vio la luz en 1930. Muy, muy recomendable.

El Halcón Maltés, que da nombre a la novela, es una supuesta estatuilla con figura de halcón incrustada de piedras preciosas que los caballeros de la Orden de Malta regalaron al emperador Carlos V en 1530. La novela se desarrolla en la ciudad de San Francisco, donde un puñado de delincuentes, no todos traficantes de arte, siguen la pista a dicha joya.Sam Spade, el protagonista de El halcón maltés, es, sin duda alguna, el personaje más conocido de Dashiell Hammett. Detective privado que hace gala de la dureza y brutalidad de un hombre acostumbrado a abrirse camino a codazos en los ambientes más hostiles y que parece apreciar menos la propia vida que el dinero.

Puedes encontrarlo aquí.

Diario de una secuestrada de Ana Cepeda Etkina


Otra autora de armas tomar. Guardo esta lectura con especial cariño. Me tocó en un sorteo allá por el año 2015 y desde entonces Ana es un imprescindible tanto como autora como compañera de letras. Este Diario de una secuestrada es su primera incursión en el ámbito criminal. El argumento está bien tejido y es de lectura fácil. Tiene su punto erótico también. Algún giro insospechado y para cuando te quieres dar cuenta, ya lo has acabado. Si te gusta (y estoy segura de que lo hará) te cuento que posteriormente publicó Lo que no se ve (una novela más oscura e intensa) y en 2018 su Móncavo, del que he tenido el privilegio de ver cómo se construía, ha visto la luz. Te los recomiendo, sobre todo el último. Ya me contarás.

Diario de una secuestrada es una novela en la que se narra cómo, Eva Del Álamo, una mujer con una vida aparentemente normal, se despierta en una cabaña, maniatada al cabecero de una cama y desconociendo la causa del porqué se la retiene. Durante el transcurso del relato, la protagonista va descubriendo el objetivo de sus captores y averiguando diferentes características de cada uno de ellos, junto con otros secretos que lector ha de descubrir. En esta historia se mezcla la intriga, el suspense y unas gotas de erotismo.

Puedes encontrarlo aquí.

Nido de víboras de Andrea Camilleri


Si, ya lo sé. Esta es la vigesimoquinta entrega de Montalbano, pero por alguno tenía que empezar. Fue una de las lecturas más entretenidas del año pasado, y además muy sorprendentes por su brevedad. El autor es un mago. Sabe dosificar el ritmo, la intriga y logra que empatices con los personajes con una maestría increíble teniendo en cuenta que la novela podría estar cargada de referencia a otras entregas. No es así. Es un libro autoconclusivo con el que estoy convencida que vas a disfrutar.

Con el paso de los años, las pesadillas que desvelan a Salvo Montalbano se han vuelto más sofisticadas y extrañas. En esta ocasión, el veterano policía cree encontrarse junto a Livia, semidesnudos, en una exuberante selva tropical. Pero no es una selva de verdad: los troncos y el follaje están pintados al óleo, y Livia y él se hallan dentro de un enorme cuadro de Henri Rousseau. Y cuando un trueno ensordecedor devuelve al comisario a la realidad, ésta se materializa con un vagabundo que busca refugio bajo el porche de su casa. Poco sospecha Montalbano que ese encuentro fortuito contiene un elemento clave de su próxima investigación, uno de los casos más turbios y difíciles de su carrera. Esa misma mañana aparecerá muerto el contable Barletta, con señales inequívocas de violencia. Al igual que la falsa jungla del sueño, el muerto no es lo que parecía. Lejos del tranquilo gestor jubilado que simulaba ser, Barletta se revela como un personaje de mil caras, a cuál más sorprendente e inesperada: un hombre de negocios implacable, un verdadero malabarista de la extorsión y el chantaje, y al mismo tiempo un padre de familia hipócrita y desalmado. A pesar de los numerosos casos a los que se ha enfrentado en su brillante carrera, Montalbano comprueba, una vez más, que el ser humano —con sus pasiones, sus deseos, sus debilidades— no deja de ser un misterio insondable.

Puedes encontrarlo aquí.

Pd: cotilleo que no viene al caso, pero si no te lo digo reviento. ¿La portada no te recuerda a Paz Vega? ¿O soy solo yo?

La detective miope de Rosa Ribas.


Soy incondicional de esta escritora  y aunque no he podido leer toda su bibliografía (aún) me encanta cómo escribe y cómo se explica (asistí a una ponencia suya hace unos años). Es una delicia. En concreto, esta novela me sorprendió porque no es el estilo al que me tenía acostumbrada, pero me fascinó su peculiar encanto. La detective miope tiene un punto tragicómico que atrae sin remedio y su protagonista, tan diferente a otros personajes de novelas negras me conquistó desde el principio. No te la puedes perder.

Irene Ricart ha perdido al marido, la hija, la cordura y, casi casi, la vista. Y aun así se toma la vida con un característico humor que la ayuda a seguir viva, a aguantar el tiempo necesario para encontrar al asesino de su familia. Sabe cómo, lo ha leído en la portada de una revista cuyo titular parece una revelación: «¿Sabes que entre tú y cualquier persona en el mundo hay como mucho seis grados de separación?». Y así es: solo tiene que encontrar la relación con las personas que la separan de quien acabó con la vida de sus dos seres queridos.

Puedes encontrarla aquí.

No se vayan todavía aún hay más.


¿Creías que lo iba a dejar aquí?

¡No hija, no! Que decía Ozores

¿Y si no tienes más de diez minutillos al día para leer? ¿Y si a ti lo que te gusta son los relatos? Pues también para estos casos te doy una idea.

Fluye el Sena de Fred Vargas.

Tanto si conoces al comisario Adamsberg como si todavía no lo has hecho (y deberías), vas a disfrutar de estos relatos en los que podrás gozar de la presencia inestimable y peculiar del policía francés más popular. Para mí, desde luego, es un personaje imprescindible.

Publicadas por separado y en distintas épocas, estas tres nouvelles ponen de nuevo en escena al infalible comisario Adamsberg, inmerso esta vez en los bajos fondos parisinos y en el bizarro mundo de los clochards… En «Salud y libertad», un estrafalario vagabundo se instala en un banco, con todo su ajuar, ante la comisaría de Adamsberg mientras éste recibe misteriosos anónimos amenazadores y una mujer aparece muerta sobre las vías del tren. En «La noche de los brutos», Danglard y el comisario investigan la extraña muerte de una mujer que aparece ahogada debajo de un puente del Sena. En «Cinco francos unidad», un estrambótico vendedor ambulante de esponjas presencia el intento de asesinato a una rica dama, y el comisario conseguirá que colabore con la policía de un modo realmente ingenioso.

Puedes encontrarlo aquí.

Ahora sí me despido no sin antes recordarte que si te ha gustado el artículo y te parece útil me harías un gran favor si lo compartes en tus redes sociales. ¡Muchas gracias! ¡Ah! Y nos vemos en breve con un asunto muy jugoso en el Bullet Inn. ¡Te espero!


Suscríbete

Y cada mes recibirás contenido exclusivo del género: novedades, agenda y algún que otro salseo noir.

 

 

4 thoughts on “10 novelas negras para leer de una sentada.

  1. Muy buen artículo, Izaskun, y muy buenas recomendaciones. Me las apunto porque es verdad que últimamente leo novelas de más de 500 páginas y me apetecen historias más directas y concisas.

    1. Yo siempre tengo un listado de “novelas de desengrase”. Me sirven como intermedio entre otras obras más densas o largas. Me resultan muy útiles. Espero que a tí también, y sobre todo, confío en que las disfrutes.
      Abrazos.

  2. Joooopeeeeeliiiiineeeessssss, qué ilusión!!! Es cierto que mi primera novela no es puro noir, pero sí tiene mucho de los ingredientes, porque yo soy una escritora negrocriminal aunque haya pensado durante muchos años que no lo era porque no estaba a la altura.

    Gracias por incluirme en esta lista, riquiña mía. Que haya gente que todavía recuerde esa novela me anima a acabar la siguiente, aunque ya me haya costado sangre, sudor y lágrimas, y mucha bilis.

    Por cierto,El halcón maltés fue mi novela preferida durante muchos años hasta que llegó A sangre fría.

    Biquiños!

    1. Claro que sí, Cris. Tu novela encaja a la perfección en la ficción criminal, tiene unos buenos personajes y argumento y, además, es cortita, por eso la incluí. Espero que pronto nos des la noticia de tu próxima novela, ¡qué ganas!
      Un besote, riquiña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.