Dame veneno que quiero morir… coincidencias en novela negra

Todo el mundo sabe que la reina del crimen es Agatha Christie, y que una de las características básicas de su obra literaria es que el motivo de la muerte de los personajes de algunos de sus más afamados libros se debe al veneno.

Lo que quizás no sepas es que gracias a las detalladas descripciones que la Dama del Crimen reflejó en sus novelas sobre la sintomatología de la intoxicación por algunos venenos, se consiguió esclarecer no uno ni dos, sino tres casos por envenenamientos. En concreto, en su novela El misterio de Pale Horse la escritora deja una minuciosa reseña de la intoxicación por talio. Este pesticida y raticida que, posteriormente se retiró del mercado en general y pasó a utilizarse únicamente en la industria fue utilizado por tres asesinos (uno de ellos en serie) para cometer sus crímenes.

Sin embargo, gracias a las pormenorizadas notas que doña Agatha escribió acerca de los síntomas de envenenamiento por talio, (cosa que a mí me crea cierta inquietud…¿de verdad se daban tantos casos de venenillos en aquella época?¿Cómo pudo anotar tantos detalles de los síntomas?¿Había un registro previo? Mmmm), varios lectores pudieron detectar la intoxicación a tiempo y evitar al menos dos crímenes.

Quizá por mi afición a esta escritora y a sus venenillos, en el planteamiento del borrador de la que iba a ser mi primera novela, decidí utilizar uno de ellos. Estudié, busqué y revisé cuál de ellos me convenía más para el argumento, cuál era más fácil conseguir para el lugar y el momento en el que se desarrollaba la trama, cómo podía conseguirlo el asesino, qué respuesta física tendría para la víctima… Y entonces mi amigo Murphy entró en juego.

En cuestión de semanas, encontré ese veneno, el mismo veneno en varias novelas. ¿Casualidad, coincidencia? No lo sé. Dicen que nada sucede sin motivo. El caso es que el castillo de naipes que había construido alrededor del germen de mi novela se cayó de golpe y yo aparqué aquel borrador a la espera de un futuro mejor.

A lo largo del tiempo esta situación me ha ido ocurriendo de manera más o menos continuada (lo de encontrar coincidencias, no lo de aparcar borradores) y he pensado que quizá podría sacarle utilidad a estas casualidades escribiendo algunos post de novelas que ,aunque a priori son totalmente diferentes,  contienen algunas conexiones curiosas. Como estas que te traigo a continuación.

No me gustan los spoilers, así que tan solo te diré que el veneno juega su papel dentro de cada una de ellas y que la curiosa coincidencia es que es la misma sustancia en ambas.

Puerto Escondido de Maria Oruña
Oliver, un joven londinense con una peculiar situación familiar y una triste pérdida, hereda una casona colonial, Villa Marina, a pie de playa en el pueblecito costero de Suances, en Cantabria. En las obras de remodelación se descubre en el sótano el cadáver emparedado de un bebé, al que acompaña un objeto que resulta completamente anacrónico. Tras este descubrimiento comienzan a sucederse, de forma vertiginosa, diversos asesinatos en la zona (Suances, Santillana del Mar, Santander, Comillas), que, unidos a los insólitos resultados forenses de los cadáveres, ponen en jaque a la Sección de Investigación de la Guardia Civil y al propio Oliver, que inicia un denso viaje personal y una carrera a contrarreloj para descubrir al asesino
¿Quién con fuego? de Carlos Ollo Razquin
La aparición del cadáver de un anciano solitario en un pueblo apartado de la geografía navarra, da paso a una trama policial a caballo entre dos mundos distantes seis decenios. Un caso que recae en el inspector Villatuerta tras reincorporarse al servicio después de una larga baja laboral. Le acompañan en la investigación su hija, la agente Nerea, y el subinspector Javier Erro. Los tres se enfrentarán a un asesino cuya motivación se hunde en la época de la posguerra. Durante años huyó de la venganza, la aplacó con el trabajo extenuante de sol a sol. Pero la llamada de la sangre acabó por alcanzarlo. Del presente en Pamplona y el Valle de Ollo al pasado en las montañas de Navarra y Estados Unidos, adonde emigraron infinidad de pastores vascos buscando un futuro mejor. Un asesinato y demasiadas incógnitas. ¿Quién prendió el fuego de la venganza?

¿Las conocías? Es probable que tú también hayas topado con detalles que coinciden en varias novelas, ¿te acuerdas de alguna de ellas?

Lee, disfruta y cuéntame por favor.

 

One thought on “Dame veneno que quiero morir… coincidencias en novela negra

  1. No queda nada por escribir, no importa cuántas novelas usen el mismo veneno que vayas a utilizar tú en la tuya, lo que importa es tu forma de contarlo. Por eso seguimos aquí, y por eso leeremos tu novela cuando estés lista. Biquiños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *