La cuenta atrás de Calcetines (VII)

Las comunidades de propietarios también son un lugar muy interesante para encontrar ocultos motivos criminales entre sus habitantes.
Más allá del punto humorístico de La que se avecina por ejemplo, la película La Comunidad de Álex de la Iglesia refleja también las rencillas y pactos para conseguir cualquier objetivo que los vecinos consideren medianamente interesante.
No es ninguna novedad decir que en todas las comunidades de vecinos hay malos rollos y personajes imprescindibles como los mirilleros, los cizañeros, los malos pagadores… En todas ellas hay inquilinos que guardan secretos sorprendentes que solo se saben cuándo de manera inesperada salen a la luz. De ahí la típica “nunca me lo hubiera imaginado, parecía una persona tan normal…” Frase famosa y repetida hasta la saciedad por los vecinos cuando los periodistas les preguntan acerca del evento (generalmente criminal) que ha protagonizado uno de los vecinos del bloque.
 Por eso creí que sería interesante crear un personaje que descubriera al lector los secretos de todos los habitantes de un edificio. Debía ser alguien que pudiera pasar desapercibido y que pudiese entrar y salir de los pisos con total libertad.
Así nació Calcetines, un gato muy curioso que irá  destapando los más oscuros secretos de los habitantes del edificio en el que vive aunque en el proceso casi vaya perdiendo sus siete vidas.
Con este La cuenta atrás de Calcetines doy por finalizada la etapa veraniega de audiorelatos noir, pero antes quisiera pedirte algo. Necesito saber si te parece interesante que siga compartiendo contigo más audiorelatos con una frecuencia mensual a partir de ahora.
Al fin y al cabo este lugar sigue adelante gracias a tí y se nutre de tus opiniones, por eso es tan importante para mí que me cuentes qué te apetece encontrar entre estas paredes virtuales. Yo, por mi parte, intentaré ajustar los contenidos a los temas que más te interesen.
Así que ahora es tu turno. Cuéntame, por favor. ¿Quieres que los audiorelatos continúen? Gracias de antemano por ayudarme a mejorar.
No me enrollo más. Te dejo con esta Cuenta atrás de Calcetines. Y ya sabes, lee, disfruta y cuéntame.

 

 

Es caprichoso, se transforma y tiene fecha de caducidad (VI)

Hace unos días tuvimos una interesante discusión en el trabajo. El último cajón del mueble dispensador de la Nespresso tenía las cápsulas de leche caducadas. O fuera del consumo preferente.

El asunto cambiaba dependiendo de quién defendiera el tema. Los del “caducado” mantenían que había que retirar las cápsulas ipso-facto, no fuera que alguien terminase con una descomposición brutal mientras que los del “consumo preferente” optaban por una visión más relajada del hecho. Si es consumo preferente, decían,  significa que el alimento pierde algunas cualidades pero no que su consumo sea nocivo para la salud.

En estas estábamos cuando vi a una pareja sentada en el sofá de la salita de espera. Asumí que eran pareja por la cercanía entre sus cuerpos, pero por nada más. Cada uno de ellos permanecía absorto a la pantalla de su teléfono móvil. Entonces especulé acerca del amor y su fecha de caducidad o su consumo preferente.

Es inevitable que el paso del tiempo erosione la pasión con la que comienza una relación, pero eso, en muchas ocasiones no significa que la pareja se separe a pesar de todo. He conocido casos en los que no se han separado porque aún queda algún rescoldo vivo entre ellos y ambos confían en que un fuelle avive esas últimas brasas. Pero también hay quien no lo hace porque no puede, porque la losa económica que supone la hipoteca o la falta de trabajo de uno de los miembros es la cadena que los une aunque ellos no deseen continuar juntos.

Un tercer hecho es el que hoy ha desencadenado el audiorelato. Aquellas parejas en las que cada miembro ve la relación de una forma diferente. Uno de ellos confía en que las aguas vuelvan a su cauce, pero el otro, pasa página y rehace su vida con todo lo que ello implica si siguen viviendo bajo el mismo techo.

Y si encima la persona que conforma el tercer vértice del triángulo amoroso tiene amistad con los dos miembros de la pareja desde hace tiempo la cosa se complica bastante, ¿verdad?

Bueno, no diré más. Hasta aquí puedo contarte. Para saber cómo termina esta historia, te animo a escuchar el audiorelato de esta semana que lleva por título Es caprichoso, se transforma y tiene fecha de caducidad.

Lee, disfruta y por favor, cuéntame qué te ha parecido.

Te espero en los comentarios.

La última noche del año (V audiorelato)

Hoy, como es festivo, el audiorelato va a ser más cortito. Más bien podría ser un audiomicrorelato si nos ponemos exquisitos. En cualquier caso, el desencadenante es la última noche del año, la Nochevieja y el entorno festivo que la envuelve.

En cada lugar se festeja de diferente manera. Aquí, por ejemplo, existe la costumbre de salir disfrazados a la calle tras las campanadas como si fuera carnaval. En otros sitios el personal se viste de etiqueta y sale de copas a celebrar la llegada del Año Nuevo…

De todos modos, en lo que sí que coincidimos todos es que en esas fechas todo parece diferente, ¿verdad? Las navidades nos transforman desde el primer villancico y se suceden las situaciones simpáticas y positivas. Por  eso nada termina por sorprendernos tanto como para plantearnos que existe algún tipo de trampa en una situación golosa (aunque extraña) que se nos plantee.

En La última noche del año, el escenario es un bar, un hombre solitario en una noche para compartir y una mujer. Un reto entre ambos en el que él ni quiere ni puede renunciar…Espero que lo disfrutes.

 

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Te espero en los comentarios.

Con raya en medio (IV)

Los abogados son una fuente inagotable de inspiración para cualquier relato o novela criminal. ¿Quién no recuerda Las dos caras de la verdad o Matar a un ruiseñor, por ejemplo? Son personajes que dan mucho juego porque bailan casi siempre con la más fea: la conciencia. Tanto la propia como la de la sociedad.

Me he preguntado miles de veces cómo dormirá el abogado defensor de un asesino, o si tendrá alguna fórmula para no ser tan concienzudo en su trabajo cuando sabe positivamente que su cliente es un criminal y no hay dudas de su implicación en un crimen, por ejemplo.

Pero he querido ir un paso más allá dentro de la ficción, claro está. ¿En qué situación un abogado renunciaría a la defensa de su cliente? Entiendo que no sería por mala conciencia, ya que es un oficio en el que se presupone que te encontrarás más de una vez con situaciones desagradables o totalmente contrarias a tus principios y valores (o no, vaya usted a saber, que hay personas para todo en esta vida).

Así, imaginé una situación comprometida en la que la defensa de un acusado fuera realmente difícil. No porque las pruebas le incriminasen desde un inicio sino por una especial habilidad del sospechoso. Y he creído que el mejor escenario posible para esta historia es una relación ya rota en la que uno de sus miembros continúe enganchado a la persona con la que compartió su vida durante un tiempo y que ahora, disfruta de su tiempo con otra pareja.

Probablemente haya algún abogado en la sala (ejem, ejem), así que solicito su benevolencia si considera que he metido la pata y les agradezco de antemano cualquier sugerencia para mejorar en un futuro.

No me extiendo más. Aquí te dejo con el audiorelato de esta semana que lleva por título Con raya en medio. Como siempre, me encantará conocer tus opiniones sobre él, así que te espero en los comentarios.

 

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Luna Roja en el Hotel Allegrucci (III)

 

En este caso, el desencadenante han sido la luna roja, el fenómeno astronómico del verano, unas vacaciones en Italia y un Hotel, el Allegrucci. La luna roja o luna de sangre, fue el primero de los elementos por la carga supersticiosa que conlleva el anómalo acontecimiento. Hablé con varias personas de mi alrededor comentándoles que iba a ir a verla y en varias ocasiones he recibido respuestas parecidas que me han sorprendido. Dicen que es un suceso de mal fario, que esconde malos presagios, y claro, esa es una espuela incuestionable para una historia noir. ¿Verdad? Así que desde ahí mi mente calenturienta ha empezado a gestar un incidente desfavorable para alguien que estuviera viendo el fenómeno.

También pensé en una pareja que no estuviera pasando por su mejor momento, en unas vacaciones que supuestamente fueran un bálsamo para su relación pero que, finalmente, terminasen aderezadas por un pellizco de celos, de egoísmo, de incomprensión…

Y finalmente surgió la idea del Hotel Allegrucci, un hospedaje vacacional pequeño y discreto en la costa italiana regentado por dos familias. Y también la pareja fue tomando forma en mi mente. Una de ellas, sería escritora. Eso me dio algunas pistas sobre qué camino tomaría la otra parte de la pareja para una reconciliación tras su última pelea…Pero, no quiero adelantarte mucho más. Es mejor que escuches el audiorelato semanal y después me cuentes. ¿Te ha gustado? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido (si es que algo lo ha hecho)? ¿Tienes alguna sugerencia para un próximo audiorelato?

Me encantará conocer tu opinión. Al fin y al cabo estos audiorelatos son por ti y para ti. Te dejo con la Luna Roja en el Hotel Allegrucci.

 

Lee. Disfruta. Cuéntame.

¡Ah! Una sola cosa más. No se italiano así que cualquier error de dicción o gramatical del idioma de Da Vinci que encuentres en el audiorelato, es culpa mía. No obstante, espero que disfrutes de la Luna Roja en el Hotel Allegrucci.