El género negro y las series TSNR

Sigo con el repaso a las series que acompañan al género negro. En esta ocasión, el estilo TSNR. Una apuesta segura. El tipo de series de Tensión Sexual No Resuelta  siempre lo han sido. Y si además el argumento se adereza con algún tipo de condimento criminal (resolución de crímenes, misterios, historias de detectives), el éxito está prácticamente asegurado (a no ser que la serie sea un auténtico bodrio o los personajes absolutamente inverosímiles y se dediquen a cantar “Amo a Laura” ad infinitum).

Probablemente haya muchos ejemplos, pero en mi memoria han quedado dos series de la época de los ochenta y otras dos más actuales. En los cuatro telefilmes se cumplen los parámetros que comentaba en el párrafo anterior: la pareja de protagonistas que siente una atracción mutua brutal (pero que, por cosas y causas diversas no pueden disfrutar de un momentazo erótico – festivo) y el componente criminal.

Remington Steele


Si, amigas. No sé por qué me gustaba más la serie. ¿Por el atractivo protagonista? ¿Por sus múltiples referencias al cine? ¿Por la química entre los actores o porque era la primera serie en la que veía una mujer tan independiente y profesional (a pesar de que tuviera que emplear un subterfugio para poder dedicarse a lo que ella deseaba) en la pequeña pantalla?

En cualquier caso, aunque llegué a ella bastante más tarde de su estreno, esta serie fue un auténtico éxito que le proporcionó al ahora archiconocido Pierce Brosnan la oportunidad de interpretar años más tarde a James Bond.  (Goldeneye, 1995).

La premisa (por si alguien no conoce la serie, que lo dudo) era la siguiente: Laura Holt, detective privada, ha creado una agencia pero no consigue clientes que la contraten por el mero hecho de ser una mujer. Por eso decide crear un jefe ficticio llamado Remington Steele. La sorpresa llega cuando un delincuente (estafador y atracador) asume ese papel y la agencia despega profesionalmente.

El telefilme se desarrolló durante cinco temporadas con muy buenos resultados y como curiosidades te puedo contar un algunas cosillas: que los guionistas hacían un guiño lingüístico al utilizar la palabra “steele” en el título de los capítulos (apellido del detective y el significado de la palabra: todavía/robar),  que el nombre de tan ilustre detective proviene de la unión de dos palabras: una máquina de escribir Remington y los Pittsburgh Steelers (un equipo de fútbol americano) y que Glenn Gordon Caron fue el creador de esta serie y de la que te hablaré a continuación: Luz de Luna.

Luz de Luna


Otro momento revival con esta serie. ¿Quién no recuerda la canción de entrada, esos diálogos rápidos y el contrapunto perfecto entre los dos protagonistas de Luz de Luna? ¿Quién es inmune al recuerdo de la entrañable señorita Topisto y sus respuestas rimadas al teléfono? Ay. Yo no.

Durante cinco temporadas, Cybill Shepherd y Bruce Willis nos embelesaron. Con Luz de Luna los telespectadores fuimos testigos de una estética mucho más elaborada que en las series de detectives que se habían visto hasta el momento (no en vano una de las protagonistas era una ex modelo en horas bajas) y un despliegue de medios nunca vistos hasta entonces en una serie de estas características. Hubo números musicales, escenas rodadas al estilo de los años cuarenta, guiños a la literatura…

Pese a los problemas que tuvo el desarrollo de la famosa dramedia (porque los creadores de la serie buscaban un producto de calidad frente a las series de consumo masivo), el público acogió con entusiasmo esta historia de la agencia de detectives que dirigían una vanidosa ex modelo casi arruinada y un detective canalla y ligón.

De hecho, la serie fue un trampolín para Bruce Willis, que pocos años después del estreno del telefilme protagonizó La jungla de cristal y lanzó así su carrera de actor al estrellato.

¿Algunas curiosidades de esta serie? Hay unas cuantas. Parece ser que, al contrario de lo que se decía en los mentideros de la época, los dos protagonistas principales no se llevaban mal del todo e incluso llegaron a tener algún momento álgido que resolvió su TSNR particular.

Por otra parte, pese a lo bucólico del título de la serie en castellano, el original significa pluriempleo, algo mucho menos glamuroso pero más acorde con la situación inicial de la serie.

Además Luz de Luna, es de las series más innovadoras de la pequeña pantalla (recuerda que estamos hablando de los años ochenta) puesto que utilizó con desparpajo un recurso del que hace unas semanas hablaba Ana González Duque, la ruptura de la cuarta pared. Igual se dirigían directamente al público que aparecían personas del equipo en mitad del episodio, etc.

Bones


Que va. No tiene nada que ver que empezase a ver esta serie y no otra además de por la promesa de resoluciones de crímenes por el actor que había protagonizado Buffy y Angel. Nada que ver. Bueno, sí, un poco. Soy bastante exigente en cuanto a lecturas, pero de series…Nadie ha dicho nada ¿no? Y estando ese mocetón de por medio, ¿cómo no iba a haber TSNR? Era un territorio que el actor ya había explorado en La cazavampiros, así que seguro que bordaba el asunto.

Lo cierto es que no he visto las doce (¡doce!) temporadas que la componen aunque sí fui fiel a las primeras tres o cuatro. Me divertían. Sobre todo los personajes que, conforme a los clichés de género, tenían las habilidades sociales de una ameba coja.

Venía a ser un CSI descafeinado, con procedimientos de laboratorio, pero más centrados en las relaciones sociales que se establecían entre los personajes. Quizá no es la serie mejor elaborada pero cumple a la perfección con la misión principal de entretener al espectador que, al final, es lo que cuenta. Por eso cuenta con una legión de fans. Y sospecho que también es el motivo de la extensión de la misma a esas doce temporadas.

Como curiosidad (y hay muchísimas, solo tienes que entrar en algún foro de exaltados fanáticos), te puedo contar que en la serie desarrollan un guiño entre realidad y ficción ya que Huesos, la protagonista (Temperance Brennan) de la serie, es escritora en su tiempo libre y el personaje principal de su novela se llama  Kathy Reichs, quien en realidad es escritora y la creadora de Temperance Brennan.

Castle


Imposible hablar de series TSNR de género negro sin que salga Castle a colación ¿verdad? La serie, que trata sobre una policía y un novelista cuyos esfuerzos se destinan a resolver crímenes ha tenido un éxito arrollador. Puede que por la química que los personajes tenían en las primeras temporadas (a posteriori se ha sabido que en la vida real no se pueden ni ver), por el puntito de humor o por lo histriónico de su protagonista masculino.

En cualquier caso, Castle ha conseguido tener una legión de fans incondicionales tras ella que no tardaron en hacerse con la novela basada en el telefilme (libro que por cierto, no he leído pero que cosechó bastantes críticas negativas).

Te dejo un par de curiosidades acerca de la serie.  Se dice, se comenta que el nombre del telefilme es un homenaje a Stephen King, cuyo apellido es, igual que Castle (castillo), el nombre de una pieza de ajedrez. Además, el actor protagonista de la serie parece ser un tipo divertido e ingenioso con gran presencia en redes sociales, donde es fácil encontrarle proponiéndo a sus seguidores desafíos y retos (con recompensa incluida) para resolver enigmas.

Estoy convencida de que conocías todas estas series, pero tengo curiosidad por saber si te gustaron o si añadirías alguna más. ¿Me lo cuentas en los comentarios? Y ya sabes, ahora en verano…

Lee. Disfruta y cuéntame.

4 thoughts on “El género negro y las series TSNR

  1. No sigo las series por temporada ni siquiera me acuerdo cuándo es el dia de estreno de capítulo pero en mis apacibles trasnochadas, (mientras tejo, chusmeo facebook y los diarios o escribo… sí escribo con el ruido de la tele! ) veo Castle, CSI en sus variados formatos ( hasta me rio con las poses forzadas de Horatio..)NCSI, Bones y hasta Hawai 50 ( y yo vi la original!!). Veo los episodios repetidos de Criminal Mainds! En verano porque es verano y en invierno porque…

    1. ¡Hola Alicia!
      A mi me resulta imposible ver la tele y escribir al tiempo, ¡que crack! Además con lo poco que veo la televisión es bastante improbable que llegue al orden correcto de los episodios, por eso utilizo el ordenador si realmente me interesa una serie. Me encanta lo de “en verano porque es verano y en invierno porque…” jajaja. Creo que todos, si damos con la adecuada, somos “carne de series”.
      Besotes

  2. Castle no estaba mal, pero ahora me es imposible verla igual. Se dice, se cuenta, se rumorea, que los protagonistas estaban liados y que cuando la chica lo dejó, él le hizo la vida tan imposible en el set de rodaje que tuvieron que cancelar la serie. Y por eso no soy capaz de verla con los mismos okos. Muy buen post. Biquiños!

    1. Sabía que los protagonistas no se llevaban muy bien, pero desconocía el motivo que me cuentas…Gracias por pasarte y comentar, riquiña. Mil besos, preciosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *