Novela policiaca: cada Cuerpo es un mundo

Ya dije por aquí hace unas semanas, que estoy de acuerdo con la máxima de Marcelo Luján, quien afirma que en el país del género negro, la novela policíaca es una provincia más.  De hecho, probablemente sea la provincia más conocida y más internacional ya que ha sido la que con sus cuerpos de seguridad, más popularidad le ha proporcionado al género negro a nivel mundial, tanto en las versiones de investigadores policíacos como privados.

Pero aquí, a nivel nacional,  donde la figura del detective tiene vetada la participación en la resolución de crímenes, el investigador policial es el rey del subgénero.

Por eso hay quien opina que  este subgénero patrio obecece a patrones más o menos parecidos, que repite estructuras y las novelas difieren muy poquito unas de otras. Bueno, pues dedico con todo cariño este post para esos “ateos” del género. Porque con independencia de los argumentos, puntos de vista de los personajes o recursos literarios narrativos, también hay algo que diferencia los policiales.

Los Cuerpos.

Que dicho así, oiga tiene su puntillo sugerente ¿verdad?  Los cuerpos… En fin. Lo que quiero decir, es que frente al procedimiento más o menos común de una investigación, a mí también me parece curioso colarme entre las filas de los investigadores de las distintas instituciones policiales para poder vislumbrar sus quisicosas.  Las relaciones entre las diferentes corporaciones, ( no siempre el trato entre los cuerpos es cordiales, ni las competencias están convenientemente diferenciadas, y eso se presta a que las novelas tengan algunos matices la mar de interesantes desde mi punto de vista).

En general, la resolución de los homicidios en España se lleva a cabo (según la Ley de Enjuiciamiento Criminal) por La Guardia Civil (Unidades de Seguridad Ciudadana y Unidades de Policía Judicial), y por la Unidad de Policía Judicial del Cuerpo Nacional aunque en algunos casos atendiendo a competencias territoriales y legales (fueros propios por ejemplo) hay otras unidades que también cuentan con un departamento de homicidios.

De modo, que para la resolución de un crimen existe la posibilidad de que se vean envueltas diferentes unidades según el territorio en el que se haya cometido el asesinato, por ejemplo.

Por eso,  a continuación, para ampliar horizontes, te dejo unas breves recomendaciones de novelas policiacas según el cuerpo de seguridad que investiga el crimen. ¡Bon Apetit!

Guardia Civil

La saga Bevilaqua y Chamorro.

¿Quién no conoce a esta pareja de guardia civiles que ya han llegado hasta la pantalla grande con “La niebla y la doncella”?

Pero hay muchos más ejemplos como la saga de Valentina Redondo (que debo confesar que no me enganchó demasiado)

O  mi reciente descubrimiento:

El baile de los penitentes

Semana Santa. En el pequeño pueblo riojano de Calahorra, las historias de seis personajes completamente dispares entre sí terminarán confluyendo. Dos hechos grotescos, también dispares, lo alientan: el asesinato de Nuria Isabel, una niña de catorce años de etnia gitana, así como la celebración en Jueves y Viernes Santo de Los Borregos, un sorprendente juego de apuestas al que acuden desde antiguo y sin excepción todos los varones del lugar. La teniente de la Guardia Civil Lucía Utrera, apodada La Grande por su corpulencia, deberá esclarecer el crimen con muy pocos medios, menores indicios y la localidad tomada al asalto por los periodistas. En apenas setenta y dos horas, el destino de estos personajes, y el de la propia Calahorra, se verá alterado de modo irreparable.

Este libro de cuatrocientas páginas que se lee en un suspiro, aúna en una misma novela un crimen dentro de un entorno rural, giros y sorpresas bien fundadas, el reflejo de las costumbres y una de las mejores profundizaciones en la psique criminal que he leído en tiempos.

 

Policia Nacional

¿Quién con fuego?

La aparición del cadáver de un anciano solitario en un pueblo apartado de la geografía navarra, da paso a una trama policial a caballo entre dos mundos distantes seis decenios. Un caso que recae en el inspector Villatuerta tras reincorporarse al servicio después de una larga baja laboral. Le acompañan en la investigación su hija, la agente Nerea, y el subinspector Javier Erro. Los tres se enfrentarán a un asesino cuya motivación se hunde en la época de la posguerra. Durante años huyó de la venganza, la aplacó con el trabajo extenuante de sol a sol. Pero la llamada de la sangre acabó por alcanzarlo. Del presente en Pamplona y el Valle de Ollo al pasado en las montañas de Navarra y Estados Unidos, adonde emigraron infinidad de pastores vascos buscando un futuro mejor. Un asesinato y demasiadas incógnitas. ¿Quién prendió el fuego de la venganza?

Es la primera novela de la serie del Inspector Villatuerta. Y el punto fuerte del libro además de los dos hilos temporales que la tejen es que el dúo protagonista  de investigadores son padre e hija. Carlos Ollo escribe bien, argumenta e hila la historia de manera verosímil y nos trae retazos de un pasado no tan lejano en el que los inmigrantes fuimos nosotros. Una recomendación, no le prestéis demasiada atención a la portada. El interior es infinítamente mejor. Por cierto, ya tengo en mis manos el segundo volumen, A la luz del vino, y le tengo muuuchas ganas. Te contaré mis impresiones, pero a tenor de la primera novela, estoy convencida de que la voy a disfrutar mucho.

La saga del inspector David Vázquez. Sin retorno.

Hace tiempo que Irene Ochoa se siente atrapada en un callejón sin salida cuyos muros se estrechan a medida que los abusos por parte de Marcos, su marido, se convierten en una rutina. No tiene más armas que su instinto de supervivencia. No hay otra opción: la vida de Marcos o la suya. La oportunidad se presenta un miércoles, cuando él llega más borracho de lo normal y, tras un par de tragos, se queda profundamente dormido. Horas más tarde, los bomberos y la policía investigan las causas del incendio que se ha cobrado la vida de Marcos. Todo ha salido según lo planeado, pero hay algo que Irene no puede controlar. Aquella misma noche en la que apenas empieza a saborear la libertad conoce al hombre que podría arrebatársela: el inspector David Vázquez, el encargado del caso. Empieza así una relación marcada por la pasión, el anhelo y el peligro.
Mientras Pamplona sigue conmocionada por el accidente, el inspector Vázquez deberá resolver uno de los casos más escabrosos de su carrera: varios peregrinos del camino de Santiago han aparecido muertos en Roncesvalles, a solo unos kilómetros, y todo apunta a que ha sido obra de un asesino en serie.

Leí Sin retorno y me gustó su estilo, pero con Deudas del frío  Susana Rodriguez Lezáun me convenció del todo. Tiene un estilo equilibrado y el punto fuerte de estas novelas es el reflejo de los movimientos sociales actuales que sacuden nuestras ciudades (y no tanto nuestras conciencias). Otro de los puntales de sus novelas es poner al lector en un brete moral…Y hasta ahí puedo leer. Susana, la próxima comisaria de Pamplona Negra,  acaba de presentar además la última novela de la saga que se titula Te veré esta noche y a la que espero poder hincarle el diente muy pronto. Aunque son novelas autoconclusivas, te recomiendo que las leas en orden para que no te pierdas la caracterización de los personajes. .

 

Ejército

Aunque es más fácil encontrar ejemplos de investigadores de los anteriores cuerpos de seguridad, también los hay en el ejército, como lo muestra Gerardo Pérez en su quinta novela. El punto fuerte de este libro es, a mi parecer, el desarrollo del arco dramático del personaje principal, aunque también los escenarios, las argucias políticas y la defensa de los ideales son temas de interés en la novela. Te dejo su sinopsis a continuación.

Amanecer en el ocaso

Rodrigo  Cifuentes, un teniente retirado del ejército que realiza labores como investigador y que vive atormentado por los recuerdos de una fallida relación sentimental, recibe el encargo de buscar discretamente a la hija del Secretario de Estado de Defensa, desaparecida en extrañas circunstancias. La vinculación del padre con una empresa dedicada a la venta de armamento y el idilio de la joven con un líder político marcan en un inicio la investigación sobre lo ocurrido. Sin embargo, todo da un vuelco repentino cuando el ex militar descubre que la muchacha ha cruzado el Estrecho de Gibraltar y se ha adentrado en Marruecos, rumbo al Sáhara Occidental, siguiendo la estela de un dirigente de la causa saharaui. Cifuentes decide ir tras sus pasos hasta encontrarla, pero termina viéndose involucrado en la cruzada de un reducido e inexperto grupo de rebeldes que reivindican la independencia de su territorio del reino alauita, condicionando tanto el carácter secreto de la misión como las relaciones entre España y el país africano.

 

Policía Foral

No hay mucho que decir aquí. Dolores Redondo con su Trilogía del Baztán ha creado un personaje y ha dibujado este cuerpo policial con tanta resonancia que es difícil encontrar otro ejemplo con los Forales porque parece que todo remite a esta saga.  Como curiosidad, te diré que, además de la adaptación al cine y al cómic, en Elizondo, el lugar donde transcurre la mayor parte de la novela, también puedes realizar un recorrido por los lugares que sirvieron de inspiración a la escritora. Si no la conoces aún (cosa que dudo) aquí te dejo el enlace y la sinopsis de la primera novela, que fue sin duda, la que más me gustó de la saga.

El guardián invisible.

«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.»
En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás. La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal.

 

Ertzaintza

El silencio de la Ciudad Blanca

Eva Saenz de Urturri tiene entre sus páginas a uno de los investigadores más populares del género: Kraken. De momento solo están publicadas las dos primeras entregas, pero parece que a la tercera le falta poco. De los dos libros que he leído, para mi gusto el mejor es el primero porque es el que menos se entretiene en el turisteo ( no me gusta demasiado que se haga un recorrido detallado y turístico por las ciudades aunque sí me gustan las referencias, manías personales). Me gustaron especialmente el buen desarrollo de los dos hilos argumentales del pasado y el presente, las referencias al arte y el manejo de la intriga. Y por supuesto ese comienzo en el que Kraken nos desvela que le acaban de descerrajar un disparo, hace que te enganches a la historia sin remedio. Por cierto, también tiene recorrido por la ciudad para descubrir los enclaves cruciales de la trama y en breve, parece que habrá serie de televisión.

Una ciudad aterrorizada por el regreso de unos asesinatos rituales. Un policía que esconde una tragedia. Un thriller hipnótico cuyas claves descansan en unos misteriosos restos arqueológicos. ¿Qué harías si fueses el investigador del caso del asesino en serie que está aterrorizando la tranquila ciudad de Vitoria con sus dobles crímenes rituales y encontrases pruebas de que tu propio gemelo, un arqueólogo mediático, fuese el autor de los asesinatos?
Veinte años después, cuando Tasio, el brillante arqueólogo condenado por los asesinatos está a punto de salir de prisión en su primer permiso, los crímenes se reanudan de nuevo: una pareja de veinte años aparece muerta ydesnuda por la picadura de abejas en la garganta en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un edificio medieval.
El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una relación laboral difícil de día, y una intensa atracción y fascinación de madrugada, cada vez que ambos coinciden haciendo running por las solitarias calles de Vitoria.
Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal.

La sirena roja

Dejo para rematar el artículo, el descubrimiento más actual. La última novela negra que he leído por el momento. Hace un par de semanas, Noelia Lorenzo Pino hizo en Deborahlibros la presentación de la tercera novela de la saga, Corazones negros, a la que afortunadamente pude acudir y, aunque recalcó que la novela era autoconclusiva, los lectores recomendaron leer la saga de Chassereau – Macua en orden para entender bien la relación y profundidad de los personajes. Así que ni corta ni perezosa me fui a la biblioteca en busca de La sirena roja  y reconozco que leí  prácticamente en dos días las cuatrocientas hojas de la novela. No podía soltarla. Sus puntos fuertes son un estilo fresco, desenfadado, visual y cercano junto con una estructura interesante (aunque no es novedosa la utiliza muy bien). También los personajes están muy bien pincelados en cuanto a actitud y verosimilitud y la temática (mejor dicho su entorno) es original. Ahora estoy esperando la llamada de la biblioteca para leer  La chica olvidada y poder devorar Corazones Negros, que me está mirando con ojos golositos desde la estantería.

La agente de la Ertzaintza Eider Chassereau y el suboficial Jon Ander Macua se enfrentan a lo que podría ser el caso más importante de sus carreras. La aparición de dos cadáveres desollados, con un siniestro vínculo entre ellos, les llevará hasta Lorena, una prestigiosa tatuadora donostiarra que aún se recupera de una relación que acabó con una orden de alejamiento por amenazas y agresión.Una investigación contra reloj para evitar nuevas víctimas del que podría ser un asesino en serie les conducirá a través de un entramado de prejuicios religiosos y oscuros secretos. El caso les absorberá hasta el punto de olvidarse incluso de sus propias vidas.Sumérgete en esta historia trepidante y descubre lo que sucede cuando la sangre y la tinta van más allá del arte?Con el estilo ágil y visual que le caracteriza, Noelia Lorenzo Pino nos sorprende con esta novela donde la crudeza y la atmósfera gris contrastan con la cercanía de sus personajes.

Por supuesto, hay muchas más novelas y sagas de estos y otros cuerpos de seguridad que componen los libros más populares del género así que,  por favor, si conoces algún título recomendable, ¿me lo cuentas en los comentarios? ¡Sería fantástico!

Mientras tanto, ya sabes…

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *