Tres novelas negras gráficas imprescindibles

—¡Bob Esponja, mamá! Se parece a Bob Esponja. No es…¡Pero se parece! Me voy a comer un ojo y luego los brazos y las piernas. Son patatas fritas, ¿verdad?

A mi hijo no le gusta  gustaba la tortilla. Ni francesa, ni de patatas, ni de ningún otro tipo. Pero le encanta Bob Esponja. Así, que echándole un poco de ingenio, conseguí perpetrar una cena en la que una tortilla francesa tenía cierto parecido a su amigo, el de los dibujos animados. No se la terminó, pero al menos conseguí que la comiera. ¿Por qué te cuento esto?¿Qué relación tiene con las novelas negras? Pues porque la identificación es muy importante. Muchas veces relacionamos géneros literarios con imágenes o sensaciones fijas y estas nos acercan o alejan de su lectura tan solo por razones emotivas. Como me ha pasado con las novelas gráficas y los cómics.

Sencillamente, no las relacionaba con la novela negra. Y no podía estar más equivocada. Para mí los cómics pertenecían a una época (ya lejana, ejem!) de veranos extensos y trastadas en el pueblo. Mi época de cómics incluía al Tío Gilito, a Mortadelo y Filemón, Rue 13 Calle del Percebe, Zipi y Zape y Súper Lopez. Lo más cercano a la novela gráfica eran aquellas novelitas de Editorial Bruguera que aunaban tanto lo narrativo como lo gráfico con unas viñetas cada pocas páginas.

Pero desde entonces y hasta ahora, no había vuelto a interesarme por el género. Craso error por mi parte que he enmendado con la lectura de tres novelas gráficas imprescindibles. Muy diferentes y muy recomendables por distintos motivos. Si. Porque la novela negra se presta especialmente a este formato, sobre todo si hablamos del diseño en blanco y negro.  Pero primero, si como yo, eres lega en la materia, te adelanto que hay diferencias considerables entre los cómics y las novelas gráficas. ¿Los conoces? Te los detallo brevemente antes de contarte los tres descubrimientos que he hecho.

Comic vs. novela gráfica

Por extensión y encuadernación:

Dicen los entendidos, que mientras la novela gráfica se entiende como una obra completa, los cómics son historias cortas publicadas de forma periódica en formato serial. El cómic por tanto suele ser más breve (a excepción de las antologías) aunque más longevo en el tiempo.

Por público:

Como te decía antes, los cómics parecen estar dirigidos a un público más juvenil aunque eso no es obstáculo para que disfruten de ellos también los adultos. De hecho, hay cómics que están enfocados al público adulto como los manga. En cambio, la novela gráfica, por su temática, extensión y forma de abordar los distintos argumentos suelen ser más adecuadas para lectores mayores de edad (sobre todo en novela negra).

Su DNI:

Las novelas gráficas comparten con las novelas genéricas su número de identificación o ISBN. En cambio, los cómics tienen un código especial y diferente; el ISSN.

El coste:

Lógico. No es lo mismo una encuadernación con grapas, al estilo revista que una impresión tipo libro, con páginas de más calidad y definición que los cómics tradicionales.

Tres estilos, tres novelas, tres recomendaciones

Sin City: Primero de los dos volúmenes que componen la saga de la Ciudad del Pecado.

La más cruda lucha del bien contra el mal. Esta es la primera (y la más cinematográfica) de las tres novelas gráficas que he leído y está compuesta por cuatro relatos: El duro adiós, Mataría por ella, La gran masacre y Ese cobarde bastardo. El contexto gráfico es tan duro y expresivo como la más ruda novela hard boiled. Tiene escenas explícitas de violencia y sexo por lo que desde aquí recomiendo absternerse a estómagos sensibles. Una oda a la exageración que sobre todo me ha gustado a nivel gráfico. ha páginas dobles que son una sola viñeta,  tras que recuerdan por el estilo al stencil y o tras tantas que a pesar de estar en blanco y negro tiene tal fuerza visual que ríete tu de la paleta de AgataRuiz de la Prada. También me parece un acierto la sorprendente estructura del libro, que conecta las diferentes historias de la forma más inesperada: un escenario común, un momento puntual, un personaje secundario en una de las historias que pasa a ser el protagonista en otra…Pero también tiene su parte decepcionante. El desequilibrio entre narración e ilustración y el uso de los clichés. Aquí los duros son tan duros que sudan petróleo, todos los personajes adeudan un pasado oscuro, hay alcohol y violencia a espuertas, policías corruptos en su mayoría, mujeres (todas) cañón que se encuadran en dos grupos: o son de moral distraída o directamente fatales…Nein. No me ha gustado nada. Aunque si tuviera que elegir un relato, lo haría con gusto. Ese cobarde bastardo, pese a todo me ha parecido muy bueno. Quizá porque para entonces ya me había acostrumbrado al estilo del autor, o bien por el desenlace redentor, o quizá por ese guiño del título en referencia a la única pincelada de color del relato (yellow además de amarillo significa cobarde), me ha parecido de lo más interesante.

From Hell: Los crímenes de Jack el Destripador desde el punto de vista de Alan Moore, quien ha elaborado una curiosa teoría respecto a la identidad del asesino más famoso del Londres victoriano. Una muestra extraordinaria de documentación y talento tanto con sus ilustraciones como a nivel narrativo.

Un novelón. Tremendo. Con tanta carga documental que es necesaria la consulta de las anotaciones finales que explican al detalle la información consultada y referencias de los capítulos. Imprescindibles para disfrutar de la novela en su totalidad. No es un libro ligero y tampoco aquí se tiene ningún reparo en mostrar las escenas más duras de violencia o sexo, pero en este caso lo que más llama la atención es esa obra de ingeniería que es la realidad ficcionada que ha construído Alan Moore apoyada en los dibujos de Eddie Campbell. Me quito el sombrero. Con profundidad tanto en la temática (bastante crítica con la monarquía, policía, y desigualdades sociales de la época) como en el estudio de las dualidades (locura – cordura, diferencias de género). Otros dos puntos fuertes de la novela son el manejo delicioso del vocabulario propio de los personajes que reflejan su condición social de manera impecable y el recorrido histórico/mitológico por la ciudad de Londres. Una delicia.

Lamia: Barcelona, 1943. El asesino más sanguinario que ha visto la ciudad anda suelto. Mauricio “Herr Doktor”, un detective privado poco convencional, aparcará su agenda para dar caza al criinal. Por ahora, sus clientes deberán esperar, entre ellos Laia. Ella tiene 32 años y, pese a ser huérfana, ahora tiene todo lo que siempre ha deseado: un esposo que la quiere, un bebé en camino y un buen trabajo donde escribe para el programa radiofónico de más éxito. El consultorio de Elena Bosch. Laia es feliz…pero vive una mentira que la llevará a tomar extrañas decisiones. Y las consecuencias serán trágicas.

Por último leí este pedazo de descubrimiento. Ma-ra-vi-llo-sa. Una novelita gráfica cuya lectura que no te llevará más de una sentada, aunque es probable que cuando la termines quieras volver a empezarla. La he disfrutado desde el propio título que se relaciona con una figura mitológica que fue una referencia constante durante la carrera (lamia es un personaje femenino de leyenda con una apariencia bella pero con muy malas intenciones). No sabría decirte qué me ha gustado más del libro, si sus ilustraciones art decó, el acertadísimo reflejo de la España de la postguerra, la redondez de la historia, el inesperado final o la acertada representación del universo femenino en los años cuarenta. La novela es un exquisito ejemplo del buen desarrollo de una historia negra: tensión, pistas y misterio salpican todas las páginas. La trama avanza en el mismo grado que la incertidumbre narrativa que el autor trenza alrededor de la perturbadora protagonista. Esos guiños a la realidad  (el consultorio de Elena Bosch huele al de la Francis de forma embriagadora) me  han ganado. Pero para que puedas disfrutar de la novela por entero es mejor que no te descubra nada más. Léela y la comentamos, verás cómo te va a gustar.

¿Eres fan de las novelas gráficas?¿Conocías estas? Si sabes de alguna más que merezca la pena, soy toda oídos. Los comentarios están a tu disposición. Entre tanto…

Lee. Disfruta. Cuéntame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *