Cupido y National Geographic: amor noir

¿Imaginas qué sucedería si Cupido, el mofletudo angelote, visitara las páginas centrales de la famosa publicación? Conociendo el “modus operandi” de National Geographic, yo me hago una ligera idea…

Esto es un búfalo
Así te lo muestra National Geographic

 

 

 

¿Te acuerdas de la época dorada de la revista? Todos hacíamos chistes a cuenta de cómo sus fotografías nos enseñaban la “realidad” del mundo. Siempre de un modo mucho más directo y en muchas ocasiones, incluso cruel.

Con Cupido, el amor y la novela negra pasa algo parecido. Ese sentimiento que todos anhelamos y que en muchos casos rige nuestra existencia se muestra con toda su crudeza en el género noir mal a pesar de S.S.Van Dine y su regla número tres.

Y es que en la actualidad, el amor pese a quien le pese, es uno más de los hilos que trenzan el argumento de las novelas negras. Y no solo en su fase romántica sino en toda su extensa tipología. Tiene su lógica, si lo piensas detenidamente, porque el amor — junto con la venganza y el dinero—, es uno de los tres grandes motivos en los que se engloban las razones principales para cometer un crimen.

Así las cosas, hoy, con motivo de la festividad del regordete angelito te muestro el decálogo más oscuro del amor y las novelas en las que puedes encontrarlo.

Ojo, advertencia. Odio los spoilers, por lo que no voy a destrozar el argumento de ninguna de estas novelas al contarte qué tipo de relación amorosa puedes encontrar entre sus páginas.

Es más, para averiguar qué personajes viven una situación como la que te relato, te recomiendo que las leas. Después, si te apetece, las comentamos.

Amor tóxico


Dicen que el amor siempre pesa más de un lado de la balanza. Se habla de que en las relaciones siempre hay uno que ama y otro que se deja querer. Pero cuando este equilibrio supera los límites naturales, cuando una de las personas ejerce un control excesivo o trata de dominar de forma enfermiza a la otra parte, el sentimiento agradable se torna asfixiante y puede llegar a hacernos tomar decisiones muy graves. Dentro de esta categoría podríamos incluir el amor obsesivo, los abusos psicológicos y físicos, la violencia de género… Por desgracia hay infinidad de ejemplos en nuestra sociedad. Y esto también se refleja en la novela negra, cuya naturaleza es inherente a la denuncia social. Encontrarás algunos ejemplos de este amor tóxico en:

El pantanoso.


Este tipo de relación es la que se construye sobre una mentira o un engaño. ¿Has visto algún episodio de Catfish? Es un programa que trata de desmontar esos perfiles falsos sobre los que algunas personas construyen su identidad en redes sociales. Y la verdad es que esta situación es más habitual de lo que crees. Vivimos maquillando nuestra realidad para hacerla más perfecta, más interesante, más atractiva de cara a la galería. El postureo es algo aceptado en la sociedad. Con estos mimbres, no es de extrañar que existan relaciones cimentadas en los terrenos pantanosos de la semi – verdad o directamente de la mentira.

Una novela que pone de manifiesto este tipo de relación es:

  • Deudas del frío (Susana Rodríguez Lezáun).

El amor trágico.


Si te pido que me digas un ejemplo de este tipo de amor es muy probable que tu respuesta sea “Romeo y Julieta”. Buen ejemplo. Generalmente el amor trágico implica una odisea para los amantes. Un cúmulo de contrariedades que desembocan sin remedio en un destino fatal para uno de los amantes o para ambos en algunos casos.

La novela que mejor retrata este tipo de amor es en mi opinión:

  • El cartero siempre llama dos veces. de James M. Cain

El de oficina.


“Donde tengas la olla…” Si. Es un refrán que has escuchado hasta la saciedad, pero que no por ello es efectivo. El hombre es el único ser que tropieza “x” veces (elevado a la enésima potencia además) con la misma piedra. Sabes que las relaciones en el trabajo no son buenas, que no te convienen, que si no salen bien (y eso es lo más probable) vivas un infierno ocho horas diarias cinco días a la semana durante todo el año laboral. Pero tú que llevas la tozudez por bandera, crees que a ti no te va a ocurrir, que tu relación es tan poderosa que salvará cualquier obstáculo…Puede ser. En cualquier caso, este tipo de relación es complicada y lleva aparejado cierto secretismo al comienzo, lo que dota al asunto de una magia engañosa que suele desaparecer a pasos agigantados. Aunque mientras dura la fase de enamoramiento…Todo va bien.

Podrás encontrar una relación de oficina en:

El amor bouquet


O lo que viene siendo el típico “picaflor”. Es decir, aquella persona que evita un vínculo estable con una sola persona y prefiere mantener escarceos amorosos con varios amantes.  Es lo que se conoce comúnmente como ir de flor en flor. Suele estar asociado a la juventud o bien a personas con algún tipo de alergia —en distintos grados—al compromiso.

Un buen ejemplo de este tipo de amor bouquet:

El Narciso


El mito de Narciso habla de un joven que se enamora de su propio reflejo. Ególatra y egoísta, el Narciso es un tipo sin posibilidad de amar a alguien que no sea él mismo. Los entendidos dicen que las personas narcisistas poseen una aguda inteligencia y rodean sus actos de excesiva grandiosidad; características que, en realidad, encubren problemas de baja autoestima. Este excesivo amor propio le depara unos sentimientos de satisfacción tan necesarios para su propio bienestar que incluso llegan a ser dependientes de esos actos desproporcionados y ostentosos. A su vez, las consecuencias de esta actitud de excesiva autoestima suelen desembocar en episodios de reacciones violentas con altibajos muy marcados en su temperamento.

Encontrarás un modelo de Narciso en:

El infiel.


Pocas explicaciones necesita este tipo de amor del que hay cientos de ejemplos en todas las novelas, pertenezcan estas al género negro o no.

Puedes leer una muestra de este amor tan ingrato en:

El triangular


Un amor a tres bandas. Un triángulo que suele ser escaleno o isósceles, muy pocas veces es equilátero porque en general establece relaciones desiguales. Acostumbran a tener un final abrupto ya que, a pesar de que el envoltorio con el que se presenta  este tipo de unión es muy atractivo y deseable, en última instancia suelen comportar sentimientos de ansiedad y competencia dentro de la relación.

Un buen ejemplo de triángulo amoroso en novela negra es:

  • La Dalia Negra de James Ellroy

El condenable


Desde el comienzo de los tiempos, junto al amor romántico —admitido y aprobado por la sociedad—, convive un tipo de relación conocida como “condenable”. Aquella que no está socialmente aceptada.  A lo largo de la Historia muchos idilios “especiales” — relaciones entre personas del mismo sexo, relaciones multirraciales, aquellas que sus miembros tienen una gran diferencia de edad e incluso relaciones entre miembros de la misma familia— han pasado por esta situación de rechazo social con diferente resultado en la actualidad.

Puedes encontrar algún ejemplo de este tipo de amor en:

Amor, amor.


Amor. El equilibrio entre intimidad, pasión y compromiso es la piedra angular de lo que conocemos como amor romántico. Ese cosquilleo en el estómago que te hace vivir con intensidad cada momento con la persona elegida. Este es un amor que no suele dejarse ver demasiado en la novela negra —como señalaba anteriormente es una característica condenada por los autores clásicos del género—, pero como las meigas gallegas: haberlos haylos.

Hay una preciosa historia de amor en:

  • Las flores no sangran (Alexis Ravelo).

Bonus track:


Amor filial.

¿Qué sería de un listado de relaciones de amor sin el más incondicional de todos ellos? El amor de los padres por sus hijos. Puro instinto. Este amor es irracional, absoluto e ilimitado y proporciona las herramientas necesarias para que seas capaz de proteger a tus retoños ante cualquier situación o elemento amenazador.

Un ejemplo de lo que los padres son capaces de hacer por sus hijos es:

  • Subsuelo de Marcelo Luján

¿Te ha gustado? ¿Te preguntas cómo es posible que haya “rescatado” de mi memoria detalles de tantas novelas? Te contaré mi secreto. No se debe a ningún acto sobrenatural, tan solo a tener registradas mis lecturas en la Guía Definitiva. Fácil ¿verdad? Y tú también puedes descargártela aquí.

¿Me recomiendas una novela negra en la que el amor juegue algún tipo de papel? Por favor cuéntamelo. Tienes los comentarios a tu disposición. Y si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo, me harás muy feliz.

Lee.  Disfruta. Cuéntame.

4 thoughts on “Cupido y National Geographic: amor noir

  1. Bueno, que sepas que he empezado el día saltando de emoción al leer mi mención en Twitter y lo acabo más emocionada aún al referir “Lo que no se ve” como ejemplo de amor tóxico. Sin palabras.

    Y es que no puedo darte más que la razón al asegurar que el amor tiene mucho que ver con las novelas negras. Y si no es un amor ciego y puro sí podría ser un amor pasajero o una atracción física por la que se puede perder el juicio y cometer alguna locura que otra.

    El amor y el crimen siempre han ido de la mano y creo que es un pilar básico en el que un autor de novela negra debe apoyarse.

    Gran entrada y estupendo análisis.

    (Y mil gracias por las menciones, no te haces idea del empuje que me dan).

    1. Me alegra mucho haberte animado el día. Es de justicia traer a “Lo que no se ve” al listado. Tratas el amor desde un punto de vista poco explorado…y hasta ahí puedo leer (que no me gustan nada los destripes).

      Es cierto que el amor es un pilar de la novela negra, o al menos a mí me lo parece. Aunque entiendo que su versión más romántica no es la más adecuada para el género. De ahí lo de los tipos de amor y su tratamiento en las novelas negras. 😉

      Muchas gracias a tí por pasarte y comentar. También a mí los comentarios me dan aaaaalaaaas.
      Miles de besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *