Así soy…

¡Hola! Mi nombre es Izaskun Albéniz y soy el resultado de leer en la niñez y hasta la saciedad los libros de Los Hollister, los casos de Perry Mason, las aventuras de Barco de Vapor y prácticamente toda novela que caía en mis manos.

Un libro significa para mi cobijo y protección; un lugar seguro al que acudir cuando necesito un refugio acogedor. Leer e inventar historias fue crucial en mi infancia. Por eso aspiro a que, en algún momento, mis narraciones lleguen a ser el lugar en el que se puedan resguardar quienes necesitan evadirse  o que, sencillamente, buscan una lectura entretenida.

Si lo consigo aunque solo sea por una vez, me doy por satisfecha.

Soy creativa e inquieta. He probado con tareas tan dispares como las manualidades o el diseño gráfico pero nada me resulta tan satisfactorio como la escritura y la lectura.

Pierdo la noción del tiempo con facilidad si me pica la curiosidad (cosa bastante sencilla que sucede a menudo). Dame algo medianamente interesante (marketing, escritura creativa, simbología, bujo, psicología…) y me tendrás entretenida durante horas como un gato con un ovillo.

Soy incondicional de la novela negra y del olor que desprenden las páginas de los libros nuevos. Me gustan los grandes éxitos musicales de los ochenta y noventa, el cine de suspense e intriga y las rosquillas de anís.

Tengo un miedo profundo a viajar en avión y me desquician los ruidos agudos o irregulares pero constantes. Estoy continuamente de pelea con el reloj y sus manecillas porque no consigo estirar lo suficiente las veinticuatro horas diarias, pero soy bastante terca así que…¡Ya se me ocurrirá algo!

Si me acompañas compartiré contigo información literaria y algunas notas del proceso de escritura. Incluso con algo de suerte es posible que anuncie el final de una novela que espero terminar de escribir cuando mi procrastinación se tome unas merecidas vacaciones.

Colaboro habitualmente con las revistas Navarra Depokultur, y Solo Novela Negra, allí podéis encontrarme. ¿Mi rutina diaria? Leer, procrastinar, trabajar, escribir y procrastinar un poquito más.

A veces, incluso me permito tener vida social.

Si te apetece embarcarte en un viaje a otros lugares sin moverte de tu sillón, ¡estás en el sitio adecuado!