Me encanta hablar. Para qué lo voy a negar. Sobre todo me fascina conversar acerca del mundillo literario. De libros y también de escritura. Me gusta disfrutar de las impresiones, opiniones y sugerencias de personas que aunque están a muchos kilómetros, gracias a la Red, habitan a tan solo un correo electrónico de distancia.

¿Charlamos?