¿Por qué nos gustan tanto las suecas? El éxito de la novela negra sueca.

No, no voy a hablar aquí de la cara angelical ni de las largas piernas de las féminas suecas.  Lo siento por los seguidores de José Luis López Vázquez pero no va por ahí el asunto mal que le pese al personal. Esto es otra cosa, yo me refiero a la novela negra sueca.

Desde que vi en Youtube este video acerca de la fórmula del éxito en los greatest hits musicales de Spotify no puedo dejar de centrifugar. Si, como parece, existe una estructura válida para lograr la corona de laureles en el ámbito musical y se compone únicamente de cuatro acordes básicos —algo bastante sencillo—, ¿sucederá  lo mismo en la literatura? ¿Por qué un libro triunfa y otro no? ¿Qué puntos en común tienen las novelas negras de mayor éxito?

Por ejemplo el fenómeno nórdico en literatura negra. Me pregunto por qué nos gusta tanto la novela negra sueca. ¿Por qué funciona tan bien? He profundizado un poco en el asunto y creo que ahora lo sé. Pasa y acomódate que te lo cuento.

Las suecas


No lo puedo evitar. Eso de no estar a gritos todo el día… qué quieres que te diga. Me pone los dientes largos. Envidio a los suecos.… Pero luego pienso en el “Svensk somma” (los días fresquitos y encapotados de su pseudo – verano), la falta de roce social, la tristeza de los menús (solo de un plato) y el pastizal que cuesta tomarse una copichuela y se me pasa un poco.

Novela Negra Sueca
Suecia. Orden. Silencio. Extraordinaria conciencia medioambiental. Una mezcla irresistible que además llega siempre jalonada de éxitos como Abba o Ikea.

Y en cuanto a  la literatura negra (en su más amplia concepción)…La cosa tiene sus matices.

No se a ti, pero lo que es a mí, los nombres y topónimos suecos se me atragantan en mitad de la tráquea como un bocadillo de polvorones. Tanta diéresis y consonantes juntas se me hacen bola. De hecho, me cuesta decidirme a leer novelas nórdicas  porque este asunto rompe mi sueño narrativo durante bastantes páginas y, la verdad, leer a trompicones me molesta muchísimo.

Sin embargo, a pesar de que el único punto en común que tengo con la cultura nórdica es el consumo ingente de café y que a priori no puedo empatizar ni con la mitad de lo que me muestran en las novelas (ni los escenarios son parecidos a los que conozco, ni los estilos de investigación, ni la fórmula social… igual que los americanos, es cierto, aunque a estos últimos estoy más acostumbrada) algunos autores me tienen enganchada.

¿Por qué?

mus suecos novela negra
Si te las vas a ver con un sueco en el tapete…¡ojo cuidado, que se las saben todas!

Porque estos suecos, aunque no lo digan, saben jugar al mus. Es más, sospecho que tienen una mano ganadora o se guardan un as en la manga los muy ladinos. Saben todas las señas y casi siempre llevan dúplex o triplex. Doy fe. Creo que en cuestiones de literatura negra, a pesar de tener sus detractores (que también los hay) han dado en el clavo.

Las novelas negras suecas son un cóctel explosivo y resultón que combina con gracia algunas características propias de varios géneros. Si a eso le sumamos el componente exótico pero cercano del europeo semi – desconocido y el profundo conocimiento que tienen de su público objetivo —que explotan además con mucha habilidad— el resultado es claro: éxito al canto.

Del periodismo


La novela negra sueca toma del periodismo un vocabulario cercano y sencillo.  No encontrarás en sus páginas ningún recurso estilístico recargado ni lleno de metáforas ni florituras. Prefieren utilizar un lenguaje llano y comprensible que favorece la empatía del lector con la historia y sus personajes.

También al estilo de los buenos periodistas y sus crónicas sociales, los autores  reflejan la sociedad nórdica de forma realista e incluso muestran que allí no es oro todo lo que reluce a pesar de que para muchos países de Europa sean el modelo social a seguir.

Esta crítica —que todo hay que decirlo, suele ser bastante suave y superficial— humaniza a nuestros queridos y perfectos suecos, normalizándolos y haciéndolos menos intachables.

Del Best Seller


Vale. Este tipo de libro a pesar de saturar el mercado no pasará a los anales de la literatura, pero hay que reconocer que son un objeto de consumo masivo y quien más quien menos, conoce títulos y autores. Por algo será.

Estos suecos, que son más listos que el hambre, han estudiado en profundidad las estructuras y recursos de los best seller y han configurado una triada compuesta por: un ritmo trepidante, una historia sentimental como hilo conductor secundario y por supuesto, un final más o menos feliz (o al menos que deje al lector con buena sensación de boca) que funciona a la perfección. No falla.

De la Novela Negra.


Finalmente, de la novela negra (en el más amplio sentido de la palabra), toma también algunas características básicas como por ejemplo los “escenarios negros”. Es complicado imaginar un crimen o un oscuro delito en una playa de Alicante a más de treinta grados en pleno verano, pero si el ambiente se llena de sombras, hace un frío del demonio, llueve y la luz del sol es inexistente…La cosa cambia ¿verdad?

Por otra parte, además del crimen o delito propio del género —que los suecos pueden presentar de manera bastante cruenta si se lo proponen—, toma prestados de la novela negra clásica los equipos de investigación tanto a nivel científico como policial, con lo que el resultado suele ser bastante dinámico por la variedad de personajes y también muy actual en cuanto a los procesos de investigación.

Algunos nombres


A estas alturas es complicado que no tengas alguna referencia de autores nórdicos de novela negra, pero por si este fuera el caso, a continuación te detallo algunos de los más exitosos como son Jo Nesbo, Inger Frimansson, Mankell, Schepp, Camilla Läckberg, Liza Marklund, Aino Trosell, Hakan Nesser, Ake Edwardson, Arne Dahl, Leif GW Persson, Lars Kepler y el archiconocido Stieg Larsson.

¿Y tú? ¿Crees que existe una fórmula para el éxito? ¿Has leído a alguno de estos autores?¿Qué opinión te merecen? ¿Me recomendarías alguna novela en particular? Tienes los comentarios a tu disposición, soy toda oídos.

Lee. Disfruta.Cuéntame.

Novela negra italiana: Pista Negra de Antonio Manzini.

La Nieve


Ya que es invierno y la nieve ha venido acompañando estos días de un modo u otro, he pensado que esta podía ser el desencadenante perfecto para una reseña invernal. Pero quería salir un poquito de la zona de confort, de lo que podía caer por su propio peso. La nieve sería algo natural en una novela escandinava como El muñeco de nieve por ejemplo.

 

Por eso traté de enfocar este espacio de manera diferente. Con un simple cambio de escenario.  Una novela negra italiana. Porque nieve hay en…Los Alpes por ejemplo.

Pista negra de Manzini


Manzini era uno de los autores que tenía pendientes desde que Carlos Ollo nos habló de la novela italiana en una de esas fabulosas noches de vino negro y novela tinta que tanto disfruto en Deborahlibros. Sus pinceladas de la saga me parecieron  tan atractivas que, en cuanto he podido, he ido a la biblioteca para leer el primer libro de la serie: Pista Negra, donde el descubrimiento de un cadáver aplastado por una máquina quitanieves lanza al subjefe Schiavone y sus famosos Clarks por todo el valle nevado de Aosta en pos del asesino del siciliano Leo Micciche.

El escenario bucólico y con aroma borjamaril de los Alpes italianos en contraposición con un  inspector desterrado e inadaptado al lugar por voluntad propia (él lo que quiere es volver a Roma y no va a hacer ningún intento por acomodarse en el valle) hacen de este policial un buen punto de partida para la serie en la que destaca sin duda alguna su protagonista Rocco Shciavone, un personaje de intensidad media al comienzo de la novela pero que, como bola de nieve valle abajo, se va engrandeciendo y termina fagocitando el interés del libro.

Tibia en cuanto al argumento, la novela se lee con gusto gracias a las peculiaridades de sus personajes y al estilo mediterráneo presente en cada una de las páginas del libro. No encontrarás aquí una historia demasiado oscura o cruda al estilo norteamericano o escandinavo. No. Aquí lo que retrata Manzini (y lo hace muy bien) es la sombra alargada de la picaresca mediterránea sobre la piel y nuestro particular baile al son de  los pecados veniales.

De eso sabe un rato el inspector Rocco Schiavone, más de ciudad que el propio asfalto, obsesionado con relacionar el físico de las personas que le rodean con animales y cuyo destierro a un lugar que él considera poco sofisticado es un peldaño más en su personal escala de tocada de cojones,  donde el top ten de mortificación para él es tener un caso para resolver. Y para eso es precisamente para lo que le llaman. Para enfrentarse a la resolución de un crimen.

Un auténtico Grinch políticamente incorrecto, este investigador cumple al dedillo con todas las características del cliché italianini : colérico de temperamento gaseosero , corrupto, amante de la buena mesa y de las mujeres que lleva hasta las últimas consecuencias su atuendo “antes muerto que sencillo” que proporciona alguno de los momentos más hilarantes de la historia. Por si esto fuera poco, sus métodos de investigación no están precisamente muy cercanos a lo que exige la ley, aunque le resultan eficaces. Una joyita, vamos.  

Pero Manzini también presenta una parte de su personalidad menos dura, más sensible (presente por ejemplo en su actuación frente a los inmigrantes ilegales africanos) y cuajada de fantasmas. Un retrato que funciona muy bien porque al leer ciertos pasajes te entran ganas de recoger al pobre Schiavone, cual perrito Tristón, bajo tu protección para darle aliento y consuelo.

Sinopsis editorial


A consecuencia de un turbio incidente con el hijo de un poderoso político, Rocco Schiavone, subjefe de la policía de Roma, ha sido «desterrado» a una pequeña ciudad del valle de Aosta, en los Alpes italianos. Para un romano sofisticado y amante de la buena vida, no es la mejor noticia. El frío, las botas de nieve y el provincianismo de los autóctonos estimulan la natural tendencia de Rocco a las malas pulgas, así que, visto el panorama, un caso difícil le vendría de maravilla.

La ocasión se presenta cuando aparece un cadáver aplastado bajo las huellas de una máquina pisanieves en una de las estaciones de esquí de la zona. El desafío es importante. A la escasez del material encontrado hay que añadir la ignorancia de Schiavone de las costumbres locales, su desconocimiento del dialecto y la historia del lugar. Nada que amilane, desde luego, a una persona decidida y orgullosa como él. Sin renunciar un ápice a su temperamento meridional, Rocco se abre camino entre pistas, refugios de montaña y teleféricos, interroga a monitores, guías y enigmáticos operarios del valle, y, sobre todo, traba relación con unas cuantas lugareñas guapas dispuestas a ofrecerle una cálida bienvenida.

Perspicaz observador de la naturaleza humana, Antonio Manzini ha combinado una buena dosis de humor inteligente con una pizca de ironía para crear un personaje memorable. Su carácter sarcástico y arrogante, su descarnada sinceridad y su absoluto desenfado hacen de Rocco Schiavone un héroe irresistible, eje central de una serie adictiva que representa lo mejor de la novela negra europea actual.

En resumen


Una novela de estructura lineal, clásica, sin giros sorprendentes aunque con un final un tanto inverosímil y más bien cercano a la teatralidad de Poirot. Una lectura entretenida, ágil y sin grandes pretensiones cuyos puntos fuertes son los personajes y el humor que destila durante todo el libro.

Hay vida más allá de Brunetti y Montalbano.

Lee. Disfruta.

Feliz día.

Equipo de investigación: Queen y la novela negra

 

Hace unos meses, hablando de los tópicos de la novela negra, traté de manera general el tema de los equipos de investigación y Ana Bolox me pidió que desarrollase un poco el concepto. De ahí la entrada de hoy.

Y para ello no se me ha ocurrido mejor forma de hacerlo que con Queen. ¿Por qué? Porque un grupo de éxito arrollador como ellos se sostiene  —al igual que las brigadas de investigación perfectas donde cada uno de los personajes está especializado en un área concreta—  en cuatro pilares fundamentales que corresponden a los personajes y líneas de investigación emblemáticos dentro de la novela.

No es una casualidad que el número de estos equipos sea cuatro. Cada personaje generalmente, lleva una línea argumental en la investigación y también una línea personal que profundiza en sus circunstancias más o menos íntimas para darle mayor profundidad y empaque a la historia.

El desarrollo de más líneas haría muy complicada la novela tanto para el lector como para el autor, por lo que esta es la cantidad más adecuada para elaborar una trama manejable y desarrollar un número de personajes aceptable que no sature al lector.

Por otra parte, si bien es cierto que no todos los grupos de investigación contienen a la vez estos cuatro arquetipos, lo más común es que al menos dos de ellos surjan juntos en la mayoría de policiales. Así que…vamos con Queen: ¡música maestro!

El Front man – Investigador principal.


Cuando piensas en Queen ¿Qué imagen te llega a la mente? A mi, sin lugar a dudas Freddy Mercury. Y es que la banda y el front man en este caso son conceptos inseparables. No puedo imaginar a Queen sin Freddy o a Freddy sin identificarlo con Queen. Del mismo modo, hay equipos de investigación y novelas en las que el carisma del investigador / policía / detective principal transforma a un protagonista en el líder indiscutible de la saga ¿Quién no ha preguntado en la biblioteca por la última de Harry Hole por ejemplo?

Ejemplos hay muchos y variados: Kraken en El Silencio de la ciudad Blanca, la inspectora Petra Delicado de Alicia Gimenez Bartlett, el comisario Adamsberg de las novelas de Fred Vargas o el famoso (gracias a la dudosa adaptación del Muñeco de Nieve) Harry Hole de Jo Nesbo. También Rocco Schiavone de Manzini, la comisaria Webber – Tejedor de Rosa Ribas o el comisario Corominas de Carlos Bass son personajes reconocibles al cien por cien porque obran como figuras angulares; aquellas que dan nombre a la saga o la serie que protagonizan.

 

En la Guitarra – El experto virtuoso.


¿Qué sería de Queen sin los imprescindibles rifs de Brian May? El guitarra del grupo tendría su equivalente en la novela negra en el personaje excéntrico cuya habilidad es absolutamente necesaria para resolver el caso.

Generalmente suele ser un experto en informática como Begoña Lacalle en Deudas del Frio o como Beate Lonn de Jo Nesbo (experto en análisis de vídeo y comportamiento con un “don” especial: el gyrus fusiforme). También puedes encontrarlo en Jonan Etxaide, antropólogo y arqueólogo de la Trilogía del Baztán.

En cualquier caso, independientemente de la materia de la que sean expertos, ellos son los encargados de elaborar y reproducir la melodía que hipnotiza y seduce al lector en el transcurso de la historia. Esta figura es la responsable del momento “un capitulo más y lo dejo”, porque estás expectante del próximo hallazgo que te descubrirá el personaje.

A la Batería – El tipo duro.


¿Alguien es capaz de entonar We will rock you sin simular los golpes de batería con las manos o con los pies? Creo que no. Roger Taylor, el batería o baterista del grupo, es a Queen lo que el “tipo duro” en el equipo de investigación de una novela negra. Imprescindible. Son los conseguidores, los que no dudan en tratar con la peor ralea, los que saben moverse en los bajos fondos y codearse con los peores criminales para extraer la información más relevante o los recursos necesarios. Aquellos que son tan duros que parece que sudan petróleo. Por todo ello los rasgos distintivos de este personaje son su carácter ácido y sus repuestas ásperas.

Estos personajes marcan el ritmo y dirigen los pasos del equipo de investigación tanto en los momentos más sosegados como en los capítulos en los que la acción se vuelve agresiva. Son los elementos que controlan el paso de los demás personajes, por lo que este rol suele desarrollarlo el investigador principal del equipo, que generalmente es el protagonista de la novela.

Algunos ejemplos de esta figura son Lee Blanchard en La Dalia Negra, Rocco Schiavone en la serie de Manzini o también Ramiro Sancho, el inspector barbudo de Pérez Gellida.

 

Al Bajo – Investigadores de campo.


Desde que el mundo es mundo, el bajo es el instrumento que peor se ha considerado. Injustamente ninguneado, es el que pasa más desapercibido y, sin embargo es un elemento decisivo y crítico dentro de la banda. ¿Recuerdas la melodía tan característica del bajo de John Deacon en “Under Pressure”? Estoy segura de que sí.  El bajo va de la mano con la batería de la misma forma que en la novela negra el investigador principal necesita de los técnicos de campo. Son las piezas fundamentales para que la rueda de la investigación avance porque dan continuidad y sentido a la resolución del caso.

Algunos de los mejores investigadores de campo son: Adrien Danglard en la serie del comisario Adamsberg, Reiner Fischer en las novelas de Rosa Ribas, Vianello y Pucetti en las novelas de Donna León o Pierron y Rispoli en la serie de Rocco Schiavone.

Como ves, todo equipo de investigación que se precie tiene al menos dos de las anteriores figuras, y todas ellas tienen su reflejo en una buena banda como Queen. El trabajo cada uno de estos personajes y sus funciones específicas, permiten que la investigación avance como en  un  pentagrama perfecto —incluso con sus bemoles y sostenidos— hasta completar la resolución del caso.

 

¿Y tú? ¿Reconoces alguna de estas figuras en tus últimas lecturas negras? ¿Conoces algún otro ejemplo? ¡Me encantaría que lo compartieses en los comentarios!

Y si te preguntas cómo es posible que te haya dado tantos nombres y datos de diferentes novelas, te diré que no tengo una memoria prodigiosa sino una guía de lecturas que me sirve para no olvidarme de nada y que puede ser tuya también pinchando en la imagen. ¿Te animas?

¡Feliz día!

¿Digital o papel? Clippings.io: el bálsamo para la eterna batalla

Hoy tenía preparada otra entrada relativa a los perfiles de los personajes de los grupos de investigación en novela negra pero el lunes, después de la respuesta a un tweet de Cris sobre su última entrada “¿Por qué atacar el libro digital para defender el formato papel? “me hizo cambiar de opinión y subir este artículo que puede ser el bálsamo ideal para la eterna batalla entre digital o papel. O al menos puede llegar a acercar posturas.

¿Por qué atacar el libro digital para defender el formato papel?, pregunta Cris. Y esta es la respuesta de nazareno 1996

Reconozco que soy una romántica incurable y me pirro por los libros en papel pero tengo que rendirme ante la evidencia. El formato digital me ha permitido tener una biblioteca muchísimo más amplia sin perder espacio y además, he encontrado el que para mí ha sido uno de los mayores descubrimientos de lectura desde los marcapáginas.

¿Digital o papel? Clippings.io


Se trata de una herramienta que te permitirá registrar, archivar, organizar ¡Y EXPORTAR A WORD! en un pis pas todas las frases y citas que sueles marcar en tu kindle. Se acabó el detener la lectura para tomar notas a mano o —aún peor— tomarlas una vez concluida la novela ( no sé a vosotras, pero a mí se me suelen acumular entre unas cosas y otras alrededor de treinta o cuarenta notas por lectura y eso es un ratico pasando apuntes posteriormente).

La herramienta es gratuita, bastante intuitiva y para variar — y por fortuna— está en el idioma de Cervantes. Un alivio, la verdad. Aunque es de uso intuitivo, ahí van unas pequeñas pinceladas para que puedas usarla si quieres o bien valores si te puede resultar útil.

Una vez que te has dado de alta en la aplicación, comienza la magia. La página se divide en dos partes diferenciadas. En la zona de la izquierda tienes la estructura básica y en la zona de la derecha es donde se listarán las notas que hayas apuntado.

El primer paso: importar tus recortes


El primer paso sería importar “Mis recortes” desde el dispositivo kindle a clippings.io. Es sencillo. Conecta el dispositivo al ordenador y después, pincha en el menú “Importar” de la parte superior de la pantalla. Justo aquí.

Saltará entonces una pantalla como esta en la que te indica las dos opciones para poder exportar los archivos: mediante el propio kindle o por Google Chrome. Yo he utilizado siempre la primera opción, por lo que es de la que os voy a hablar.

Pinchamos en el botón de “instrucciones” y saldrá esta pantalla en la que queda todo bien claro y explicado:

Una vez sigas las instrucciones: hacer clic en el botón “subir” ,  seleccionar la carpeta “documentos” y ahora selecciona “my clippings”. Ojo. Tendrás dos archivos con el nombre clippings. Selecciona el que es .txt  y todas tus lecturas se ordenarán por el título del líbro en la parte izquierda de la página.

 

Organizar los nuevos recortes: categorías


Los nuevos recortes se organizan en el menú de la izquierda bajo la etiqueta “sin categoría”.

Ahora es el momento de etiquetar tus lecturas por categorías.

Pincha en uno de los libros y en la ruedita de ajustes (parte superior derecha) añade la categoría que quieras para la novela: puedes seleccionar una ya creada o crear una nueva según tu necesidad.

Y ahora comienza de verdad la magia


De esta forma puedes listar tus libros por categoría. Pero eso no es todo, para mí ahora empieza lo más interesante. También puedes listar categorías para las frases y citas que has seleccionado durante tus lecturas e incluso puedes añadir notas al respecto.

Selecciona uno de los libros y en la parte derecha se desplegará todo el listado de las frases que has subrayado. En cada una de ellas tienes las opciones de editar, añadir nota, borrarla y añadir etiquetas.

  • Editar: ¿Has seleccionado más texto del  deseado? Es el momento de borrar todo aquello que sobre de tu subrayado.
  • Añadir nota: ¿Por qué has seleccionado esta frase? Aquí puedes anotar todo lo que creas que es interesante al respecto. Si es una descripción llamativa, o si el autor ha utilizado un recurso que te ha gustado…Tú decides.
  • Borrar: Quizá ahora la frase que seleccionaste (o la palabra) no tenga la importancia que creías, así que sencillamente, ¡bórrala!
  • Añadir etiquetas: Esta es la opción a la que veo más utilidad. Etiquetar las frases me evita perder un montón de tiempo buscando entre mis apuntes para saber dónde apunté aquella descripción o aquel dato que me pareció tan interesante. Así es facilísimo encontrarlo.

Exportar a word e imprimir tus notas


Y por último (pero no menos importante), esta herramienta también te permite exportar todo lo anterior a un archivo word e imprimirlo. De esta forma puedes tener tus apuntes relativos a cada lectura en papel sin esfuerzo. Es muy sencillo.

Desde la página principal, seleccionamos “Exportar” y el tipo de archivo al que queremos que se vuelquen los datos. Yo he elegido Word 2007 porque así puedo maquetarlo mejor para archivarlo en mi cuaderno de anillas, pero como ves tienes varias opciones.

Una vez que has decidido qué tipo de archivo prefieres, la aplicación te sugiere las alternativas que tienes. Cuando has elegido las opciones que más te interesan, pincha en “comenzar exportación”.

Saldrá algo parecido a esto:

Pincha en “descargar” y ¡tachan! Ya estará a punto tu lista de anotaciones. Fácil, ¿verdad?

¿Conocías ya la herramienta? ¿Te parece de utilidad?Si tienes cualquier duda o sugerencia estaré encantada de responderte en los comentarios o bien mediante el formulario de contacto.Espero que este pequeño tutorial te sea útil y te ahorre ese preciado tiempo que podrás invertir en…¡leer! 

Te recuerdo que tan solo con suscribirte, también podrás descargarte tu Guía Definitiva de Lecturas, para poder llevar tus lecturas y recomendaciones un paso más allá.

Por último, si el artículo te ha parecido interesante, me encantaría que lo compartieses en tus redes sociales.

¡Muchas gracias!

 

Tu Guía Definitiva de Lecturas (ya vienen los Reyes Magos)

 

¡Hola!

Ya estoy de nuevo por aquí aunque… no es miércoles.

‹‹¿Por qué?››, te preguntarás (o al menos espero que lo hagas ;)). Todo tiene su explicación. Esta semana serán dos las publicaciones porque quiero celebrar contigo la inauguración de este espacio. Y, ¿qué mejor forma de hacerlo que con La Guía Definitiva de Lecturas, un e-book muy especial que he creado especialmente para tí?

La Guía Definitiva de Lecturas


La Guia

¿Qué es ?


 

Al hilo de lo que comentaba hace unos días con una buena amiga, quien me conoce bien sabe que previamente a la faceta de escritora, ante todo he sido y soy lectora. De todo tipo de géneros (aunque tengo preferencia por la novela negra). Me gusta leer relatos, microrrelatos, novela histórica (las menos lo confieso), costumbristas, etc.

Leo menos de lo que quisiera, pero aún con todo, lo hago más que mi entorno más cercano, y eso significa que en muchas ocasiones suelen pedirme alguna sugerencia (cosa que por otra parte no es nada fácil si la quieres hacer bien como ya comenté por aquí), para lo que considero imprescindible disponer al menos de un registro básico de lecturas.

Además, como buena lectoescritora, siempre mantengo a mi vera algún tipo de cuadernillo o libreta para apuntar aquellas cosas que llamen mi atención al leer un libro (vocabulario, recursos literarios, personajes o hechos sobre los que investigar…). Siempre los tengo a mano, pero generalmente los apuntes nunca están en un único lugar. El problema, entonces, llega a la hora de registrar con orden todos esos apuntes caóticos.  Probé con varias opciones: Goodreads por ejemplo, e incluso este blog me sirvió durante un tiempo de bitácora de lecturas. Pero ninguna de ellas era lo que andaba buscando.

Goodreads  me exigía demasiado tiempo (necesitaba un momento adecuado, un lugar con conexión a internet y al menos diez minutillos libres de distracciones) amén de que la mencionada página no es el lugar idóneo para apuntar según qué cosas. Y tampoco la segunda opción era la respuesta ya que, siguiendo (más o menos) los sabios consejos de mi querida Ana González Duque, enfoqué el blog hacia unas lecturas determinadas, por lo que en principio aquí no tiene cabida un registro de libros que no mantengan relación con la temática de la página.

 

¿Entonces, qué podía hacer?


 

Necesitaba un lugar específico como lectora y escritora donde poder desahogar mis neuras literarias y anotar mis lecturas. Un lugar concreto en el que registrar comentarios e impresiones para poder proporcionar buenas recomendaciones y también para poder consultar aquellos pasajes imprescindibles de mis escritores de cabecera. Todo en un solo directorio.

Pero además tenía que ser útil y sencillo. Por eso, después de varias pruebas de ensayo – error y de estudiar a conciencia muchos book journals (vaya usted a saber porqué el mercado anglosajón tiene un gusto exquisito por el registro de actividades de lo más variado), me lié la manta a la cabeza y empecé a construir una Guía de Lectura Definitiva para reflejar las características más reseñables de cualquier novela.

Para tí.


 

Y aquí la tienes. Especialmente para ti. He incluido páginas para apuntar recomendaciones literarias, libros en préstamo y los que has prestado, libros que quieres leer (por ejemplo los retos literarios), listados de blogs interesantes y eventos fundamentales y por supuesto, las imprescindibles fichas para registrar todas tus lecturas. ¿Cómo puedes conseguirlo? Tan solo tienes que pinchar en la imagen, rellenar el formulario y lo recibirás en tu bandeja de entrada.

Descarga tu Guía Definitiva de Lecturas

¿Cómo la utilizo?


Es una guía intuitiva y simple pero para que no quede ningún género de dudas, he preparado unas sencillas instrucciones con ejemplos de uso para que le saques todo el jugo.  Descarga, lee e imprime. ¡Fácil!

Las fichas, notas y listado de registros componen la Guía Básica,  pero si quieres convertirla en tu Guía de Cabecera,  (listas de lecturas favoritas, de audiolibros, aquellas novelas que te han llegado de manera especial, aquellas que te han hecho llorar o los que te parecen imprescindibles), tengo una buena noticia para ti. También he preparado dos anexos más para que tu Guía Básica pase a ser La Definitiva.

¿Qué te parece, te gusta el regalo? Confío en que te sea tan útil como lo es para mí.

Felices lecturas y prósperas letras.